Bleep Bloop. El reencuentro de las gelatinas4 min read

Análisis Destacado Juegos 8 marzo, 2019 4 mins de lectura

Bleep Bloop. El reencuentro de las gelatinas4 min read

¿Qué es un puzle?

En 1766, John Spilsbury, uno de los geógrafos de la Corte Británica, decidió hacer unos cortes en uno de los mapas de Europa para que los niños aprendiesen geografía, así pues, creó un precedente histórico e inventó lo que sería el puzle. Aproximadamente 250 años después, ese precedente sigue activo, incluyéndose en literatura, juegos de rol, videojuegos e incluso en el ocio, como se puede ver en las actuales Escape Rooms.

A aquellos que nos gusta darle vueltas al coco, pensar y descubrir cómo salir de lo que parece imposible, el género de los puzles se convierte en una afición que pronto pasa a obsesión. Vamos a hablar de uno de ellos,  de mano de Ludipe&Friends, y publicado por Zerouno Games, nos llega BLEEP BLOOP.

¿Qué es BLEEP BLOOP?

Bleep bloop se nos presenta como un juego indie español que tiene un modo cooperativo aunque nos centraremos en la campaña individual.

Para un aficionado a las escape rooms como yo, Bleep bloop no es más que otra de ellas. Pasando por diferentes salas, con diferentes niveles de dificultad, debemos llegar a dos cuadrados unidos que representan la salida de la misma. Los protagonistas son dos cuadrados de colores (rosa y amarillo) que se controlan a través de la siguiente mecánica: el control se realiza a través de unas palancas (wasd y las flechas de dirección) que mueven al cuadrado correspondiente en la dirección indicada, hasta que se golpee con un obstáculo.

En mi opinión, se hace bastante complicadao para aquellos que no estén acostumbrados a este tipo de juegos. La dificultad del juego radica en que los cuadrados salen lanzados en diferentes direcciones y no paran hasta chocar contra otro obstáculo, de modo que no hay otra forma de detenerlos.

El objetivo, como ya se ha mencionado, es irlos moviendo por las salas, deslizándose ambos cuadrados hasta llegar a la salida. El punto de salida está claramente identificado con unas baldosas que brillan, indicando el pase al siguiente nivel.


El juego.

Es cierto que el mecanismo del juego está perfectamente realizado, si las dos piezas chocan en movimiento, se reinicia el nivel, de modo que mucho cuidadito con los “besos”. El problema viene para los que no están acostumbrados a este estilo de juegos. Bleep Bloop nos mete de lleno, sin tutoriales, sin manuales, en la acción, de modo que a aquellos que les pille de nuevas, puede resultarles complicado descubrir “qué hay que hacer” o “cómo salir de aquí”. Para que no suceda, os voy a poner en preámbulos un poquito.

Los niveles están conectados, cada baldosa que brilla da acceso a una sala y, una vez resuelta, podemos pasar a la siguiente. Cada color representa un nivel de dificultad (o eso he entendido yo), introduciendo diferentes acciones que no vamos a decir, para no estropear la sorpresa.

El diseño.

Donde más flaquea Bleep bloop es en el apartado de diseño, pues estas salas geométricas tienen  pocos elementos. Esta falta de ambientación es también una de sus ventajas. Suena dual sí, pero el hecho es que, al no perdernos en los detalles, nos centramos en el puzle. Los únicos detalles que recibimos, a nivel de diseño, son de los personajes Bleep y Bloop, que nos ofrecen guiños, las típicas onomatopeyas “Zzzz” o expresiones faciales. Aún así, en este sentido el juego se queda bastante corto.

En tema de sonido, no sé si será general o ha sido a nivel particular, pero he sufrido varios problemas de audio. En principio, la música creo que es ideal para el estilo de juego, ambientándonos y llevándonos por los niveles hasta que llega el momento de transición. Llegado tal punto, el audio se queda “pillado”, no cambia y comienza a dar problemas, que yo solucioné reiniciando.

Conclusiones.

A pesar de las dificultades a la hora de empezar, la ausencia de explicaciones y algún que otro fallo puntual de audio, Bleep Bloop es un juego recomendado para amantes de los puzzles o gente que desee superar un reto que irá variando. Bleep bloop destaca sobre otros juegos en el avance entre pantallas. En lugar de ser la típica sala donde se eligen los niveles, mientras estamos jugando podemos acceder a través de casillas, a otros niveles de distinta dificultad.

Por último merece la pena probar a chocar a ambos bloques, solamente por ver la cara que ponen al darse el “beso” que os hemos dicho antes.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola