Análisis Destacado

La venganza de Johnny Bonasera. Buscando Vendetta

16 abril, 2020 5 mins de lectura

por:

La venganza de Johnny Bonasera. Buscando Vendetta

La Venganza de Johnny Bonasera consta de 4 partes que se venden de forma separada. En este texto se analizará el juego en conjunto tras haber completado todos los episodios. En el apartado “Vendetta punk y alienígena” se habla de la trama y, pese a que no hay spoilers, si alguien prefiere no saber absolutamente nada, mejor que evite su lectura.

Imagínate estar tranquilamente disfrutando de un glorioso y necesario momento de relax, saboreando un delicioso bocadillo y que, de repente, llegue un grupo de matones punk, te arruinen la comida y encima te peguen una somanta de palos. Este duro y trágico acontecimiento supone el arranque de la historia de La Venganza de Johnny Bonasera, una saga de aventuras gráficas desarrolladas por Rafael García que se cierra con el cuarto episodio publicado el pasado mes de marzo,disponible en Steam.

Siendo DeVuego un medio que abarca fundamentalmente el mercado indie solemos comentar con frecuencia aquello de que hay juegos que no tienen la visibilidad ni ventas que probablemente merecen. Podemos sonar repetitivos, pero no deja de ser cierto y creo que La Venganza de Johnny Bonasera es uno de esos casos. Si entramos en la Base de Datos encontramos sólo una crítica registrada de la primera parte y de un medio extranjero, del resto de episodios, nada. Un balance demasiado pobre para un juego que, pese a contar con evidentes limitaciones, acaba por ser una aventura gráfica bastante trabajada, muy divertida y lo que es más importante, nos ofrece una sucesión de risas sin fin mientras acompañamos a Johnny en su particular vendetta.

La Venganza de Johnny Bonasera imagen 1
Vendetta

Vendetta punk y alienígena.

El primer episodio de La Venganza de Johnny Bonasera se lanzó al mercado en el año 2016 y nos contaba la venganza de Johnny contra el grupo de abusones. Poco a poco, la trama se fue complicando y, para no entrar en spoilers, sólo diremos que acaba por llevar a Johnny a la búsqueda de un extraño lugar llamado Hangar 19 para poder entrar en contacto con una raza alienígena.

Es un juego que recuerda mucho a Baobabs Mausoleum por su capacidad de hilar con sentido argumentos absurdos e increíbles. No importa si algo no encaja, si es demasiado irreal o si simplemente es absurdo, recurriendo al humor o tirando de referencias culturales que nos serán conocidas, la sensación es de querer saber más de la historia, por alocada que sea, y pasaremos por alto cualquier cosa. La lista de desternillantes momentos y carismáticos personajes que nos ofrece La Venganza de Johnny Bonasera es enorme: alienígenas ludópatas, torturas a base de música reggaetón, una policía adicta a las telenovelas, monos inteligentes, etc. Al final, el único normal acaba siendo Johnny, un oscuro niño con un insano deseo de venganza contra cualquiera que le moleste un poco.

El humor es la baza principal del juego y eso hay que tenerlo siempre en cuenta. Los agujeros de guion, momentos forzados y desenlaces inverosímiles son frecuentes en el juego. De modo que, si buscas una aventura gráfica algo más sólida argumentalmente o con una narrativa más profunda, seguramente deberías pasar de largo.

La Venganza de Johnny Bonasera  Imagen 2
Dar nombres falsos es un chiste recurrente en la saga

Ante la duda, usa el bate.

La Venganza de Johnny Bonasera es una aventura gráfica point and click clásica. Con el ratón exploraremos los escenarios y dialogaremos con los personajes que vayamos encontrando. Los objetos que vayamos recogiendo podremos usarlos con elementos del nivel o entre sí para poder avanzar y resolver puzles. Una particularidad del juego es que hay objetos, como el bate, que se usan en más de una ocasión y en situaciones diferentes. Es una tontería, pero siempre he tenido presente esa norma “no escrita” de que cada objeto de una aventura gráfica tiene un único uso (con alguna rara excepción). En este juego esto no sucede y en algún punto he dado muchas vueltas por no tener la ocurrencia de usar de nuevo un objeto con un determinado elemento. El ejemplo más claro es el bate de béisbol, principal herramienta de Johnny que usaremos muchas veces y de muchos modos.

El juego va de menos a más. Los cuatro años de diferencia y de experiencia entre el primer y cuarto episodio se notan. En el primero la complejidad de la trama, puzles y la cantidad de detalles es notablemente más baja que en el cuarto. A través de los episodios vamos notando como el desarrollador se anima a complicar aspectos como la narrativa, los escenarios, la distribución y cantidad de objetos, la variedad de puzles o la cantidad de personajes y sus relaciones entre sí.

Teniendo el cuenta el tono humorístico del juego podríamos pensar que jugablemente se trata de una aventura gráfica de puzles fáciles, pero nos equivocaríamos. No la definiría tampoco como compleja, pero sí que puede darnos varios quebraderos de cabeza y hacernos dar muchas vueltas en algunos momentos. Diría que tiene una dificultad que encaja muy bien con la naturaleza del videojuego: en ningún momento busca frustrar, pero tampoco pretende que sea un paseo por el parque entre risas.

La Venganza de Johnny Bonasera imagen jefe de policía
Este hombre parece triste. ¿Qué le pasará?

Violencia animada

La Venganza de Johnny Bonasera apuesta por un estilo gráfico muy similar al que vemos en series como South Park o American Dad. Personajes con un diseño muy marcado y unos dibujos cartoon coloridos y salpicado de divertidos momentos de crueldad y violencia. Pero negaríamos la evidencia si no reconociéramos que es muy simple, con escenarios poco detallados en algunos momentos y algunas animaciones y movimientos demasiado básicos. Está claro que es el aspecto más flojo del juego y que seguramente sea el motivo que pueda invitar a juzgarlo rápido y mal. Al final es cuestión de gustos, pero tiene un estilo propio y eso es algo de lo que no todos los juegos pueden presumir.

El aspecto que sí me parece claramente mejorable es la cuestión de la música. Especialmente en los episodios iniciales, hay momentos en los que no hay ni un solo sonido de fondo y llegas a pensar que es cosa del ordenador. Pero no, asistimos a tremendos agujeros desprovistos de acompañamiento musical. Y cuando lo hay, se recurre a melodías clásicas que tampoco parecen escogidas con demasiado acierto. Es algo que se soluciona poco a poco en los diferentes episodios, pero sigue siendo un aspecto que podría haberse trabajado mucho mejor.

La Venganza de Johnny Bonasera  imagen 5
Hay numerosas referencias en Johnny Bonasera. ¿Os suena ese perro-robot?

Nadie volverá a meterse con Johnny

Curiosamente los cuatro episodios de La Venganza de Johnny Bonasera me han durado lo mismo aproximadamente: entre la hora y media y 2 horas cada uno. No es largo, ni mucho menos, pero considero que este tipo de propuestas que se apoyan tanto en lo humorístico pueden llegar a cargar si se alargan en exceso. El episodio 1, además, incluye un minijuego extra interesante sobre un personaje secundario.

En total, unas 7-8h de duración – y carcajadas – por 12€ que cuesta el paquete me parece un precio más que justo por el juego. Además, si aprovecháis en época de ofertas, el primer episodio ha llegado a estar a la venta por unos cuantos céntimos.

Conclusión.

La Venganza de Johnny Bonasera es, en global, una buena aventura gráfica repleta de humor, guiños y referencias muy divertidas. Los episodios no son muy largos y está lejos de ser complicada, lo que la hace apta para relajarnos y echarnos unas risas aunque pueda desanimar a los amantes de las aventuras gráficas más clásicas. No conviene dejarse engañar por su aparentemente simple apartado gráfico, merece la pena adentrarse en la oscura historia de vendetta de Johnny.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.