Análisis Destacado

BitLogic – Una aventura cyberpunk salida del MSX

10 junio, 2019 6 mins de lectura

por:

BitLogic – Una aventura cyberpunk salida del MSX

La época de los 8 bits y los microordenadores, para los que nacimos en la década de los 90 y posteriores, nos suena a algo muy retro. Podemos adquirir estos sistemas, buscar cintas y cartuchos, ver vídeos o leer revistas, pero creo que jamás sabremos con exactitud lo que se sentía al jugar.

No podremos saber cómo era esa realidad, pero podemos hacernos una idea muy aproximada. Esto se debe, en gran parte, a que aún quedan estudios que bucean en el pasado y nos rescatan y actualizan aquellas experiencias ochenteras. Lo mejor es la verdadera pasión que desprenden estos desarrolladores y gamers: crean juegos, los comparten, los publican en formato físico – aunque sepan que van a vender pocas copias – y hasta realizan quedadas. Se aprecia tanta dedicación en esta comunidad, al menos cuando la observa alguien externo, que sólo puedes preguntarte: ¿cómo puede salir algo malo de aquí?

En los últimos tiempos hemos analizado algunos videojuegos que nacen con la intención de revivir la experiencia de jugar al MSX como Minighost o Nogalious. Hoy analizamos un juego de idénticas características: BitLogic, desarrollado por OXiAB Game Studio.

BitLogic apareció hace ya tres años como proyecto para MSX con una edición física que – sin tenerla, pero leyendo comentarios y viendo vídeos – tiene pinta de ser una auténtica maravilla. El juego cosechó buenas críticas y acaba de hacer su entrada en Steam. En breves también podremos encontrarlo en Nintendo Switch.

Jugando a BitLogic conoceremos a Bit, una especie androide que será nuestro avatar virtual en la aventura. Él es consciente de estar en un entorno digital y de ser una herramienta que nosotros utilizaremos para explorar su mundo. Por tanto, y rompiendo la cuarta pared, se dirigirá a nosotros por nuestro nombre e irá compartiendo sus reflexiones como si tuviera consciencia propia.

Los juegos del MSX – especialmente los arcade de acción y exploración – no se caracterizaban por tener complejas y largas historias. Normalmente nos soltaban en un punto con cualquier excusa y a jugar. BitLogic, sin embargo, con una premisa original y unas cuantas líneas de texto bien elegidas, posee un nivel extra de profundidad. Sin destripar demasiado, basta decir que el argumento cobra importancia en la parte final de la aventura y nos empujará a repetir la historia más de una vez.

Este es BIT. Parece simpático

La versión Steam/Switch de BitLogic trae novedades relevantes respecto a la versión de MSX original. La principal es que el juego ha adaptado sus gráficos y tendremos una versión HD que, si bien no es espectacular y a veces da la sensación de ser algo simple, es funcional e interesante.

BitLogic nos ofrece un mundo virtual con una estética cyberpunk, representando lo que parece ser un mundo apocalíptico en el que hay poca vida, pero grandes cantidades de suciedad, oscuridad y robots. Bit recorrerá principalmente entornos cerrados y con poca iluminación, como ruinas y laboratorios, al ritmo de un apartado sonoro tecno de mucha calidad que subraya la sensación de agobio y perdición.

Todo esto si elegimos la versión actual o remasterizada. En cualquier momento podremos dar una vuelta de tuerca a la experiencia y pasar a la versión original del primer MSX con sus 8 bits y su música chiptune. El diseño de niveles y las mecánicas de juego son las mismas, el cambio es únicamente gráfico y sonoro. Personalmente prefiero esta versión, quizás por la nostalgia, pero también por ser la experiencia original.

En todo momento podremos jugar a la versión MSX

BitLogic es un juego arcade fundamentalmente de exploración. Aunque también hay dosis de acción, pues los escenarios están repletos de enemigos, lo que nos mantendrá enganchados al mando es el complejo y laberíntico diseño de los escenarios y pantallas.

Bit es un personaje muy pesado y limitado: no puede saltar, ni correr, ni agacharse. Sólo puede caminar, subir escaleras y dejarse caer sin sufrir daño alguno. Esto implica que, en muchas ocasiones, para coger un objeto que está en una plataforma enfrente de nosotros tendremos que dar muchas vueltas. Y esta es la premisa del juego: explorar el escenario, recorrer cientos de pasillos, subir escaleras, dejarse caer por cualquier agujero y descubrir todos los pasadizos y rutas para encontrar los diferentes chips que abren las puertas del siguiente nivel. Tendremos que hacer un buen uso del mapa y medir muy bien nuestros pasos y caídas. Si nos equivocamos probablemente tendremos que caminar mucho para volver al mismo punto.

Bit estará armado con una pistola para enfrentar a los enemigos. Hay poca variedad, pero están colocados con mucha precisión para que sean un incordio. Fundamentalmente encontraremos tres: una especie de robot que se regenera, un insecto volador – el más puñetero – y unos seres que recorren todo el suelo. Bit no puede agacharse ni correr, de modo que habrá que calcular muy bien el movimiento de los enemigos para que no nos toquen.

El diseño de los niveles es muy complejo. Sobre nosotros hay un chip… ¿cómo llegamos hasta él?

Quiero romper una lanza en favor del trabajo de OXiAB. BitLogic no presenta una gran variedad de mecánicas. Fundamentalmente se basa en explorar diferentes escenarios y sortear enemigos. Pero las explota al máximo. Dotando a Bit de determinadas limitaciones en sus movimientos han conseguido que algo tan simple como llegar a una plataforma que está sobre nosotros – como en la imagen anterior – se convierta en un verdadero rompecabezas.

Muchas veces se piensa, erróneamente, que por dotar al videojuego de una enorme variedad de mecánicas, controles, objetos y fases diversas éste va a ser mejor. Y no siempre es así. En ocasiones el jugador acaba notando que hay mucha variedad de situaciones, pero éstas son breves o tienen poco peso, dejando la sensación de que ser un producto algo incompleto (por poner un par de ejemplos: Rise & Shine o Nogalious pecan de ésto). A veces es mejor un juego, como BitLogic, que apuesta por una menor diversidad de fases o mecánicas, pero trabajadas con la profundidad necesaria.

BitLogic puede parecer simple, pero antes de ser consciente y sin saber por qué, estarás enganchado. Acabas introduciéndote de lleno en el mundo virtual de Bit, provocando que, cuando llega el final, todo adquiera más relevancia en la mente del jugador.

Hay poca variedad de enemigos, pero colocados en el punto justo.

BitLogic no es un juego difícil. Nuestro protagonista tiene una gran barra de energía y suficientes vidas como para que que nos destruyan completamente. Alguna vez, si nos despistamos, nos pueden quitar alguna vida, pero nada más. La complejidad del juego viene dada por nuestra capacidad para orientarnos en los escenarios, ya que los enemigos no suponen un verdadero reto.

La primera vez que juguemos, y si nos dejamos algún objeto por el camino, podremos tardar unas dos horas en completar BitLogic – lo normal para un juego de MSX –, pero no lo dejaremos ahí. Tenemos la versión 8 bits, un modo para hacer speedrun y varios finales y secretos que nos invitarán a rejugar.

Conclusión. Lo mejor que podemos decir de BitLogic es que podría haber salido perfectamente hace 30 años y no desentonaría. Representa todo lo bueno de la época de 8 bits y, además, está muy bien adaptado a la actualidad, con una versión HD más que decente.

BitLogic quizás no sea el juego más variado en cuanto a mecánicas o variedad de enemigos, pero su propuesta principal, la exploración, está muy bien explotada. Nos divertiremos recorriendo el oscuro mundo virtual de Bit y nos sorprenderemos con el interesante giro argumental del final. Es un juego muy rejugable que recomendaría especialmente a los gamers que quieran descubrir cómo era la experiencia del MSX original. Los que ya sean conocedores de los 8 bits no tienen excusa: deben comprarlo.

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.