Artículos Destacado Especiales

[Especial] Los videojuegos españoles de la década según Jaume Esteve

9 enero, 2021 4 mins de lectura

[Especial] Los videojuegos españoles de la década según Jaume Esteve

Llega el fin de semana y qué mejor manera de iniciarlo que con un nuevo especial de los mejores videojuegos españoles de la década. Hoy es el turno de Jaume Esteve

Tras casi una década escribiendo sobre videojuegos en prensa especializada y generalista, actualmente trabaja dentro de la propia industria del videojuego, concretamente en el ámbito del márketing y la comunicación en Jaleo PR.

Pero antes, Esteve ha firmado varios de los más interesantes y trabajados artículos periodísticos sobre los escándalos de la industria española de videojuegos, además de varios libros centrados en la historia del desarrollo patrio, como Ocho Quilates, sobre la Edad de Oro del Software Español, Obsequium, sobre el icónico videojuego La Abadía del Crimen, o Promanager, sobre la legendaria saga PC Fútbol. De hecho actualmente se encuentra trabajando en un libro sobre otra de nuestras más importantes sagas: Commandos.

Por tanto era casi obligado que una de las personas que más conoce la historia de la industria española de videojuegos participase en este especial aportando su punto de vista personal. Sin más preámbulos os dejo con su introducción y su lista.

No están todos los que son, y no voy a continuar con el tópico porque nos lo sabemos de memoria. Pero es bien cierto que esta década ha estado plagada de un puñado, muy numeroso, de títulos estimulantes que demuestran que existe vida más allá de los estudios consolidados. El mayor reto para la década que ha arrancado es consolidar todo este caldo de cultivo para, por fin, dar un salto de calidad en la industria. Algunos estudios, como Deconstructeam, Fictiorama o The Game Kitchen lo han conseguido. Que algunos de esos nombres, y muchísimos que no están en esta lista, sean capaces de subir al siguiente escalón es uno de los grandes objetivos que debe marcarse la industria española del videojuego. Sin más preámbulos, ahí van mis elegidos:

Solo – Team Gotham, 2018

Hay juegos que no acaban de funcionar del todo cuando los juegas en algunas de sus facetas pero, por extraño que parezca, son capaces de tocarte la fibra. Solo, desgraciadamente, no es una historia de éxito como si lo son la mayoría de las que aparecen en esta lista, pero su impacto todavía perdura hoy, años después de haberlo jugado. Recuerdo haberlo escrito en su momento: no me atrapó como juego de puzles y su vertiente narrativa, donde escondía su verdadero potencial, me pareció desaprovechada. Y pese a todo, me arrancó un torrente de lágrimas al jugarlo.

Blasphemous – The Game Kitchen, 2019

Uno de los mejores ejemplos de cómo usar nuestro folklore, darle una vuelta de tuerca, y convertirlo en un superventas a nivel mundial. Si conoces la historia de The Game Kitchen, además, la satisfacción por el éxito es doble habida cuenta de lo que sufrieron para sacar adelante The Last Door en su momento. Y aunque es cierto que Blasphemous no me sorprendió a nivel de mecánicas, también es innegable que pasé de jugarlo en el modo portátil de Switch a hacerlo en televisión porque me parecía un sacrilegio, nunca mejor dicho, deseperdiciar esa maravilla visual en una pantalla de unas pocas pulgadas.

Do Not Feed The Monkeys – Fictiorama Studios, 2018

Debo decir que de Do Not Feed The Monkeys podría quedarme solo con toda la
mecánica de investigación y observación de las jaulas (de hecho, hay un
modo *fácil* que hace más sencilla la gestión del bienestar del personaje)
ya que manejar el día a día, al final, me aleja de aquello que me parece
tan divertido: observar a los malditos primates. Hay varios aspectos
brillantes en este juego de Fictiorama: desde la construcción del universo
hasta los mecanismos que el juego utiliza para hacer aquello que te promete
desde el inicio, mantenerte pegado a un puñado de cámaras ocultas.

GRIS Nomada Studio, 2018

De Gris destacaría un aspecto similar al de Solo: las emociones que te (me) ha hecho sentir al jugarlo. Es minimalismo puro y duro con unas mecánicas muy sencillas que te piden lo justo para dejarte llevar por el evocador mundo surgido de las manos de Conrad Roset (sin desdeñar el enorme trabajo que también hace la banda sonora). 

The Red Strings Club – Deconstructeam, 2018

En su día me fascinó Gods Will Be Watching pero debo reconocer que, aunque mucho menos efectista, The Red Strings Club me parece un título mucho más redondo. Resulta sorprendente, además, cuando conoces los entresijos del desarrollo, tal y como han explicado desde Deconstructeam en numerosas ocasiones. El juego, surgido de la unión de varios minijuegos en los que habían trabajado en el pasado, ofrece una interesante, e inquietante, visión de un futuro que se parece peligrosamente a nuestro día a día.

Hasta aquí la lista de Jaume Esteve. Podéis consultar las anteriores mientras esperáis a nuestro próximo invitado.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Jaume Esteve

Después de casi una década escribiendo sobre videojuegos en prensa especializada y generalista, decidí pasarme al lado oscuro de la comunicación y el marketing. Actualmente estoy en Jaleo, donde nos centramos en trabajar con estudios independientes, a la vez que doy clase en u-Tad.

Además de mis libros sobre videojuegos españoles, en la actualidad estoy trabajando en una tesis sobre la industria española y espero poder publicar en breve Boinas Verdes, libro sobre Pyro y la saga Commandos.

Director en

Creador y Director de DeVuego. Padre. Informático. Ex-Vocalista de Death Metal. Pierdo el poco tiempo libre que tengo haciendo webs de videojuegos como esta.