Destacado Reseñas

Batman: un héroe de videojuego. Reseña

29 agosto, 2019 6 mins de lectura

por:

Batman: un héroe de videojuego. Reseña

Sinopsis

Conocíamos su historia en el cómic, el cine o la televisión, pero nunca antes se había repasado la trayectoria del Caballero Oscuro en el mundo del videojuego, un medio con enorme potencial creativo y que se ha erigido como uno de los mayores fenómenos culturales del siglo XXI.

Batman: Un héroe de videojuego supone un recorrido por más de tres décadas de incursiones del personaje en el terreno del ocio electrónico: desde su primer título, creado en 1986 por Jon Ritman, hasta el culmen alcanzado por la saga Arkham, desarrollada por el estudio Rocksteady, sin olvidar otras apariciones en todo tipo de aventuras.

La obra ahonda también en la historia del personaje, desde sus orígenes, profundizando en el perfil psicológico de Batman y del resto de habitantes del universo que habita este carismático superhéroe. La psicología y la política, temáticas con una fuerte presencia siempre en las andanzas de Batman, también tienen cabida en esta obra. Un libro imprescindible para todos los amantes del Caballero Oscuro, con declaraciones exclusivas de Jon Ritman y prologado por Claudio Serrano, la voz de Batman.

Reseña.

Batman no necesita presentación y no voy a ser yo, en esta pequeña reseña, quien pretenda descubrirlo. Si no es el superhéroe más querido y reconocido, poco le faltará. No sólo en el mundo del cómic es de una importancia supina, también la industria cinematográfica, especialmente en lo que respecta al cine de superhéroes, debe mucho al caballero oscuro. Recordemos que, hasta hace no muchos años, el Batman de Christopher Nolan era de las mejores versiones de un héroe en la gran pantalla (y, a día de hoy, probablemente lo sigue siendo). Pero ¿y en el videojuego? Seguramente todos pensemos de forma automática en la saga Arkham de Rocksteady, pero hay mucho más. Desde los albores de la industria, el murciélago ha tenido presencia en el ocio electrónico, convirtiéndose en el superhéroe con más presencia del medio.

Mucho se ha escrito sobre Batman, sobre sus creadores, psicología, adaptaciones al cine e incluso sobre sus villanos, pero poco sobre su presencia en un medio en pleno auge como es el videojuego. Batman: un héroe de videojuego, escrito por José Luis Ortega López y publicado por Héroes de Papel, viene a llenar un hueco que incomprensiblemente estaba vacío, al menos en nuestro país. Pretende servir de recopilación y enciclopedia de las numerosas adaptaciones del caballero oscuro. Un producto que – y lo digo ya – no puede faltar en las estanterías de los fans del héroe de Gotham.

Batman: un héroe de videojuego es una sorpresa tras otra. Influye mucho que mi experiencia con este tipo de libros basados en sagas de éxito no era muy positiva. Sin mencionar títulos, me he encontrado con productos genéricos que aprovechan el nombre y tirón de una determinada serie de videojuegos, pero que no aportaban nada nuevo. Pero subrayo: no es el caso. El autor, José Luis Ortega López, a lo largo de las 256 páginas que forman el libro no sólo hace una lista de las numerosas apariciones de Batman en las diferentes consolas, también analiza sus virtudes y defectos, destaca sus peculiaridades y nos aporta información interesante sobre aspectos como la narrativa, procesos de creación, fuentes de inspiración…etc.

Edición Gótica del libro, con material exclusivo y limitado

Pero vayamos paso a paso. Podemos dividir el contenido de Batman: un héroe de videojuego en dos partes. La primera sería un completo contexto, de casi 70 páginas, sobre la figura del caballero oscuro y sus creadores. En este apartado, el autor narra el nacimiento del personaje y los aspectos que lo han convertido en el mito que hoy conocemos. Me ha entusiasmado el bloque que dedica a la psicología del héroe de Gotham, incidiendo en los matices que le hacen tener ese carisma tan único. Lo mejor de esta primera parte es que es muy equilibrada. No se hace densa en ningún momento, no se pierde en nombres, fechas y datos, pero tampoco es un simple esbozo. Se traza un cuadro muy completo del proceso de creación de Batman y de la identidad del propio personaje. Seguramente habrá otro material que profundice más en la figura del héroe, pero en este caso es el calentamiento perfecto antes de entrar en la parte central del libro.

La segunda parte de Batman: un héroe de videojuego analiza, uno por uno, todos los videojuegos que ha protagonizado el héroe de DC. Todo comienza con su primera entrega en 1986 en el ZX Spectrum 48 y se extiende hasta los juegos más actuales. Me ha gustado cómo el autor, del que se percibe un enorme aprecio hacia el personaje, es objetivo y capaz de decir, sin ningún tapujo, cuando un estamos ante un mal producto. Encuentra, de nuevo, una especie de equilibrio entre la información y su propia opinión, sin que esta última predomine en ningún momento, pero aportando un toque más personal al libro.

Imagen Batman: un héroe de videojuego. Ejemplo
He descubierto varios juegos gracias al libro.

El libro dedica todo un capítulo a la serie Arkham. Esta saga, principalmente desarrollada por Rocksteady, se ha ganado a pulso un hueco en la historia del videojuego. Marcó un antes y un después en la industria al realizar la mejor saga de juegos basada en un superhéroe. Hasta ese momento, y salvo algún que otro caso – como mi adorado Spiderman 2 – los videojuegos se limitaban a aprovechar el tirón de las adaptaciones cinematográficas y eran productos genéricos y de dudosa calidad. En el libro se analiza por qué el trabajo del estudio inglés es tan relevante, qué cambios introdujo y por qué a día de hoy – y con permiso del reciente Spiderman de Insomniac – es la mejor adaptación de un héroe al ocio electrónico. Muy interesante es también la defensa de la entrega Origins, desarrollada por Warner Bros Montreal y que Rocksteady y cierto sector de la comunidad gamer parecen repudiar. Me hubiera gustado, eso sí, que se explicara un poco más en profundidad la problemática que surgió.

Pese a lo notable del producto, sí que saco un aspecto mejorable: hay pocas imágenes. Entiendo que publicar un libro hoy en día es una aventura y que incluir imágenes debe dificultar y encarecer el proceso, pero un texto que habla de tantos videojuegos y de tantas plataformas diferentes necesita ilustraciones. Por ejemplo, un jugador más casual y joven no tiene por qué saber cuál era la diferencia de potencia entre las diferentes consolas y ordenadores de los años 80 y 90 y le puede resultar difícil visualizar un determinado juego. También podría tener problemas alguien que llegue al libro por ser fan del personaje y no tanto de los videojuegos. Al final, es necesario tener siempre a mano youtube para ir ojeando gameplays de los diferentes juegos al ritmo que leemos el libro pues, aunque las descripciones son buenas, la imagen siempre ayuda.

Imagen Batman: un héroe de videojuego. 1

Para concluir, destacar el buen diseño del libro. No es el aspecto que yo considero más relevante, pero Batman: un héroe de videojuego tiene un acabado muy cuidado con un estilo que mezcla los colores naranja y negro. No sólo en portada y contraportada, el interior del libro también está basado en esta doble tonalidad, con ilustraciones y sombras del caballero oscuro que separan cada capítulo. El sombreado de las citas o la leyenda de las imágenes, por ejemplo, también aparecen en naranja.

Batman: un héroe de videojuego me ha encantado, he devorado sus páginas en cuestión de un par de días y gracias al texto de José Luis me han entrado unas ganas locas de desempolvar la saga Arkham e incluso de buscar algunas entregas más retro. Es un producto recomendado a cualquier amante del videojuego que tenga un mínimo de interés en la figura de Batman. No hace falta ser un gran conocedor del personaje para disfrutar de sus páginas – yo no lo soy – ni tampoco un gamer con grandes conocimientos de la industria ya que el texto se adapta a cualquier público. Y si lo eres, no importa, seguro que encuentras nueva información, detalles o curiosidades en las páginas del libro.

Batman: un héroe de videojuego no sólo es un producto necesario para reivindicar la presencia del murciélago en el videojuego, es también relevante por dotar de mayor profundidad e importancia a esta industria que tanto entretenimiento ofrece y a la que parece negarse un hueco en la categoría de arte. Que los juegos, de Batman o del personaje que sea, generen interés en periodistas y escritores, originen buena literatura y sean objeto de estudio e investigación siempre ayudará a que el videojuego vaya teniendo más presencia en la sociedad y se comience a valorar como lo que es, un objeto cultural capaz de generar emociones en los receptores y de contar historias de gran profundidad y calado. A este fin también es de destacar la enorme labor de la editorial Héroes de Papel, que no para de enriquecer la literatura del videojuego.

Conclusión.

Si te gustan mínimamente Batman y los videojuegos, Batman: un héroe de videojuego merece un hueco en tu librería. Más de 250 páginas de texto e información que trazan la ruta del murciélago, su influencia y evolución en el videojuego con el paso de los años. Un libro bien escrito, que no resulta denso y que, pese a su naturaleza enciclopédica, nos invita a seguir leyendo sin parar.

El libro puede comprarse desde la página web de la editorial.

Por último, quiero dar las gracias a Héroes de Papel por la copia para escribir la reseña.

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.