Artículos Destacado

Noise Hunters y la importancia de los sentidos

24 julio, 2020 5 mins de lectura

Noise Hunters y la importancia de los sentidos

La vista es probablemente el sentido más desarrollado del cuerpo humano. Ya en el “Origen de las Especies”, Charles Darwin planteaba sorprendido lo increíble de su desarrollo a lo largo de los años. Un sentido con tantísima complejidad es lo más útil que tuvimos a disposición los hombres en nuestra evolución hacia sapiens. No sería sino con la vista con la que hemos conquistado el mundo. Los primeros homínidos no empiezan a “expandir” su mente hasta que no son capaces de erguirse a dos patas.

Pasar del desplazamiento a 4 patas al bípedo es, junto con el uso de herramientas de piedra y la ingesta de carne uno de los puntos clave en nuestra evolución. Reduce el esfuerzo que realizamos al desplazarnos y, sobretodo ayuda a aumentar notablemente nuestro campo de visión. Dejamos de mirar al suelo para buscar suerte en otras partes.

Actualmente las sensaciones corporales básicas han perdido importancia por la manera en la que construimos la sociedad moderna, en la que somos perfectamente capaces de desarrollarnos tanto emocional como profesionalmente careciendo de uno o múltiples sentidos. Sin embargo para los afortunados que los disponemos de todos, no somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Basta con que uno se ponga una venda en los ojos para comprobar cómo se agudizan los demás sentidos, en especial el del oído, el segundo sentido más relevante después del ya mencionado. Hasta se han llevado a cabo proyectos culturales divagando sobre la pérdida de éstos o cómo podrían funcionar complementariamente. Un lector avispado podría pensar en Daredevil, la historia de un abogado que pierde la vista y en contraposición obtiene unos sobrenaturales poderes de oído que le permiten ver con las orejas. Sin embargo hay una obra que proyecta de una manera mucho más simple y acertada esta tesis: No me chilles que no te veo.

No me chilles que no te veo es una suerte de comedia con tintes de slapstick en la que un ciego y un sordo deben compenetrarse para esclarecer un asesinato. Bajo una premisa simple se esconde un argumento complejo, que trata temas bastante tabúes para la época (1989). Al contrario que otras obras que romantizan la minusvalía, No me grites que no te veo es capaz de mostrar las dificultades por las que tienen que pasar unos personajes con sus limitaciones y aún así conseguir transmitir un mensaje simple y que nos dejará con una sonrisa. La película consigue que te pares constantemente a pensar lo difícil de la situación de sus protagonistas y qué haríamos nosotros en su situación. No pretende que cambiemos nuestra cosmovisión, pero nos ayuda a pensar.

Todo lo anterior me sirve como introducción a un título que me ha sorprendido de sobremanera estos días y que, a mi parecer, aprovecha conscientemente la pérdida de sentidos a su favor: Noise Hunters

Lo primero que se me viene a la cabeza al hablar de Noise Hunters es “pureza”. Es un título que no pretende saturar la pantalla con iconos constantemente. Desde el tutorial deja bien claras sus intenciones y te deja en un espacio semi-abierto para que entiendas como funciona. Su premisa es simple: ves por el oído. Al dar un paso, tu personaje hace ruido y así se te ilumina el camino. No es una propuesta única. Ya veíamos juegos como el excelente The Unfinished Swan (2012, Giant Sparrow), que nos ponía en la piel de un cisne abriéndose paso por un escenario blanco manchando el suelo que pisaba con pintura.

Noise Hunters hace algo similar: no eres capaz de ver ni el suelo que pisas así que lo pintarás con tus orejas. A pesar de que no sea una técnica novedosa, sí que me parece muy inteligente. Es una manera de ahorrar recursos de libro y así el estudio ha podido centrarse en perfilar todos los demás aspectos, que son en su mayoría excelentes.

A diferencia de Unfinished Swan, aquí sí que aprovechamos el sonido. Si no es por el oído no seríamos capaces de trazar un mapa mental de la zona. El arte es simple y se compenetra muy bien con el ambiente que pretende construir el título. Mediante el uso del cyberpunk como idea básica se consigue entrar en una atmósfera claustrofóbica en la que el jugador se siente perseguido constantemente por el silencio que le envuelve.

Noise Hunters es el ejemplo perfecto de cómo usar pocos recursos y un diseño minimalista a tu favor. Un diseño inteligente, ambiente sonoro destacable (algo necesario en un juego de este estilo) y una propuesta que, aunque ya amasada se siente bastante fresca. Sin embargo, como toda obra no está exenta de problemas.

El fallo más destacable es sin duda el control. No he jugado con mando, pero entiendo que si la opción de teclado y ratón está disponible y no hay ningún mensaje por parte de los desarrolladores advirtiendo de que su dificultad podría aumentar, me tomaré esa dificultad añadida como un error. No es injugable, pero sí he tenido problemas con la cámara debido al movimiento en ciertos puntos de mi experiencia. Cabe destacar también que ésto es algo completamente subjetivo y no dudo que cualquier otra persona se hubiera desenvuelto mucho mejor que yo, pero me parece destacable, sobretodo tratándose de un videojuego de sigilo, en el que el control es algo esencial, ya que a la mínima falla te has vendido al enemigo. Por otro lado, la disposición de los guardias se me hace extremadamente sencilla y poco imaginativa. Entiendo que es un proyecto corto de U-tad y no dudo que si hubiera más tiempo y presupuesto la cosa cambiaría a mejor, pero hay que mencionarlo.

No es un título perfecto, pero en general sabe aprovechar sus limitaciones y por echarle un vistazo no se pierde nada. Para los fans más acérrimos de los videojuegos de sigilo tal vez se les hace un tanto simple, pero entendiendo la situación del estudio sería egoísta exigirles más, sobretodo teniendo en cuenta que lo han subido a steam de manera gratuita.

Con sus virtudes y desperfectos menores, Noise Hunters es una propuesta interesante, que podría mejorar si dispusiese de más dinero y tiempo. Lo que sí se puede presuponer es que los chicos de Noise Hunters Studio van sobrados de imaginación y son capaces de generar proyectos interesantes en los que plasman ideas profundas con muy pocos recursos, y eso es de celebrar.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

A veces me da por escribir, otras no tanto