Skip to content Skip to footer

An English Haunting, una gran aventura fantasmal

Sin ser un gran fan de las aventuras gráficas, sí que disfruto jugando de vez en cuando alguna que capte mi atención, generalmente por su ambientación o estética. Eso me sucedió con An English Haunting, ya que, si bien era ya conocer del trabajo de Postmodern Adventures -que ha publicado ya varios juegos, siendo éste su segundo comercial-, ninguna de sus aventuras previas me había entrado por el ojo hasta esta, seguramente por su ambientación en la Inglaterra de principios de siglo XX, una época que me fascina (quizás más la victoriana, que es anterior a la que da cabida a este juego, pero en cualquier caso muy similar).

Convertidos en el profesor Patrick Moore, en An English Haunting nos veremos envueltos en una misteriosa trama donde tendremos que demostrar, en 72 horas, la existencia del Más Allá para evitar el cierre definitivo del Departamento de Investigaciones Metapsíquicas donde trabajamos, y dar con el paradero de nuestro compañero y mentor Nelson Ward, desaparecido en sospechosas circunstancias.

Puestos manos a la obra, o manos al ratón, An English Haunting se juega de manera clásica, usando los convenios más habituales del género. Un único botón del ratón nos servirá para realizar todas las acciones posibles: movernos, hablar con personajes, interactuar con objetos o usar nuestro inventario. Cualquiera que esté mínimamente familiarizado con el género podrá centrarse inmediatamente en la historia, lo cual, unido cómo están creados los puzles, de los que hablaré a continuación, la convierten en una aventura muy adecuada para quien quiera iniciarse en este género.

No me gustan las aventuras muy complejas, prefiero disfrutar de sus historias sin atascarme demasiado, puesto que no tengo demasiada paciencia ni tiempo para los bloqueos en los juegos. Por eso me gustan los puzles de An English Haunting. Siempre entran dentro de la lógica, y a menudo sucede que cuando ves uno ya intuyes cómo vas a poder solucionarlo, o cuando ves un objeto, ya sea de tu inventario o del entorno, puedes hacerte una idea -más o menos vaga, claro está- de cómo va a servirte de ayuda, en ese mismo momento o más adelante. Puede que para los más hardcore del género sea un punto negativo, pero para mi An English Haunting tiene una dificultad muy bien ajustada. Se agradece también la ausencia del pixel hunt. Los objetos a recopilar son pocos y encontrarlos será siempre sencillo. Igualmente todos aquellos elementos del escenario con los que interactuar.

Visualmente no puedo evitar que me recuerde a The Last Door, una de mis aventuras españolas favoritas, tanto por su similar ambientación como por su apartado gráfico, de píxeles grandes y poco definidos, que personalmente me encanta. Es curioso como un estilo aparentemente tan tosco puede transmitir tanto, incluso terror. Y eso que An English Haunting, salvo contados momentos, no pretende ser una aventura de terror, a pesar de su temática. A esto ayuda que el acercamiento al tema, desde la trama, es siempre desde un punto de vista muy “científico”, y su narrativa gira siempre más hacia el suspense, el misterio y la conspiración que hacia el puro terror.

El desarrollo de la aventura es, también, muy clásico. Inicialmente unas pocas localizaciones ocupan nuestra aventura pero poco a poco son más y más los escenarios que debemos recorrer y los personajes con los que hablar, aunque como digo raramente nos vemos atascados o dando vueltas como pollo sin cabeza, ya que la siguiente acción casi siempre está bastante clara. Eso sí me da la sensación de que tras una primera parte del juego bastante más interactiva y elaborada en cuanto a su avance, con múltiples localizaciones, puzles que nos obligan a visitar varias zonas, hablar con diversos personajes, etc., la segunda parece querer avanzar rápidamente en la trama. De repente los puzles se vuelven más sencillos e inmediatos, estando las soluciones mucho más a mano, y todo ocurre prácticamente en una única localización. Además, muchas de las interacciones se limitan a simples conversaciones y la trama avanza de un modo más acelerado y con una interacción mucho más limitada, como no habiendo encontrado el modo de trasladar esa parte de la historia a un acercamiento más interactivo por parte del jugador. Algo que no empaña en demasía la aventura, y que en cualquier caso nos permite centrarnos más en el desenlace de la misma.

Cabe destacar el guion y, sobre todo, los diálogos de An English Haunting, que van más allá -nunca mejor dicho, je, je- de lo puramente funcional o de relleno, y a menudo, si nos paramos a leerlos con calma, esconden interesantes conversaciones y por supuesto, como es casi imperativo del género, toques de humor muy bien encajados. La historia, más allá de lo manida que sea la excusa de un personaje desaparecido para dar salida a una trama, es interesante y bien elaborada. Curiosa también es la aparición de personajes reales, como el mismísimo creador de Sherlock Holmes (uno de mis personajes favoritos de todos los tiempos, por cierto), que no estará exento de varias pullitas al respecto. Destacable, también, la excelente banda sonora, salpicada con algunos bien seleccionados temas clásicos, que siempre acompaña de manera excelente en cada situación.

Conclusión

Analizado en PC gracias a una clave de Steam facilitada por Postmodern Adventures.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos
Become a patron at Patreon!

Autor

Padre | Informático | Gamer | Metalero
Comunicador y documentalista de videojuegos

Creador de DeVuego, DoblajeVideojuegos, DeVuego LATAM o PonVozATuJuego, entre otras.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.