Análisis Destacado

Darkula. El buen arcade nunca muere

27 junio, 2019 4 mins de lectura

por:

Darkula. El buen arcade nunca muere

Ha llovido desde la época arcade. Introducir una moneda y aporrear unos botones mientras controlas una nave sobre un fondo negro era la norma hace no tantos años. Ahora es algo raro, especial, casi místico. Es una acción que nos suena a un mundo retro y muy lejano pese a que sólo han pasado tres décadas desde su época dorada. Tan extraña se ha convertido la experiencia arcade que la mejor manera de revivirla es ir a un museo. A éste, en concreto.

Ahora hagamos un ejercicio de memoria ¿Cuándo fue la última vez que metisteis un euro en una máquina recreativa? Es más, ¿cuándo fue la última vez que visteis una? Alguna sobrevive en algún lugar perdido. Esa típica recreativa en medio de un bar en el centro de Salamanca que no sabes bien si está ahí de adorno o si de verdad funciona.

Darkula en máquina recreativa
Darkula en una máquina recreativa

Quizás las máquinas arcade vayan desapareciendo y acaben por convertirse, de forma definitiva, en una pieza de museo. Pero los videojuegos resisten. No sólo podemos jugar a los clásicos en PC u otras plataformas en forma de ports o remakes. Aparecen nuevos. Sigue habiendo desarrolladores “locos” por el arcade que dedican esfuerzo, trabajo y tiempo a crear nuevos productos que nos hagan retroceder un buen puñado de años en el tiempo. Uno de ellos es Locomalito que, tras deleitarnos con joyas como Maldita Castilla o Super Hydorah, vuelve a la carga con un arcade de recreativa: Darkula.

Imagen inicial Darkula
Aunque no sea lo típico, aquí el objetivo es traer de vuelta la oscuridad.

Darkula es un arcade de los más clásicos: un plataformas de pantallas fijas que pretende emular la sensación de jugar en una máquina recreativa de 1983. Un pequeño vistazo a las imágenes y ya notaremos la influencia de juegos míticos como Donkey Kong, Pac-Man, Mr Do’s Castle o Ponpoko. El toque retro final lo pone el buen trabajo de música y sonido de Gryzor87, del que aún estamos buscando un trabajo que no sea excelente. Si aún tenéis dudas sobre si darle una oportunidad, falta un dato: es totalmente gratuito.

Controlamos a Darkula, un pequeño personaje con cabeza de bombilla que vive en Deviland Park. En este parque de atracciones, después de tantos años trabajando bajo focos y luces, han olvidado lo que es la oscuridad. Nuestro cabezón protagonista se ha propuesto acabar con tanta iluminación y mostrar la belleza que posee el mundo nocturno y que todos parecen haber olvidado.

Imagen gameplay darkula
Darkula tieene cara de simpático

Nuestro personaje puede hacer tres cosas: moverse, saltar y subir escaleras. Sirviéndonos de estas tres acciones tendremos que recoger todas las bombillas del escenario hasta dejarlo en la oscuridad total. Por supuesto, no será fácil. Los diferentes niveles estarán repletos de enemigos que nos dificultarán, y mucho, la tarea.

Darkula no puede atacar, de modo que nuestra habilidad como jugadores se demostrará esquivando a los enemigos. Dominar el timing del salto será el primer paso para avanzar por los niveles, pero no el único. Necesitaremos mil ojos para tener localizados a los monstruos, ya que si nos descuidamos nos podrán arrinconar y hacer perder vidas. También habrá que prestar atención a diferentes objetos que caen por el escenario de forma aleatoria.

Pero claro, estamos ante un arcade clásico, aquí tan importante es superar niveles como obtener una buena puntuación. Si queremos doblar o triplicar los puntos habrá que dar prioridad a las bombillas que brillan, así como estar atentos al objeto especial que aparece en cada nivel. Todo esto, por supuesto, lo más rápido posible e intentando no perder vidas por el camino.

Imagen gameplay darkula 2

En Darkula encontraremos niveles con 5 temáticas o estéticas diferentes que se irán complicando cada vez que los visitemos, más una fase de bonus. Al menos eso creo, porque mi record ha sido alcanzar la ronda 10. Y es que, como buen arcade, es un juego fácil de controlar, pero difícil de dominar. Sólo contamos con tres vidas, así que más nos vale ser hábiles y no caer a las primeras de cambio o nuestra puntuación será un desastre.

Darkula es de esos juegos a los que siempre apetece echar una partida. Probablemente no estarás jugando días seguidos y quizás tampoco dos horas, pero abrirás el juego, morirás una vez, dos, tres, cuatro, cinco veces y aún así lo intentarás de nuevo. Representa totalmente el espíritu arcade de un tiempo pasado: partidas cortas, de alta intensidad, que no permiten un segundo de relajación y en las que es obligatorio sudar la gota gorda para demostrar ser el mejor. Su única pega es carecer de un ranking online para compararnos con otros jugadores.

Sin saber cómo será jugarlo en una máquina recreativa -podemos encontrarlo en el Museo del Videojuego Arcade Vintage – recomiendo la versión de PC. Se puede descargar desde su página web de forma gratuita.

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.