Análisis

Nogalious. Recordando los 8 bits.

El sector indie en los últimos tiempos se ha abonado a jugar con nuestros recuerdos al publicar videojuegos de corte retro, intentando imitar grandes clásicos ochenteros. No obstante, dentro de esta bendita marea de nostalgia, no han sido muchas las desarrolladoras que han apostado por microordenadores como MSX o Commodore como plataformas de referencia (aunque algún caso tenemos, como MiniGhost). El juego de hoy, Nogalious intenta trasladarnos a esas computadoras de 8 bits que, aunque las tenemos algo olvidadas, tienen una enorme comunidad de devotos fans.

La intención de los desarrolladores, Luegolu3go Studios, es que Nogalious sea la primera parte de una trilogía llamada “Crónicas de Nogalious”. El juego ya está disponible en Steam, aparecerá en Nintendo Switch, y pronto saldrán a la venta versiones para plataformas como Commodore, MSX o Spectrum que se podrán adquirir desde la página web oficial.

Nogalious es uno de esos juegos que en su proceso de desarrollo han creado muchas expectativas. El interesante grupo de desarrolladores, algunas declaraciones ambiciosas, la exitosa (y difícil) campaña de Kickstarter y la siempre compleja misión de competir contra la memoria han puesto a Nogalious un listón elevado. ¿Lo superará?

Lo justo sería decir que no es un mal inicio para la trilogía, pero que se esperaba algo más y, sobretodo, que necesita un buen número de ajustes.

El juego comienza con un pequeño tutorial.

Controlamos a Nogalious, un guerrero ya retirado que vive tranquilamente en Russadir hasta que su hija, Marieta, es raptada por la malvada Darama. Toca desempolvar la espada y emprender una peligrosa aventura para rescatarla

Nogalious es un juego en 2D que mezcla plataformas, puzle y acción. Recorreremos cinco mundos en los que tendremos que superar pantallas repletas de obstáculos y enemigos que nos destuirán con sólo tocarnos. Hemos vuelto a esa época en que hasta una una gota de agua es suficiente para acabar con nuestra única vida.

Una de las limitaciones de plataformas como la MSX era su carencia de scroll horizontal y vertical, de modo que los juegos se componían de pantallas fijas que iban cambiando al llegar al borde. Nogalious construye toda su jugabilidad en base a esta característica: cada nivel es un pequeño puzle o desafío a superar. En alguna ocasión basta con llegar al otro extremo, pero en otras habrá que conseguir una llave que nos permita el acceso.

No son, al inicio, niveles complejos. En la primera visita puede que nos maten alguna vez, pero una vez tengamos clara la mecánica del escenario superarlo será cuestión de segundos. Llegados al cuarto y quinto mundo las cosas aumentan sustancialmente en dificultad, pero no es nada que no podamos superar tras unos cuantos intentos.

La espada será el arma principal

Nogalious no tiene puntos de control o de guardado, teniendo que completar el juego de una tacada, pero contaremos con una generosa cantidad de vidas que serán suficientes si demostramos ser hábiles. Aunque los niveles individualmente no supongan un gran reto, el hecho de poder morir en cualquier pequeño desliz nos obliga a mantener un alto nivel de concentración en todo momento. El juego premia la paciencia y precisión: esperar plataformas, calcular el movimiento de los enemigos y actuar en el momento correcto será una de las claves jugables si queremos llegar al final. Ir con prisa nos conducirá irremediablemente a la muerte.

Es un juego de dos fases. La primera es de descubrimiento y análisis de cada nivel hasta llegar a Darama, tarea que nos llevará unas cuantas horas. La segunda, cuando ya sabemos cómo afrontar todos los escenarios, es la fase de completar el juego, en la que tendremos que andar con pies de plomo y cada vida tonta que perdamos nos penalizará enormemente a la hora de acabar la aventura. Porque Nogalious no acaba con derrotar al jefe final, habrá que volver a jugar y esta vez los jefes no serán tan benévolos.

Es un aspecto que me ha agradado mucho. Si echamos la vista atrás, juegos clásicos como Megaman o Ghouls’n Ghosts sólo se podían completar de este modo: perdiendo una y otra vez hasta conocer los niveles al dedillo. Y aun así era una misión casi imposible

Habrá personajes que nos darán pistas

Durante casi toda la aventura contaremos con la espada como arma principal, pero no será la única. Nogalious  irá poniendo a nuestro alcance diversos objetos que, teóricamente, facilitarán nuestra aventura. Bombas, arco, boomerang, botas, escudos, pociones para encoger… etc. La cantidad y variedad de inventario es alta, pero su relevancia en el juego es, en la mayoría de los casos, anecdótica.

Si quitamos los objetos que están mal implementado, como las botas o la bomba; los que sólo tienen un uso durante la aventura, como la poción y los que simplemente no sabemos qué utilidad tienen (salvo que miremos el manual del juego), por ejemplo, la pluma; nos queda el arco como único armamento interesante. Y, como colmo de este sin sentido, en ocasiones los objetos desaparecen al pasar de pantalla. Es comprensible que se pierdan si nos destruyen, sería un castigo justo por la falta de habilidad, pero ¿qué sentido tiene arriesgar nuestra única vida para conseguir un objeto si al pasar una puerta desaparecerá?

Al final queda la sensación de que hubiera sido preferible una menor cantidad de mecánicas, pero con más presencia y utilidad.

No es demasiado útil coger el arco si al salir del nivel lo perdemos

Pero la principal pega de Nogalious, esa que puede provocar que lo abandonemos, es la alarmante cantidad de problemas jugables que encontramos. Tantos son que da la sensación de no haber sido testeado lo suficiente y de necesitar una actualización.

El primero, y más importante, es la presencia de bugs. El más frecuente se encuentra en el primer mundo, en una pantalla en la que aparecen unos pájaros que cortan lianas por las que tenemos que trepar. Estas cuerdas deberían regenerarse al cabo de unos segundos, pero no siempre sucede, quedándonos sin posibilidad de completar el nivel. Pero no es el único, ni el peor: en ocasiones me he quedado suspendido entre rocas o atrapado entre niveles, sin posibilidad de avanzar o morir, teniendo que reiniciar el juego.

Nongalious, por otro lado, dista mucho de ser un juego preciso en sus controles. Saltos que no responden bien, ataques que nos quitan vida sin impactar (con el primer jefe), golpes que no matan a los enemigos…etc. La lista no es pequeña. En la era de los 8 bits había unas limitaciones evidentes y los controles eran toscos, pero es algo que no echamos de menos. Un juego actual, aunque pretenda evocar un tiempo pasado, debería aportar una corrección total en estos aspectos.

Un parche que solucionase estas cuestiones, especialmente los bugs, daría un salto de calidad importante al juego.

Llegados al cuarto mundo… cada pantalla será un pequeño desafío

También veo necesario ajustar algunos puntos relacionados con los enemigos. Observamos cosas totalmente ilógicas como pájaros indestructibles o murciélagos que a veces mueren y a veces no. Son picos de dificultad totalmente injustos con el jugador, pues dan lugar a situaciones impredecibles que nos arruinarán varias partidas.

Curiosamente, los jefes finales, enemigos que han causado problemas a muchos jugadores por lo leído en Steam, sí que me han gustado. Es cierto que el juego no te prepara para la alta dificultad de éstos (especialmente del tercero), pero son combates complejos, que nos exigirán mucha precisión, y muy satisfactorios de completar. La dificultad ochentera era esto, sudar la gota gorda y sentir que estás enfrentando a un verdadero titán.

Llegar a la lucha con Darama no será fácil… y el juego no acaba ahí.

Es una lástima esta lista de defectos porque Nogalious tiene aspectos muy positivos. Cuenta con escenarios con un estilo pixelado que evoca, y mejora, la época de los 8 bits. Desde un oscuro cementerio plagado de zombies hasta un castillo que parece una restauración de Vampire Killer, todo el juego cuenta con un gran trabajo artístico. Los niveles muestran un alto nivel de detalle y son dinámicos, siempre hay elementos en movimiento. Los monstruos que encontraremos, en contraste, son bastante genéricos, pero es algo que podemos perdonar tras ver el buen diseño de los jefes.

Todo queda bordado con una interesante OST con tintes épicos y un estilo retro, aunque revisada y adaptada a nuestro tiempo. 

Lo mejor que puedo decir de Nogalious es que, pese a sus carencias y fallos (que espero que mejoren con alguna actualización), me ha enganchado y le he dedicado más de 6 horas en muy pocos días sólo para conseguir destruir al jefe final por primera vez. Es un juego que no nos ofrece ningún tipo de modo extra, pero tampoco se queda demasiado corto de contenido al contar con zonas secretas, rankings locales y online y un buen número de logros.

Conclusión. Nogalious es un juego bonito, complejo y divertido pese a necesitar urgentemente una actualización que solucione bugs e imprecisiones en los controles. Hay cosas que no tienen demasiado sentido, como objetos que desaparecen al pasar de pantalla o enemigos indestructibles dependiendo del momento, pero como amante de los 8 bits lo he disfrutado mucho y le he echado unas cuantas horas. Los que siguieron el desarrollo del juego desde su anuncio probablemente esperaban algo más y no dejen de sentir algo de decepción, pero no deja de ser un interesante primer paso de una trilogía.

Nogalious
Nogalious
Developer: LUEGOLU3GO STUDIOS
Price: 8,19 €

Autor

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies