Análisis Destacado

Rally Rock ‘n Racing. Como conducir sin volante.

16 septiembre, 2019 3 mins de lectura

por:

Rally Rock ‘n Racing. Como conducir sin volante.

Sin ser especialmente fan de la conducción, sí que me gusta recurrir a este género de vez en cuando para desconectar de otros títulos. En mi biblioteca de videojuegos nunca faltan un par de juegos de conducción arcade para los que siempre encuentro un rato de mi tiempo. El catálogo de Nintendo Switch no es precisamente rico en este campo, como tampoco lo es la industria nacional del videojuego. Si echamos un ojo al calendario de lanzamientos del año 2019 observamos que sólo tres juegos han visto la luz, de los cuales uno es un port del año anterior y el otro es para plataformas móviles. El restante es el que analizamos hoy: Rally Rock ‘n Racing.

Rally Rock ‘n Racing es un juego desarrollado por EnjoyUp Games, desarrolladora que en los últimos años ya había trabajado con el género en dos juegos: Rock ‘n Racing Off Road y Grand Prix Rock ‘n Racing. Estas dos opciones tenían varias cosas en común: estilo arcade, perspectiva cenital y rock como acompañamiento. Sin embargo, el resultado no fue el ideal, ya que la media de reviews los catalogan como juegos mediocres. Puede que debido a esto, o quizás sólo por variar, en Rally Rock ‘n Racing han abandonado la perspectiva aérea para apostar por un estilo más típico y complejo. Desgraciadamente, esta vuelta de tuerca no ha traído un salto de calidad. Al contrario, quizás baja la media.

Personalmente, prefiero alejarme de los simuladores realistas de conducción y centrarme en la experiencia arcade. Ponerme al volante de un coche y dominar la máquina en cuestión de minutos para centrarme rápidamente en competir y disfrutar del videojuego. Rally Rock ‘n Racing debería encajar en esta descripción y ofrecernos velocidad y adrenalina en cuestión de segundos. Y digo debería porque los controles son horribles y tardaremos horas en acostumbrarnos, si es que en algún momento lo logramos.

Rally Rock 'n Racing
Rally Rock ‘n Racing cuenta con multijugador local

Una experiencia incontrolable

Rally Rock ‘N Racing falla en lo único que un juego de conducción – o cualquier juego – no debería fallar: el control. Lo notaremos ya en la primera curva del modo entrenamiento. El coche no gira fácilmente y cada movimiento se convierte en una pequeña odisea. Se desestabiliza, el freno es incontrolable y la sensación de velocidad, inexistente. Al inicio pensaba que era cuestión de habituarse al manejo o de encontrar alguna combinación entre acelerador y freno para poder hacer las curvas sin acabar empotrado contra el muro. No es así, tras varias horas de juego la sensación es la misma: injugable. La única manera de intentar acabar un circuito sin dar vueltas de campana o tener que reiniciar varias veces es soltar el acelerador en cada curva y girar a ritmo de tortuga, convirtiendo lo que debería ser un juego frenético e intenso en una experiencia lenta y torpe.

Sí, es posible jugar y quizás hasta controlar el coche con relativa seguridad – aunque la sensación de imprecisión e inestabilidad es constante –, pero después de varias horas de juego e incluso tras victorias y coches desbloqueados, el sentimiento que nos deja no es de satisfacción. Simplemente no te diviertes, pues no te puedes concentrar en ganar a tus rivales, en disfrutar la música o en batir un record, sólo serás capaz de estar pendiente de no perder el control del volante.

Rally Rock 'n Racing
Es imposible tomar curvas con el coche controlado

Más allá de los controles, Rally Rock ‘n Racing dista mucho de ser un juego perfecto, pero tampoco es una calamidad. Alterna aspectos positivos, como un colorido estilo cel-shading o su variedad de modos de juego, con cosas menos trabajadas como la nefasta IA, las extrañas e irreales colisiones o la decepcionante música que nos acompaña. En cualquier caso, son aspectos sobre los que no merece la pena incidir, pues simplemente dejaremos de jugar antes de fijarnos demasiado en ellos. Incluso si Rally Rock ‘n Racing fuera un juego perfecto en todos sus ámbitos, con esta jugablidad sería una mala experiencia.

Por sacar una lectura positiva, el juego sólo necesita una actualización que arregle y ajuste el manejo del coche. Si esto sucede, puede convertirse en una opción interesante dentro del catálogo de Nintendo Switch.

Conclusión.

A día de hoy, Rally Rock ‘n Racing no se puede recomendar a nadie. Dejando de lado pequeños errores como la mala IA o algunas colisiones extrañas, el verdadero problema es que es incontrolable. El manejo del coche es inestable en todo momento y lograr acabar una carrera sin besar el muro varias veces es una utopía. Necesita una buena actualización para poder ser una opción a tener mínimamente en cuenta.

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.