Opinión Destacado Artículos

Jugando en casa

Suele ser una pregunta recurrente, ¿cuál es el motivo para haber creado una página web dedicada exclusivamente a videojuegos españoles? May 28, 2021 5 min

Jugando en casa

Suele ser una pregunta recurrente, cuando me entrevistan para hablar de DeVuego o simplemente cuando cualquier persona -a veces incluso del propio equipo- me pregunta por el proyecto, cuál es el motivo para haber creado una página web dedicada exclusivamente a videojuegos españoles. Si el videojuego es algo global, si no hay una “estilo español” de hacer videojuegos -lo cual podría ser discutible y daría para otro artículo-, si es algo en lo que no se puede “sentir los colores”.

Bueno, vaya la primera aclaración sobre esta pregunta, y creo que es importante remarcarlo, que no hay un “sentir los colores” tras las motivaciones para crear una página así. No existe un sentimiento patriótico en mi. No soy un gran apegado por el territorio ni las fronteras. No soy gran amante del pueblo en el que nací, ni de la ciudad en la que vivo, ni de mi comunidad ni mucho menos de mi país. No me malinterpretéis, me encanta mi tierra, Galicia, y la ciudad donde vivo, Santiago, pero no soy un fanático defensor de ningún trozo de tierra delimitado en base a criterios totalmente arbitrarios y a menudo violentos.

Se trata de una forma de vivir la cultura. Es como hacer pesca de bajura en vez de pesca de altura, si me permitís la analogía pesquera.

Hace unos diez o doce años tenía una página web llamada Metalicia (Metal + Galicia) -sí, siempre me ha gustado juntar palabras para crear los nombres de mis webs, qué pasa-. Esta web surgió como una respuesta a una necesidad que yo mismo tenía. Por aquella época, cuando era más joven y tenía muchas menos responsabilidades, me encantaba viajar por toda Galicia acudiendo a conciertos de bandas de metal gallegas. Y veía la necesidad de crear una web que agrupase de algún modo todas esas pequeñas acciones: bandas, conciertos, discos, bares, etc. y así formar una comunidad, un nexo de unión, que permitiese seguir disfrutando de esta actividad.

Yo soy el del micrófono

De nuevo, no porque hubiese un “estilo gallego” de hacer metal -mayormente imitaban a sus referentes que eran sobre todo nórdicos o norteamericanos-, sino por ver de cerca a los músicos, conocerlos, poder tomarme una cerveza con ellos al acabar el concierto y comentarles qué me había parecido, conocer sus temas, sus puntos fuertes y los débiles… en definitiva, formar un poco parte de ese mundo (yo mismo tuve una banda finalmente) y vivirlo más de cerca, pero también apoyarlo de manera activa y ayudar -en la medida de lo posible- a que siga vivo y creciendo. Por supuesto también acudía a grandes conciertos de bandas nacionales e internacionales, que me encantan, pero la mayor parte de los conciertos eran de bandas pequeñas. Muy pequeñas a veces. Eso me hacía disfrutar de la música -mi otra gran pasión junto con los videojuegos- de una forma más plena.

Este ejemplo con la música en mi caso puede aplicarse a cualquier otra producción artística. Habrá cinéfilos que sólo quieran dedicar su tiempo a ver grandes producciones de cine, o quienes disfruten de pequeñas creaciones de autor; lectores a los que les gusten los bestsellers, o los clásicos de grandes escritores, o quienes prefieran leer las obras de pequeños autores aficionados. O todo a la vez. Y todo es respetable. No hay una forma mejor o peor de disfrutar de la cultura, cada uno lo hace a su manera.

DeVuego no es más que una analogía de esta forma de vivir o entender la cultura

Supongo que a estas alturas ya habréis entendido mi razonamiento. DeVuego no es más que una analogía de esta forma de vivir o entender la cultura. Hablar de videojuegos creados en España, que en su mayoría son pequeños proyectos independientes, me permite formar parte de algún modo de la escena, conocer más de cerca a sus creadores, entablar relaciones con ellos, poder decirles cara a cara (aunque sea de manera virtual) qué me parecen sus juegos. En definitiva, estar dentro del ecosistema, que personalmente me resulta más enriquecedor que simplemente jugar ignorando al creador, como si los videojuegos fuesen entes autónomos y abstractos que no han sido paridos por personas. Creo que es importante conocer a las personas tras el videojuego.

Y alguno dirá: ¿y por qué siguiendo la analogía de tu anterior web no has hecho una centrada sólo en Galicia? Bueno, pues básicamente porque me estaría comiendo los mocos. Si el 50% de la creación de videojuegos española nace de Madrid y Cataluña (más del 70% si le sumamos Comunidad Valenciana y Andalucía), pues está claro que poco queda ya al resto. No obstante he hecho recientemente un pequeño guiño a mi comunidad con DeVuego GAL, pero claramente la producción gallega de videojuegos no da para mantener sostener una actividad enriquecedora en este mundillo. Así que en su momento tuve que ampliar miras a todo el territorio nacional.

También veo importante reiterar que la etiqueta o leitmotiv que usamos es #VideojuegosEspañoles y no #IndiesEspañoles, por ejemplo. A menudo la gente da por hecho que en DeVuego sólo hablamos de indies, y no es así, también hablamos de grandes producciones cuando las hay, pero como todos sabemos esto es infrecuente en España. Apoyaríamos las grandes producciones nacionales si las hubiese con la misma fuerza que las independientes, porque sirven para hacer crecer a la industria, y para dar trabajo a esos miles de hombres y mujeres que quieren vivir de hacer videojuegos. Y por supuesto ayudarían a que las miradas se girasen hacia nuestro país, lo cual es positivo en cualquier sentido.

DeVuego es más que una web informativa, es una plataforma de apoyo al videojuego español

Creo que es obvio ver que tras DeVuego hay una labor más que meramente informativa o divulgativa. DeVuego es una plataforma de apoyo al videojuego español, aunque sea muy pequeña. Todo lo que hacemos conlleva explícita o implícitamente la intención de ser un granito de arena más para que esta actividad siga creciendo en nuestro país. Y me enorgullece saber que hemos reunido a un grupo de personas que piensan de la misma forma, y por eso se han unido a DeVuego. No simplemente porque quieran simplemente hablar de juegos, eso lo podrían hacer en cualquier otra web, mejor y/o como más visibilidad, sino porque quiere hacer algo más que eso, algo que trasciende de la labor informativa. Y por eso es gente que además de obtener algún videojuego o libro español para su correspondiente reseña en esta web, compra videojuegos españoles, compra libros españoles, apoya las campañas de crowdfunding de videojuegos españoles, comparte y participa en la difusión de los videojuegos españoles y de todo lo que sobre videojuegos se hace en España. En definitiva también disfruta de sentirse parte de ella, de algún modo.

En conclusión, y para no seguir extendiéndome, dejar claro todas las formas de entender o disfrutar sanamente del videojuego me parecen legítimas, no es esto una alegoría de que hay que apoyar lo patrio, simplemente quería compartir con vosotros cual la forma en que yo lo disfruto más, por qué esta web es como es, y por qué me gusta que sea así. Sobre todo por toda esa gente que me acompaña compartiendo esta idea, a la que agradezco una vez más toda su aportación desinteresada al proyecto.

Nosotros seguiremos jugando en casa.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Director en

Creador y Director de DeVuego. Padre. Informático. Ex-Vocalista de Death Metal. Pierdo el poco tiempo libre que tengo haciendo webs de videojuegos como esta.