Análisis Destacado

Everhood: cuando el RPG y el juego musical se unen en un mundo extraño

24 marzo, 2021 6 mins de lectura

Everhood: cuando el RPG y el juego musical se unen en un mundo extraño

Everhood trata de sorprender y engañar al jugador a partes iguales. ¿Te atreves a descubrir su mundo?

Cuando vi por primera vez Everhood lo primero que se me vino a la cabeza fue Undertale, no os voy a engañar. La estética me recordaba mucho a la fabulosa y muy recomendable obra de Toby Fox pero en el tráiler dejaba ver algo que cambiaba por completo mi percepción: la parte musical. Algunos de nosotros vivimos con mucha pasión ese momento en el que había muchos videojuegos con guitarras e incluso con toda una banda (micrófono, guitarra, bajo y batería en el caso de Rock Band) y desde luego que fue maravilloso mientras duró pero si que es cierto que, poco a poco, ha ido desapareciendo un género que dio mucho juego.

Everhood es fruto de un trabajo en conjunto entre el dev español Jordi Roca y el artista sueco Chris Nordgren. Este trabajo lo firma el estudio que componen estas dos personas llamado Foreing Gnomes y ya ha conseguido levantar gran expectación en Steam y Nintendo Switch. En la plataforma de Valve ya lleva más de 900 reseñas “extremadamente positivas” por lo que parece estar dando en el clavo. En DeVuego hemos tenido la oportunidad de jugar y, aunque algunos puntos son muy mejorables, en otros ha conseguido atrapar y conquistar mi corazón de madera. Pero vamos por partes que no quiero saltarme nada.

Aquí la música tiene una gran importancia. Rápido!, esquiva las notas!

Everhood es una historia muy fantástica, una historia de esas en donde el rosa puede llamarse azul sin ningún problema y donde, cuando crees que estas subiendo en realidad vas bajando. Es una historia que nos presenta muchos personajes distintos y que tiene una buena cantidad del contenido escrito el cuál, para nuestra desgracia como jugadores españoles, no encontraremos en nuestro idioma. Es, sin duda, el peor punto que nos vamos a encontrar en Everhood. Aunque es cierto que sus creadores están trabajando en la localización, a día de hoy se puede jugar en inglés, francés y varios idiomas asiáticos (parece ser que allí también ha causado furor). Sin duda es algo que me levanta esa espinita clavada bajo la uña y que me duele personalmente ya que un videojuego mitad español/mitad sueco como mínimo tendría que haber llevado nuestro idioma dentro.

Uno de los peros son los escenarios. Eso si, en este tenéis una sorpresa muy interesante.

El protagonista de esta peculiar historia es un ser humanoide de madera, quizás primo-hermano del clásico Pinocho, pero con una pinta un poco más desaliñada. Su nombre es Red por llevar una capa de dicho color y se ve de repente en un mundo extraño, un mundo que desafía todas las leyes y en el cuál habitan extraños seres de muchos tipos. ¿Qué decisiones le han llevado hasta este extraño lugar?. Everhood juega con muchas realidades y las lleva todas a un terreno que hacía tiempo que no experimentaban nuestras manos: el género musical. Pero ojo, que hay que hacer una aclaración muy importante, aquí no hay que “acertar notas” sino esquivarlas, que es muy distinto puesto que vamos como mosquitos hacia las luces de colores en más de una ocasión.

¿Personajes secundarios?. Un buen puñado pero todo está en inglés y es una pena muy grande.

Es cierto que la gran importancia en Everhood la tienen sus personajes, su extraño mundo y su historia, esa que cuenta a destellos entre verdades y mentiras y que te hace replantearte muchas cosas. A mi, personalmente, me ha parecido que empezaba un poco lento, pero una vez que pasas de las dos horas de juego ya comienza a retorcer un poco más toda la trama y a darte una sorpresa tras otra y eso es algo que me ha gustado mucho. La capacidad de Everhood para cambiarte de sistema, darle la vuelta a ese extraño mundo y volver donde estaba es bárbara y, aunque siga estando en inglés, es cierto que se disfruta más cuanto van pasando las horas.

El castillo es un lugar extraño. Siempre hay alguien por ahí dispuesto a dar información… o no.

Me ha recordado a Undertale como dije al principio de estas líneas pero quizás me ha tocado más la fibra nostálgica llevándome a cuando yo era un chiquitajo y había juegos en Super Nintendo de la talla de Secret of Evermore o de mi preciado Terranigma. Juegos de rol que llevaban los 16 bits a otros niveles y que experimentaban con muchas mecánicas distintas. Everhood luce con esa nostalgia de tiempos pasados sobre todo en algunos sprites. Si que es cierto que mezcla muchos estilos modernos y que los escenarios suelen ser un fondo negro con un ligero sendero dibujado a puntitos, pero también forma parte todo esto de su pequeño gran mundo misterioso.

Everhood esconde muchos secretos y sorpresas. Es algo que le da una identidad única.

En cuanto a lo jugable y dejando a un lado toda esa faceta nostálgica que ha despertado en mi el apartado artístico hay que decir que Everhood es un juego atípico. Utiliza la música para jugar los combates y lo lleva al terreno de la absoluta precisión en la esquiva. Los ritmos de las melodías hacen que cada combate sea una lucha de esas que es mejor olvidar nada más terminar debido a que a veces se pueden complicar mucho. Hay notas normales, notas largas, notas anchas y muchísimas sorpresas que el juego utilizará en tu contra para dejarte con una cara de bobo tremenda. Pero esto no es malo, ni mucho menos ya que, como dije más arriba, su capacidad para sorprender al jugador es muy alta.

Te reto a un baile!. Algunas canciones son realmente exigentes.

Esquivar los ataques de nuestros enemigos será nuestra única manera de defendernos (al menos al principio, prefiero que descubráis por vosotros mismos lo que ofrece). Everhood, siendo un juego muy musical, tiene algunas canciones que dejan mucho que desear. Quizás escuchando de nuevo la Bso propia acabes cogiéndole algo el gusto pero, en mi experiencia personal, son pocas las que me quedan en la memoria como más destacables. Algunas están muy bien pensadas y llevan el combate a unas cotas muy altas de diversión pero otras son un puro trámite que acabas sin prestar mucha más atención. Eso si, algo muy interesante es que el estudio ha puesto a disposición del jugador, un editor de temas donde poder hacer tus propias composiciones, algo que ya está dando rienda suelta a la imaginación de muchos jugadores de todo el mundo.

Conclusiones

Everhood juega un papel importante dentro del terreno indie. Da una propuesta muy interesante con una personalidad única pero se deja por el camino muchos aspectos que pueden hacerle parecer un juego descuidado. Los entornos son muy crípticos y a veces carecen de detalles. Algunos de los sprites son realmente buenos pero otros dejan un poco que desear y, viendo el nivel en otras partes del juego, me hace arquear una ceja al pensar que podrían haber invertido también algo de tiempo en “dejarlo un poco más bonito”.

Aún así, Everhood juega cartas muy interesantes como sus batallas musicales las cuales van añadiendo cierta dificultad metiendo nuevas notas e incluso cambios en la batalla (cero spoilers, lo siento). Si que es cierto que está en inglés, francés y otros tres idiomas asiáticos lo cuál me molesta bastante pues, que un juego con tanta parte de nuestra tierra no tenga nada de nuestro idioma es una falta bastante grave. Espero que puedan añadirlo cuanto antes porque hay un mercado muy presente que quizás le esté tirando para atrás todo esto del idioma. Por lo demás, un juego muy disfrutable, entretenido y con muchas mecánicas que te pegarán a la pantalla una vez le cojas el gusto.

Enlaces de interés:

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Hermano menor. Padre orgulloso de que su pequeña adore también los videojuegos tanto como yo. Cuando me dejan y la vida me lo permite escribo sobre videojuegos en DeVuego y Comunidad Xbox.