Análisis

The Count Lucanor: breve, sencillo, pero más que decente

18 abril, 2016 3 mins de lectura

The Count Lucanor: breve, sencillo, pero más que decente

Antes de empezar decir que este título traído de la mano del estudio Baroque Decay Games, no es una adaptación del libro del infante Don Juan Manuel  escrita en el siglo XIVaunque tiene algún guiño. A simples rasgos podríamos decir que se asemeja a un juego de la Super Nintendo, ese estilo retro característico de la época, es lo que envuelve a The Count Lucanor. La verdad antes de tomar inicio, pensaba encontrarme con un juego mediocre, pero no puedo negar que este juego independiente español, guarda más calidad de la que podía esperar. Y me sorprendió para bien.

Cuando empezamos a profundizar en el videojuego y su trama, podemos observar como las referencias e inspiraciones en otros títulos, están más que presentes. De hecho el mismo estudio, Baroque Decay Games, mencionó como inspiración a The Legend of Zelda, Yume Nikki, Silent Hill y Dark Souls. Y la verdad es que los pequeños rastros de las obras mencionadas anteriormente se pueden notar claramente, adaptados a un aspecto retro, y funciona.

El argumento toma partido desde un inicio con Hans, un chico harto de su vida en el campo, que decide huir en busca de aventuras y riquezas. Poco después de iniciar su marcha, es guiado por un duende, tras una fatídica noche, hasta el castillo del susodicho conde. Donde si supera una prueba establecida por el duende, él heredará el título y las riquezas del Conde, teniendo toda la noche para superarlo. El desafío es simple: adivinar el nombre del duende que sirve a Lucanor.

scenario_garden_01

The Count Lucanor consta de una gran virtud, y es el hecho de que consigue engañar fácilmente al usuario con mano experta, y uno no se da cuenta de que le han manipulado hasta que se detiene a pensar. El castillo no es muy grande, pero rico en detalle, y con salas variadas. La iluminación es pésima, y toca ir colocando velas por el recorrido para evitar que al voltear la esquina se nos aparezca un sirviente con ganas de enseñarnos qué horrores se ocultan bajo su máscara. No es una experiencia muy agradable, y en este aspecto el titulo juega bien sus cartas, introduciendo muchos elementos del terror psicológico, como si de Yume Nikki o Silent Hill se tratase. Y si no vamos con cuidado nos llevaremos más de una sorpresa.

Si nos paramos a inspeccionar esta obra a buena luz, la verdad es que resulta ser un título más bien simplón y repetitivo, pero es un juego de manos. Hay secretos y opciones que revelan una inesperada segunda cara en la historia, dándole trasfondo, y un gusto por el engaño y malgastar esfuerzos por nada que, más que frustrar, llevan una carga de intencionalidad. Aún así The Count Lucanor es más que la suma de las partes. Son los acertados diálogos, los intentos del juego por engañar al usuario, la existencia de un piso opcional, el carisma de los personajes y la ajustada inteligencia de muchos puzles, los puntos fuertes que minimizan aquellos aspectos a mejorar.

maxresdefault (1)

The Count Lucanor trabaja mediante el diseño del survival horror moderno, el de esconderse y huir, y lo pone en un plano picado con gráficos píxel en 2D. La forma en que la afronta, sin creerse más de lo que es pero confiando en sí mismo, lo convierten en un titulo peculiar en el panorama de los indies que intentan mostrar grandes revelaciones y cambiar el mundo. The Count Lucanor no lo pretende, es sólo esta historia de un chico que llega a un castillo y desde ahí el jugador decide cómo enfrentarse al desafío hasta llegar su fin. A decir verdad me ha gustado en cuanto a su mecánica, pero la lección aquí es que hay que evitar cualquier enfrentamiento a toda costa y esperar al momento oportuno para evitar ser vistos. Saber jugar con el entorno y las posibilidades que nos brinda es la clave en todo momento.

En definitiva, The Count Lucanor es una entretenida aventura que mezcla acertadamente supervivencia y puzles.  Aunque creo que su principal atractivo será para los jugadores retro de la vieja escuela. No obstante hay suficientes cualidades fuertes para atraer a aquellos que normalmente no pueden jugar dentro de este género. Sin embargo el juego consta de una duración muy breve, una vez acabado no ofrece nada más. Está planteado como viaje único, irrepetible y sobre el que no se puede volver. Aún así podríamos volver a encarar el juego y probar de obtener alguno de sus distintos finales.


Versión analizada: PC (Steam)

Autor

El arte no es más que una aglomerada sensibilidad que todos deberíamos tener, solo entonces corresponderíamos a los videojuegos como tal. «If a man start revealing the meaning of life, or its value, he is sick.»