Análisis Destacado

Elliot: cuando las apariencias engañan

3 agosto, 2020 3 mins de lectura

Elliot: cuando las apariencias engañan

caratula Elliot
Elliot: la aventura de los mombas

¿Qué son los mombas?

Para esta reseña he querido empezar dándoos a conocer a los Mombas. Unos seres blanditos, redonditos, achuchables y de lo más cuquimonosos. Estos seres viven en un mundo que se rige por la música. Son seres musicales, cantan, tararean, silban tonadillas, saltan felices y MUEREN. Mueren de la manera más cuqui eso sí, en una explosión de pompas… pero mueren.
El mundo está siendo amenazado, unos seres están secuestrando a los pequeños mombas para privar al mundo de su música. Es aquí cuando entran en acción Elliot y Manuel nuestros mombas protagonistas.

La aventura de Elliot

Elliot tutorial

Elliot y Manuel ven que algo raro pasa en su bosque, que de normal está la mar de tranquilo. Por ello se ponen a investigar. ¿Y cómo lo hacen? Pues de la mejor manera que saben: saltando por un mundo lleno de pinchos y abismos.
El juego es un plataformas 2D de aspecto infantil y parece dirigido a ese publico PERO NADA MÁS LEJOS. Elliot es duro, hardcore, difícil, despiadado y rompemandos. Un plataformas que nos recordará a Rayman, con sus miles de saltos, walljumps imposibles y sus “jaulitas” atrapa mombas para que el protagonista los rescate. Elliot, de apariencia blandito y adorable, llegado el momento en el que intentas pasarte una fase por 18938743828762165367 vez, llegará a darte ganas de hacerle lo mismo que al conejo de peluche de la madre de Nené en Shinchan.

Sus creadores,Plain and game Studio han creado un juego que pone en más de un aprieto a jugadores de lo más experimentados en este tipo de juegos. Jugar y acertar con el Dash de Elliot en los saltos en complicadísimo; eso sí, al menos la banda sonora da ese toque de “tranquilo es solo un juego para que te lo pases bien”.

Tócala otra vez, Elliot

La banda sonora, pegadiza, preciosa y súper bien encajada ha sido compuesta por Tiaviolí y os aseguro que hasta en los momentos de querer estampar el mando contra el monitor, dan ganas de bailotear. Incluso Elliot, si se queda parado esperando que nosotros hagamos algo, cerrará los ojos y se pondrá a cantar. Está muy bien encajada en cada nivel y fase, contando con instrumentos como la marimba.

Entrevista a Tiaviolí en la que habla en profundidad sobre la BSO de Elliot

Pero es que la música está tan bien implementada en el juego que si no era suficiente sobrevivir en cada salto a los mil y un peligros, nos ponen como reto adicional recoger notas musicales esparcidas por todas y cada una de las fases. Escondidas en recovecos y rodeadas de pinchos de color rosita.

Elliot y las notas
Elliot y las notas

Sus creadores dicen que te puedes pasar el juego perfectamente sin recoger esas notas, pero siendo sinceros ¿vosotros no las recogeríais?

Manueeeel que seguimos en desarrollo

El juego sigue en continuo desarrollo, el grupo de creadores recoge cada una de las sugerencias y si puede, las aplica al juego. Como la reciente implementación del nivel para Speedrunners. Un nivel en el que se pone a prueba nuestra agilidad con los dedos y los botones para llegar vivo a la campanita de final de fase.

Conclusión de Elliot

Elliot es un reto incluso para jugadores expertos. Nos enfrentaremos a niveles imposibles en apariencia, con mil y una cosas que matan a nuestro personaje, (pinchos, abismos, minas, monstruos…) desde el tutorial, con Manuel dándonos consejos. Pero el tutorial dura apenas tres fases, ¿te sabes los botones? Pues venga, a la acción a rescatar mombas, aquí hemos venido a saltar, recoger notas y pasarlo mal. Bromas aparte, el juego es una pasada, a pesar de la frustración que da algunas de sus fases. Es difícil, bonito, con una BSO que maravilla y si lo que buscáis es un plataformas PURO Y DURO, desde luego elegid Elliot que no os defraudará.

¿Te ha gustado? Apóyanos en Patreon para seguir creciendo y obtén acceso a contenidos exclusivos

Autor

Redactora en | Web

Redactora en mis ratos libres en Orgullo Gamer, en DeVuego y en mi blog, de mi pasión favorita: los videojuegos. En mis ratos ocupada soy TCAE.