Spoorky, una red social de plataformas6 min read

Análisis Destacado 4 marzo, 2019 5 mins de lectura

por:

Spoorky, una red social de plataformas6 min read

¿Qué te viene a la cabeza si te hablo del género plataformas? ¿Y si concreto en plataformas 2D? Muy probablemente la imagen de un tipo con bigote y la palabra Nintendo. Y sería lo normal. Este género, desde el inicio de la industria, ha tenido un claro dominador al que muy pocos han podido toser. Las sagas nintenderas han sido una bendición para todo aquel que ame los videojuegos, pero también tienen alguna que otra consecuencia negativa: se crean muchos juegos con poca personalidad, que intentan ofrecer (a grandes rasgos) más de lo mismo y aprovechar esa corriente. En 2015 se lanzó Super Mario Maker, producto que supuso un antes y un después en esto de las plataformas. Se trata de una especie de caja de sastre de Nintendo con la que podemos crear cualquier nivel que se nos venga a la mente.

En definitiva, el panorama para cualquier desarrolladora era hostil, ¿cómo mejorar algo tan grande que parece el culmen del género? Pues bien, hay pequeños reductos compuestos por compañías que, con mucho trabajo, nos ofrecen videojuegos muy disfrutables y originales que pueden sorprendernos gratamente, como es el caso de Spoorky.

Spoorky, desarrollado por el estudio GuGames Development, es un juego que mezcla plataformas con creación de niveles. Lo que más sorprende es que, pese al aspecto gráfico colorido y “clásico”, es un juego que tiene personalidad propia y que no buscar calcar a las grandes sagas del género.

Lo primero que hay que aclarar es que Spoorky es un juego basado en el editor de niveles. Evidentemente el aspecto jugable es capital, pero lo que buscan desde GuGames es la creación de una especie de “red social plataformera”, en la que los jugadores puedan crear y compartir niveles y, por supuesto, competir entre ellos. Y se consigue. Todo dependerá de la cantidad de jugadores que Spoorky consiga enganchar y la actividad de éstos, pero el sistema funciona perfectamente: podemos compartir niveles, descargarlos, valorar a otros usuarios, seguirlos, compartir y comparar records…etc. Además, es una experiencia cross-play, es decir, no importa desde qué plataforma decidas jugar, Android, iOS o Steam, todo el contenido estará disponible para todos los jugadores.

En Spoorky controlamos a un simpático cerdito que, armado con una espada, tiene que atravesar todos los niveles que los jugadores sean capaces de imaginar. Los controles de Spoorky son simples pero al mismo tiempo novedosos. En primer lugar, la velocidad de movimiento es muy alta y nos costará un par de par de partidas asimilar este nuevo ritmo. Por otro lado, siempre que ataquemos nuestro protagonista se desplazará, especialmente con el ataque aéreo, y habrá que calcular con mucha precisión los movimientos para no caer al vacío. En cualquier caso, también encontraremos alguna que otra mecánica que nos resultará familiar, como el hecho de que si nos hieren perdemos la fruta recogida, como Sonic pierde los anillos. El resultado final funciona: Spoorky aporta un toque de personalidad con sus propios controles y huye de los modelos más clásicos.

Para dominar esta velocidad de gameplay serán muy útiles los 8 niveles de entrenamiento que incluye el juego. Y en esta escasez de niveles predefinidos encontramos el primer problema de Spoorky: sólo hay 8 escenarios – sumados a lo que descarguemos/creemos- . Son niveles bien diseñados que suponen un buen reto para el jugador y que dejan con ganas de más. Un modo off-line, compuesto por un buen número de pantallas y mundos, hubiera dado un punto extra al juego muy interesante.

El modo editor es el principal aliciente de Spoorky

El aspecto central del videojuego es el modo creación. Spoorky nos permite crear escenarios y niveles tremendamente complejos usando un editor muy simple e intuitivo, lo cual no deja de tener mucho mérito. Al inicio tendremos pocos elementos para decorar nuestros escenarios, pero completando niveles de otros usuarios iremos ganando monedas que podremos usar en la tienda para comprar más. Aunque el abanico final de recursos que nos ofrece el juego no es pequeño, tiene importantes carencias, especialmente en el estilo de los niveles, que sólo pueden ser tropicales o helados. Es de esperar alguna actualización futura que incluya algún escenario más que poder explotar en el editor.

El único límite que tiene el editor es la imaginación del jugador. Aquí queda demostrado que la tarea de un diseñador de niveles no es fácil. Es complejo construir escenarios interesantes, atractivos y que, además, estén equilibrados. Cuestión de práctica, imagino. Niveles con decenas de enemigos, con cuevas escondidas, con pocas plataformas y saltos calculados al milímetro, con explosivos, con suelo resbaladizo… las posibilidades son casi infinitas. Como aliciente para estimular la creatividad, los mejores niveles pueden aparecer en el apartado “retos semanales” y ser accesibles para la mayoría de los jugadores. He estado navegando por los niveles de la comunidad y hay algún que otro creador con una habilidad extraordinaria, con pantallas muy imaginativas y complejas.

Este escenario es feo y difícil a partes iguales.

En todos los escenarios que creemos tendremos que incluir 5 objetos: tres pasteles, un cofre y la gema que marca el final del nivel. No podremos crear cosas imposibles ya que, para que nuestro nivel se publique en la red, antes tendremos que ser capaces de completarlo obteniendo todos los objetos. Cada escenario que creemos será valorado y tendrá un ranking con las puntuaciones de los usuarios. Esta puntuación tiene en cuenta la cantidad de frutas que cogemos, el tiempo, si logramos eliminar a todos los enemigos, si no nos quitan vida…etc. No será fácil lograr ser el líder y, además, da mucha rabia ver que te roban el primer puesto en tus propios niveles.

Para cerrar, hay que destacar el notable trabajo técnico del juego. Spoorky cuenta con unos gráficos en pixel-art muy coloridos – lo cual es novedad, la mayoría de los juegos que he analizado cuentan con una estética oscura – y unas animaciones muy fluidas. Contrasta con el apartado sonoro que es bastante pobre, con apenas un par de temas muy repetitivos que he acabado por silenciar, por acabar molestando y no acompañar demasiado bien al juego.

Conclusión. Falta ver si la comunidad de jugadores responde a la propuesta de Spoorky, pero el juego cumple perfectamente. Nos ofrece un interesante y completo editor de escenarios con el que podemos desarrollar toda nuestra creatividad. Podemos relacionarnos con otros jugadores siguiendo su trabajo, compartiendo, compitiendo e intentando llegar a ser los mejores del ranking de creatividad y de habilidad. Todo esto con unas mecánicas propias y un aspecto gráfico colorido muy meritorio. Spoorky es una opción casi obligada para los fans de las plataformas.

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola