Análisis Destacado

Palindrome Syndrome: una odisea en el espacio

30 noviembre, 2020 4 mins de lectura

Palindrome Syndrome: una odisea en el espacio

Un palíndromo es una palabra o una frase que se lee igual de izquierda a derecha y viceversa, y el hecho de que Mc2games hayan llamado así al juego no es nada casual.

El comienzo de Palindrome Syndrome es el de una película de terror de ciencia ficción. Despiertas tras la criogenización en una sala pequeña, hay otra cápsula a tu lado. ¿Te has despertado demasiado pronto? ¿Ha habido algún error por el que ahora caminas por la nave sin signos de vida? Los primeros compases del juego no te prepararan para todo lo que viene, pero sientan una buena base. Los puzles son sencillos, al final tienes que salir de ahí, y tienes que averiguar por qué te has despertado. Conforme avanzas en la historia, más deseas no haberte despertado.

La primera sala tras despertarte hace que se pongan alerta todos tus sentidos. Las notas que te van dejando como migas de pan son fundamentales para desentramar todo aquello. La sangre en las paredes no hace sino decirnos que estamos ante una tragedia. Ahora solo hace falta resolver esas migas de pan para descubrir la historia tras todos esos datos.

De repente, te das cuenta de que no eres el único tripulante. Mientras te mueves, hay una voz robótica que te va recordando qué pasa y algunos datos que son dolorosos.

La forma en la que la historia se conecta a través del entorno —siendo la nave un puzle en sí mismo—, los puzles y las notas hace que este juego no se sienta como un montón de puzles lanzados sin ton ni son. Te guía de la mano por las salas por las que debes pasar, pero está todo pensado para que recojas el hilo que el juego te lanza e ir desenrollando el nudo que tienes delante, como Teseo buscando al minotauro. Si te dejara ir libre por la nave, la historia no tendría sentido ni tampoco el juego.

La música, o más bien la ausencia de ella en ciertos momentos, marca mucho tu viaje por la nave. Recomiendo jugarlo con auriculares para que sintáis que estáis en esa nave y que penséis qué ha pasado para que todo haya acabado así… Desde la tranquilidad de los pasillos hasta la música frenética del final del juego, cada sala y cada puzle tiene su ambientación.

Como siempre, tuve que pedir ayuda a la hora de resolver el puzle del ajedrez —¡qué manía, desarrolladores, qué manía!—, estuvimos pensando, mirando el tablero desde varios lados, apuntando para luego darme cuenta de que me faltaba un puzle por hacer que me daba las claves para resolver el problema del tablero. Cabe decir que en ese momento los cabezazos contra la pared *puede* que hubieran comenzado.

Hay ciertos puzles que no están nada claros a primera vista y sí me ha costado más de una vuelta desesperada por la habitación al pensamiento de «¡Si lo he descubierto ya todo! ¿Cómo es posi?… Ah, vale». Puede que unos ojos frescos, ya sea dejando el juego un rato o alguien ayudándote, siempre vienen bien.

Creo que la poca explicación le viene bien a la trama de Pallindrome Syndrome, por quien eres, por lo que descubres y con lo que cargas. Eso que poco a poco se va formando en tu mente con la resolución de los puzles y las notas. Personalmente, hay veces que me hubiera gustado alguna pista, alguna aclaración de alguna forma, porque mi cerebro no parecía estar operativo.

Pallindrome Syndrome te lleva de la mano en su recorrido por la nave, pero no en el orden de los puzles, no al menos de forma estricta o necesaria en los primeros compases. Resolví un puzle para, luego, darme cuenta de que se resolvía primero otro. Eso me gustó: el juego te lleva a la sala, tú la investigas y decides.

Estaremos en la nave cerca de 4 horas —depende de si descubrís todas las pistas y resolvéis el tablero de ajedrez mucho antes que yo, claro— y descubriréis el horror que hay detrás de toda esa sangre, esa nave y esa historia.

Conclusión

Pallindrome Syndrome funciona como un mecanismo muy bien engrasado. Las mecánicas y la narrativa se apoyan la una en la otra para crear una historia con una buena base, sustentada en uno de los sentimientos más primarios del hombre y con un giro final casi inesperado —casi porque te va dejando las pistas—, pero que igualmente te deja con un muy buen sabor de boca. Palindrome Syndrome está disponible en Steam.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Localizadora de videojuegos. Cuando no los traduzco, escribo sobre ellos.
He cometido el (dulce) error de comenzar Bloodborne.