Análisis Destacado

MechaNika y Agatha Knife. Psicóticas y cuquimonosas

21 agosto, 2020 5 mins de lectura

MechaNika y Agatha Knife. Psicóticas y cuquimonosas

MechaNika y Agatha Knife
Dos juegos que se entienden mejor en conjunto

MechaNika y Agatha Knife

¿Qué me diríais si os contara que soy creyente del Gran Cerdo Sangrante? ¿Y si os dijera que mi bebida favorita es el cacao con coñac? Seguramente me tomaríais por loca o por algo peor, incluso si os dijera que no os hablo de mi, sino de dos niñas de 7 años: Nika y Agatha.
Estas dos niñas son las protagonistas de dos juegos, en apariencia muy infantiles, pero que tienen una LOCURA EXTREMA de historias. Las aventuras de estas dos niñas pueden ir por separado, pero yo me he decidido a contároslas en conjunto.

Agatha Knife

Aunque la primera en ver la luz en nuestras pantallas fue MechaNika (2015), los acontecimientos de la historia de Agatha son muy anteriores (todo tiene un porqué) ¿Es entonces precuela? Luego explicaré esto. Además, fue la primera que jugué.
Agatha comienza su historia con la desesperación de esta y su madre por traer clientes a la carnicería de ambas. Van a la iglesia asiduamente, con la esperanza de que sus rezos y plegarias les traigan clientes, pero Agatha se percata que todas las religiones son una farsa. Incluso a la salida del templo que visitan hay un anuncio de – crea tu propia religión en pocos días con nuestro cursillo- Agatha piensa que por probar, no pasa nada y si haciendo una nueva religión consiguen más clientes, pues adelante con ello.

Carnicera de profesión

Agatha, hay que destacar, es una niña peculiar, padece de insomnio prolongado y no recuerda la última vez que durmió. Le encanta matar a los animales que su madre vende en la carnicería, mancharse con su sangre y comer carne cruda directamente de ellos, pero estos le tienen pánico (ya ves tú qué cosas) y lloran porque no quieren morir (sorprendente). Ella se esfuerza en jugar con ellos antes de la matanza, sin resultados favorables. Vive en el matadero de la carnicería, rodeada de cuchillos, sangre y animales muertos. No en la casa con sus padres, no, ella vive rodeada de vísceras y animalicos troceados. Y es feliz así.

Agatha en acción
Agatha en acción

Le gustan los animales, pero más le gusta comérselos, –Donde este un buen chuletón con vino, que se quite un lechuguino-, siempre y cuando sean animales “comestibles”, nada de perros, gatos, tortugas, vamos, nada de mascotas. Para poner en marcha la creación de su religión, contará con la ayuda de Sandro el asombroso de las Mancias. Este personaje guiará a Agatha para la creación del Carnivorismo, la religión que hace que los animalitos encuentren la felicidad al ser matados (esto, dicho así, es muy bestia). Una religión tirando a… bueno, eso lo dejo que lo descubráis vosotros.

MechaNika

Vayamos ahora con Nika. Esta niña es una apasionada de la tecnología, los ordenadores y de la mecánica. La pega es que en su cole la profesora no quiere enseñar otra cosa que no sea el ABC de cualquier clase de niños de 7 años. Por ello, Nika se aburre sobremanera y entonces recurre a su cóctel especial: cacao con coñac (algo muy normal en niñas de esas edad). Este cóctel hace que tenga mejores ideas, que tenga la mente en orden y no se aburra. Harta por la actitud del colegio y de su familia, que la tratan como una niña pequeña (muy moza no es). Con unos padres y hermano que pasan olímpicamente de sus problemas, idea un plan: destruir el mundo y todo lo que no le gusta con un enorme Mecha. Para ello, necesitará una serie de materiales que tendrá que ir recolectando por toda su ciudad. Una ciudad y personajes variopintos, de lo más peculiares como las “putis”, que te enseñan todo el conejo a la que te descuides (y no hablo de los conejos que mata Agatha) o sus abuelos (mejor que descubráis vosotros la historia de sus yayos). En esa búsqueda de materiales por toda la ciudad nos encontraremos con Agatha, que ya esta ejerciendo felizmente el Carnivorismo.

Amigas

MechaNika y Agatha Knife fueron creadas por Mango protocol y ambas comparten algo más que una amistad. Comparten también mundo y ciudad.
En esta ciudad, sus habitantes son una cornucopia de todo lo políticamente incorrecto para un juego protagonizado por unas niñas de 7 años.
Nika y Agatha se cruzaran con prostitutas, zoofílicos, venta de drogas, consumo de estas, historias escatológicas, gore, asesinatos y mucho más. Para estas niñas es normal y lo ven incluso natural. Como el que sale a por el pan cada día. Ambos son Point and Clic muy básicos, de llevar la mochila llena de objetos, que utilizaremos o no.

Nika y las putis
Nika y sus vecinos

Y conocidas

Aunque MechaNika fue la primera en llegar, Agatha Knife cuenta su historia en un espacio temporal anterior. Puede sonar a precuela, pero no lo es, ya que son historias diferentes y aunque “se encuentren” en ambos juegos, cada una va sola a por sus movidas. Esto lo explican muy bien sus creadores en esta entrevista que les hizo la compañera Alba Zahira.
Agatha y Nika son las primeras protagonistas de una serie de videojuegos llamados: Psychotic Adventures. Esta serie de videojuegos tienen pinta de que van a tener protagonistas muy peculiares, y para nada normales.
MechaNika es más cortito que Agatha, 2h frente a las casi 5h que me duró el otro. Fue el primer juego, y se nota ese toque de “esto es lo que queremos enseñar al mundo, si os gusta continuamos” Agatha se nota más trabajado y pulido, incluso sus textos, chistes y diálogos son mucho más profundos.

Tu cara me suena

Jugando a estos juegos nos encontraremos con mil y una referencias, guiños o easter egg a todo el mundo friki. Videojuegos, películas, series, cómic, etc. incluso los creadores aparecerán, en plan Stan Lee, en mitad de las aventuras de nuestras protagonistas, para echarles una manica o simplemente por saludar.

Muchos de los puzles serán preguntas de esta cultura friki de los 80´s-90´s. Que si hemos vivido en esa época sabremos la respuesta al vuelo y sin tirar de San Google. Cada pantalla me ha recordado a las viñetas de Ibáñez, en las que hay que detenerse para encontrar cada detallito por muy minúsculo que sea.

Conclusión

MechaNika y Agatha Knife son unas locuras embotelladas y absolutamente divertidas. Son juegos cortos y te los pasas en nada. Las historias son contadas mediante diálogos y mucho texto, con imágenes fijas en plan cuento infantil. Es lo que más me ha gustado de ambos juegos, esa apariencia de ser un producto para niños, con una tipografía hecha para ellos, pero que a los 10 segundos te da un bofetón en la cara y te hace ver que no. Son historias crudas, adultas, tocando temas muy fuertes y para nada enfocados para niños (sigo entre traumatizada y partiéndome de risa con la cabra). Con un humor muy descarado y desenfadado. Estas niñas no tienen vergüenza en preguntar y en sacar temas no adecuados para su edad. Es el psicotismo puro y duro adornado con la cuquez de sus gráficos y una banda sonora muy pegadiza. Dos Point and Click que a los amantes del género les encantará.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Redactora en | Web

Redactora en mis ratos libres en Orgullo Gamer, en DeVuego y en mi blog, de mi pasión favorita: los videojuegos. En mis ratos ocupada soy TCAE.