Análisis Destacado

Super Korotama. El equilibrio lo es todo.

15 mayo, 2020 5 mins de lectura

por:

Super Korotama. El equilibrio lo es todo.

Tras sorprendernos a todos con The Savior’s Gang, aquel extraño y desternillante juego donde controlabas a un mesías sospechosamente similar a Jesucristo, Catness Game Studios cambia totalmente de registro y nos trae Super Korotama, una adaptación al videojuego de una curiosa máquina arcade llamada Ice Cold Beer. Disponible desde finales del año 2019 en Steam/PS4 y, desde febrero, en Nintendo Switch.

Super Korotama imagen 1
Consiste en meter una bola en el agujero correcto.

No os voy a engañar, desconocía totalmente la existencia del arcade Ice Cold Beer hasta que me tuve que sentar a redactar esta review. Dicho juego se ideó y apareció en 1983 de la mano de Taito. Aunque por aspecto pueda parecer una máquina recreativa de videojuegos, lo que encontraremos será algo más parecido a un pinball clásico. Empezamos partida, una bola cae y el objetivo será introducirla en un agujero que hay en la pared. Para ello tenemos que alzar una barra que actúa a modo de superficie por la que rodará nuestra esfera. Dicha barra podemos alzarla por el extemo derecho o por el izquierdo y la bola rodará en la dirección que esté menos elevada. Por supuesto, el agujero está muy alto y mientras ascendemos encontraremos otras ranuras por las que nuestra bola puede desaparecer y hacernos perder la partida. Evitar los huecos falsos e introducirla en el correcto debía de ser una tarea de locos. Como muchas cosas de la vida, es tan simple de comprender como difícil de explicar, por lo que dejo un video de la máquina:

Una fiel adaptación al videojuego

Super Korotama es fundamentalmente, la adaptación de este clásico de Taito al videojuego. Sin adornos inncesarios, la interfaz se nos presenta con aspecto de máquina recreativa y nos propone dos opciones de juego: niveles o arcade. Si seleccionamos el primero podremos completar un total de 20 niveles con calma, probando una y otra vez cuando nos atasquemos. Si seleccionamos el modo arcade tendremos un solo intento y el objetivo es ver dónde llegamos y cuanta puntuación obtenemos.

Cada nivel es un tablero diferente. Los iniciales son bastante sencillitos y los superaremos sin problema, pero poco a poco la dificultad se irá incrementando y superar los últimos es una verdadera locura. En el modo por niveles tenemos tres ranuras que alcanzar, una verde, que es el objetivo principal, y dos de color naranja que nos darán más puntos. Basta con lograr meter una de nuestras tres bolas en la verde para tener acceso al siguiente nivel, lo cual se agradece, porque cuando la cosa se complica, hacer pleno con las tres bolas es todo un desafío. En modo arcade el juego es otro cantar, sólo hay una bola que llevar al punto verde y no tenemos margen de error. En esta modalidad incluso las fases más sencillas nos obligarán a estar concentrados al máximo. Un paso en falso y se acabó la partida.

Más allá de superar los niveles, el juego cuenta con un completo ranking para que comparemos nuestra puntuación con la de otros jugadores. Es indudable que este tipo de juegos van dirigidos a gente amante de las altas puntuaciones y Super Korotama nos ofrece listas de puntuación de todo tipo: globales, modo arcade e incluso uno para cada uno de los 20 niveles. Si queremos ser los primeros en todos, tocará invertir muchas horas.

Super Korotama imagen 2
Hay niveles muy muy difíciles. ¿Cómo narices llego al agujero verde?

Alargando y enriqueciendo la experiencia

Super Korotama añade algunos pequeños matices que modifican y dan un toque más personal a este clásico juego. Por ejemplo, encontraremos en nuestras partidas una serie de power ups que no terminan de funcionar demasiado bien en el juego. Es cierto que en algún momento puntual nos pueden sacar de un aprieto, pero también arruinarnos la partida. Por ejemplo, si por error coges el objeto que te invierte los controles vas a tener un problema importante. Yo he terminado por pasar totalmente de estas mejoras y habría agradecido algún tipo de opción para desactivarlas.

Por otro lado, el juego nos ofrece una serie de fondos y estilos a modo de premio al ir superando niveles. Es algo que se agradece, pues al final estar mirando siempre el mismo entorno puede llegar a cansar. También encontraremos, al completar los niveles, un modo hielo que complicará aún más la partida. Sinceramente, yo no sé si es humanamente posible completar los niveles más complejos con la barra helada y con la bola circulando a toda velocidad. Imagino que sí, porque hay dos modalidades que supongo que se desbloquearán al superar esta: modo mareo y modo bomba.

Super Korotama imagen hielo
En la modalidad hielo todo resbala. Nivel pro.

Gráficamente el juego es simple. Nos pone ante una máquina recreativa con una estética synthwave repleta de luces de neón azules y violetas. Sin estar mal, personalmente no me ha convencido mucho, después de un rato el juego se hace demasiado frío y oscuro, llegándome a cansar. Por suerte, lo que visualmente se pierde, se recupera con la música, que encaja perfectamente con el ambiente electrónico y ochentero que el juego nos ofrece.

Y llegamos al punto: ¿es divertido? Lo es pero teniendo en cuenta que Super Korotama es un juego dirigido a un público muy específico. Si te gustan este tipo de propuestas minimalistas, arcade, de dificultad endiablada y algo repetitivas es tu juego. Si eres un jugador que busca algo más de innovación o mecánicas complejas, seguramente tendrás que pasar de largo. Mi experiencia con el juego es positiva: no he podido despegarme del asiento hasta completar los 20 niveles y hasta he intentado lograr una puntuación decente en el modo arcade; pero a partir de ahí el juego no me ha ofrecido mucho más. El modo hielo es demasiado frustrante y se convierte en una especie de ensayo y error. Pero claro, este defecto para un amante de la dificultad imposible quizás sea una virtud. En cualquier caso, si tenemos dudas sobre si es un juego que se adapta a nuestro perfil, merece la pena arriesgar ya que lo encontramos a un precio muy bajo: 4,99€

Conclusión.

Super Korotama coge una mecánica muy simple de una recreativa ochentera y la pasa al videojuego. Si nos atrae su propuesta arcade, sus 20 niveles de intensidad y precisión nos encantarán. Los rankings y unos modos desbloqueables de dificultad endiablada alargan la vida de un juego peculiar, notable dentro de su género, pero claramente dirigido a un perfil de jugador muy concreto.

Para esta review se ha jugado a la versión de Steam

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.