Artículos Destacado Opinión

[Opinión] Videojuegos: el arte definitivo

26 agosto, 2020 5 mins de lectura

[Opinión] Videojuegos: el arte definitivo

[Opinión] Videojuegos: el arte definitivo

Cuando hablamos de arte siempre se suele pensar en las seis bellas artes: arquitectura, danza, escultura, música, pintura y literatura. Se ha llegado a presentar también un séptimo arte, el cine, del que no dudo que se haya merecido tal reconocimiento. No obstante, creo que hay un prejuicio que la sociedad debería quitarse: el de los videojuegos.

Desde su nacimiento hace casi 50 años, los videojuegos han llegado para quedarse, y una de las muchas pruebas de ello es que en 2019 se llegaron a facturar 1.479 millones de euros; concretamente, a lo largo de 2019 se vendieron 8,4 millones de videojuegos, 1,1 millones de videoconsolas y 4,2 millones de accesorios.

Esto pone de manifiesto que los videojuegos son una parte importante, y me atrevería a decir fundamental, de nuestra sociedad e incluso de nuestro propio desarrollo personal, emocional y educativo. Antes de pasar a mi alegato, me gustaría repasar un poco la historia del medio para argumentar el por qué lo considero el arte definitivo.

[Opinión] Videojuegos: el arte definitivo

Un 29 de noviembre de 1972 Nolan Bushnell y Ted Dabney presentaron el que se consideraría el primer videojuego de la historia: Pong. Dicho videojuego fue creado junto con Al Alcorn, y se les considera en la actualidad como unos de los pioneros de nuevo arte que acababa de nacer.

Al principio había que acudir a sitios específicos para jugar Pong así como las nuevas obras que estaban por llegar, pero más pronto que tarde se dieron cuenta que hacer una versión doméstica y ponerla a la venta sería lo más beneficioso para su empresa, Atari.

En 1978, la japonesa Taito crearía Space Invaders, título que fue tan exitoso que hubo hasta escasez de monedas en el país nipón porque todo el mundo quería jugar al título. El videojuego ya era popular en EE.UU y Japón, y no tardaría mucho en llegar a la cima en la que está actualmente… pero los problemas se estaban acercando.

[Opinión] Videojuegos: el arte definitivo

En 1980 Atari se hizo con los derechos de Space Invaders, y Warners Bros. adquirió a la compañía por 28 millones de euros, pero por desacuerdos entre ambas compañías, el contrató se rompió y Atari dejó de existir. Mas no se rindieron, y volvieron con otro nombre, Activision.

Aunque por desgracia, en 1983 llegaría el año más oscuro para los videojuegos, ya que después del estrepitoso fracaso de E.T. para Atari 2600, teniendo en cuenta la enorme cantidad de dinero que se invirtió para obtener los derechos, esta industria perdió toda la confianza del público, y casi desaparece para siempre.

O al menos eso se creía. Mientras tanto, en Japón una joven promesa, que hoy tendría el título de ‘Salvador de la Industria del Videojuego’ para algunos jugadores, estaba trabajando para Nintendo con el objetivo de crear un videojuego que revolucionaría la industria.

En 1981 Shigeru Miyamoto diseñó Donkey Kong, obra audiovisual que se ganaría la confianza de los japoneses y dónde nacerían dos de los personajes más importantes de la historia, por no decir que uno de ellos es el que más: Jumpman, actualmente conocido como Mario.

Con los años Nintendo seguiría sacando juegos para arcade, al igual que también lo hizo Namco, otra importante compañía que presentaría a Pac-Man como una revolución para las recreativas. Pero no sería hasta el 13 de septiembre de 1985 que la industria resurgiría cual Ave Fénix de sus cenizas para convertirse en el titán que es hoy en día.

Y es que la Gran N lanzó al mercado su propia consola de sobremesa, la NES (Nintendo Entertainment System) junto con Super Mario Bros., un juego de plataformas nunca visto con un universo que crearía escuela, animaría a desarrolladores a crear nuevas obras y, en resumen, salvarían la industria.

[Opinión] Videojuegos: el arte definitivo

Podríamos hablar ahora de las futuras obras que estaban por llegar: cómo The Legend of Zelda creó un género único y sólido que se convertiría de una de las franquicias más importantes del nuevo arte, cómo Metroid y Castlevania presentaban mapas amplios por explorar en los que perderse, cómo fue el paso del píxel al polígono… pero creo que ya ha sido suficiente por hoy.

Sin embargo, creedme cuando os digo que era necesario explicar todo esto: primero para quiénes desconocieseis la historia, y segundo para recalcar que el videojuego se mueve como cualquier otra industria, con mucho trabajo, esfuerzo, dedicación, y sobretodo, con sueños personales.

Porque es ahora cuando quiero responder a la pregunta que he formulado al principio, ¿por qué son los videojuegos el arte definitivo? Muy sencillo: porque es la fusión de todos los artes que conocemos en uno solo.

Antes hemos dicho que las seis bellas artes son arquitectura, danza, escultura, música, pintura y literatura, y hemos añadido el cine como séptimo arte. Bien. ¿Y si todo ello lo metiésemos dentro de un mismo sitio, no seguiría siendo arte? Al fin y al cabo:

  • Arquitectura es diseño de niveles.
  • Danza es movimiento de los personajes.
  • Escultura es crear los elementos que adornan el nivel.
  • Música es componer la banda sonora de una obra.
  • Pintura es elegir la paleta de colores adecuada para cada elemento.
  • Literatura es el guion del videojuego.

Y finalmente uno se da cuenta que pasa prácticamente lo mismo con el cine. Lo que me lleva a la siguiente reflexión: ¿por qué el cine sí se ha considerado un arte, pero con los videojuegos sigue habiendo prejuicios a pesar de que se han convertido en un negocio que sigue vigente a día de hoy y que hasta supera a otros artes en números de venta?

¿Por qué es tan difícil aceptar que hay mucha gente, especialmente en España, que vive gracias a este arte? ¿Por qué tenemos que aguantar comentarios hirientes sobre si pasamos mucho tiempo delante de la pantalla o si vivimos en nuestra cueva? No señoras y señores, esto no es así.

Porque si leer cuatro libros en una semana me hace devorador de libros, ver una película todos los días un cinéfilo, o ir a museos una persona cultural, jugar videojuegos no me convierte en un adicto ni en un enfermo. Me convierte en un amante de los videojuegos.

Base de datos del videojuego español.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) y Community Manager de VidaoPantalla. Redactor en DeVuego. Guionista, presentador. Fan de Resident Evil y amante de los videojuegos y la televisión. Shergiock@gmail.com