Análisis

Gods Will Be Watching, la experiencia de la superviencia

7 agosto, 2014 3 mins de lectura

Gods Will Be Watching, la experiencia de la superviencia

Hace poco hablaba con un amigo sobre como se deben puntuar las cosas. No solo videojuegos, sino cualquier cosa en general. ¿Tiene sentido criticar la duración de videojuegos pretendidamente cortos por su propia propuesta? ¿Tiene sentido criticar la factura técnica de películas independientes? ¿Tiene sentido criticar la descuidada presentación de un bocadillo del bar de la esquina? Está claro que cada cual tiene su opinión, pero no creo andar desencaminado si digo que la forma más justa de analizar algo es por lo que ofrece, y no por lo que no ofrece.

Tal vez uno de los videojuegos más propensos a este ejemplo sea el reciente Gods Will Be Watching, ya que dista mucho de ser un videojuego convencional. De entrada, hay elementos claves en otros videojuegos que según mi teoría del párrafo anterior, no deberían ni nombrarse en un análisis del susodicho videojuego: la duración y los gráficos. Incluso, si se me apura, tampoco se debería de hablar de su jugabilidad.

Gods-Will-Be-Watching-04

Gods Will Be Watching no propone lo siguiente: somos el general Burden, un legendario soldado que tiene fama de salir ileso de las situaciones más difíciles. Estaremos metidos en varias situaciones de alta tensión y riesgo, tan variadas como un secuestro, sobrevivir al sol y a la sed en un desierto o sobrevivir 40 días en un planeta hostil. Nosotros, asumiendo el rol del líder del grupo que se encuentra en tan desafortunadas situaciones, debemos guiar a las personas a nuestro cargo para evitar que mueran.

Uno de los grandes aciertos del título es que cada prueba es completamente distinta a la anterior. En algunas de ellas la moral será un factor a tener en cuenta, en otras el cansancio, en otras matar a un miembro de nuestro grupo puede suponer la salvación de los demás. Conseguir completar el juego “de la forma honrada” sin que muera nadie, sin matar y sin abusar tanto físicamente como psíquicamente se puede conseguir, pero está tan bien calibrado que es prácticamente imposible lograr llegar al final de la aventura sin cargos en la conciencia.

258191-godswillbewatching

Como es bien sabido, Gods Will Be Watching empezó siendo un pequeño juego de navegador que se hizo en apenas 72 horas, pero tras su descomunal éxito, sus creadores decidieron hacer una versión extendida. Pues bien, ahí viene otro de los grandes logros del título: de una historia tan simple, han logrado construir una historia con cierta complejidad, unos personajes a los que es imposible no cogerles cariño y unos diálogos sublimes que se van mostrando de forma aleatoria. Desde luego, el trabajo en el guión de Jordi de Paco (también dirige el proyecto) es de una magnitud de muy alto nivel, más partiendo de lo que partía.

Como se podrá suponer por las imágenes que acompañan este texto, en el apartado técnico es muy humilde, pero eso no quita que sea de alto nivel. Los gráficos pixel art resultan muy agradables de ver, tanto, que algunos parajes casi serían dignos de enmarcar y exponer en un museo. Las animaciones son muchas y variadas siendo en cierto interrogatorio donde muestran todo su potencial. La música compuesta por Pablo “Fingerspit” Ruiz ambienta a la perfección, especialmente en el épico final de la historia.

273248-header

Para concluir, volveré con lo que he comentado al principio de este texto: ¿Cuál es la forma adecuada de analizar un videojuego? La respuesta es simple: depende del juego en cuestión. Si se trata del típico shooter genérico, está claro que lo más indicado sería hacer un análisis convencional, pero cuando se nos presenta algo como Gods Will Be Watching, un juego que no se parece a nada que hubiera visto con anterioridad, debo tener en cuenta lo que propone, como lo propone, y cual es el resultado final. Tendrá algunos fallos como la poca conexión que hay entre prueba y prueba o su sistema de ensayo y error, pero antes de quitarle méritos, creo que sería más indicado preguntarse si Gods Will Be Watching se podría haber hecho sin esos dos elementos supuestamente negativos.

La respuesta es un rotundo no. Gods Will Be Watching podrá ser mejor o peor, pero es indudable que se trata de un videojuego completamente único y con un mérito enorme dados los medios en el que se ha concebido. Si le pusiera nota, no tendría una demasiado alta, pero sería injusto que se la pusiera. Un gran juego que recordaré en los años venideros, esa es mi conclusión.

Autor

Gamer, barbudo, cinéfilo, amante del metal extremo, lector, seriéfilo, escritor, crítico de comida de supermercado amateur, amante de los anacardos y barbudo otra vez.