Artículos Destacado

[Especial] Los videojuegos españoles de la década según Locomalito

9 octubre, 2020 5 mins de lectura

[Especial] Los videojuegos españoles de la década según Locomalito

La década va llegando a su fin. Diez años que han marcado la industria del videojuego en nuestro país y que la han llevado a vivir una especie de segunda edad dorada. El videojuego español ha crecido enormemente, tanto en cantidad como en calidad, y qué mejor manera de repasar y celebrar estos diez años de éxito que con una serie de artículos especiales.

Desarrolladores, periodistas, músicos, localizadores, etc., decenas de profesionales han puesto al videojuego español en el foco, pero a veces olvidamos que también son jugadores. Desde DeVuego nos hemos puesto en contacto con ellos para que, como jugadores, nos den su lista de videojuegos españoles de la década. Es importante señalar que no es una clasificación con un número mínimo o máximo o en la que tengan que aparecer necesariamente los éxitos de ventas o de críticas; sino una selección personal con los juegos que más han hecho disfrutar a nuestros invitados.

Para empezar con fuerza, estrenamos la serie de artículos con Locomalito, uno de los desarrolladores clave en nuestro país en los últimos 10 años. Un total de 11 juegos ha desarrollado en este tiempo, incluidos los geniales y aclamados Maldita Castilla y Super Hydorah. Un apasionado del videojuego arcade, ese que pasa de grandes historias y eternos diálogos para centrarse en ofrecer un gameplay directo, frenético y que no nos permita soltar el mando ni un segundo. Junto a Gryzor87 sus juegos se han convertido en una de las apuestas más seguras de la industria nacional. Tras ofrecernos innumerables horas de diversión (y piques) es hora de que Locomalito nos diga también qué juegos le han mantenido pegado al monitor:

Blasphemous – The Game Kitchen, 2019

La forma en la que el juego se vale de la tradición y la iconografía religiosa local para crear su propio mundo me parece una maravilla, más aún después del DLC The Stir of Dawn, que incluye actuaciones de voz con acento andaluz en un contexto no-cómico (algo difícil de encontrar). Pero es que además el juego no se queda en lo estético, ofrece una aventura sólida y muy bien medida.

Blasphemous indudablemente es uno de los juegos con más carisma y personalidad de los últimos 10 años.

Count Lucanor – Baroque Decay Games, 2016

Adoro el planteamiento de este juego. Es un RPG pequeñito, que se puede completar de una (larga) sentada y que deja muy buen sabor de boca. No se anda por las ramas, todo lo que presenta tiene un propósito en la historia. Me gusta la forma en la que vas descubriendo el propio planteamiento del juego, y sobretodo, la gestión estratégica de los puntos de luz para poder moverte con seguridad por el castillo.

Bot vice – DYA Games, 2016

Este juego tiene un lenguaje arcade que me enamora. El color, la música, las voces, el ritmo… Tiene ese aroma a recreativa de los 90 que grita acción a los 4 vientos, aunque paradójicamente, es de esos juegos que se juegan mejor con ratón y teclado.

Bot Vice, un juego frenético donde los haya

Beekyr – KaleidoGames, 2017

Este matamarcianos se aventura a salir del tópico de las naves espaciales y la destrucción metalera propia del género para mostrar un mundo natural con una ambientación muy cuidada. Además, se atreve con cambios de perspectiva y jugabilidad a lo largo de sus distintas fases.

KaleidoGames nos ha dejado uno de los mejores matamarcianos de la década. Eso sí, protagonizado por una abeja

Eternum – Radin Games / Flynn’s Arcade, 2018

Este juego entiende muy bien el lenguaje arcade a nivel jugable. Requiere una acción continua por parte del jugador para evitar peligros, conseguir objetos y acabar los niveles en el menor tiempo posible. El mando no puede estar quieto ni medio segundo, y ese surfeo continuo entre ganar o perder lo convierte en algo muy disfrutable.

Estar quieto en Eternum significa morir

Ghost 1.0 – Francisco Téllez, 2016

Este juego agarra los valores habituales de los metroidvanias y se los lleva al terreno de clásicos como Maze of Galious, consiguiendo que cada habitación del mapa esté llena de contenido y cosas por las que merezca la pena andar merodeando. La atención a los detalles es una maravilla, y los diálogos, incluso los más rutinarios, siempre tienen algún aliciente que los hace interesantes o divertidos.

Para terminar, Locomalito se anima con tres juegos que no han salido aún, pero a los que ya ha echado el ojo. Una razón de peso para que tampoco nosotros los perdamos de vista.

Alex Kidd in Miracle World DX – Jankenteam

Ver esta IP en manos del equipo que la está llevando a cabo es una maravilla. Alex Kidd es un personaje importante en la infancia de mucha gente, pero la historia lo ha dejado en un rincón oscuro. Me consta que lo están desarrollando con el corazón en el puño, como fans de la saga.

Rawal Rumble – Anarkade

Este beat ’em up está ambientado en una Barcelona futurista y cyberpunk llena de detalles a la cultura callejera. Rescata detalles de antros infames, rincones de la ciudad, grafitis conocidos o personajes famosos de las calles y los mezcla en escenarios que siempre resultan interesantes.

Moons of Darsalon – Dr. Kucho! Games

Este juego no sabría ni como explicarlo (risas). Es como pasar por la licuadora un montón de microordenadores, juegos y películas viejunas y que el resultado sea un zumo con un aspecto y jugabilidad sorprendentemente frescos. Todo esto como envuelto en un manto de ingenuidad: la ambientación, los personajes, las físicas, los textos…

Hasta aquí la lista de videojuegos de Locomalito, al que agradecemos enormemente su colaboración. ¿Qué os parece la selección? ¿Hay alguno al que no habéis jugado? Tenéis tiempo hasta el próximo artículo.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Locomalito

Amante y desarrollador de videojuegos retro: Maldita Castilla, Hydorah, Curse of Issyos y muchos más

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.