Artículos OP

eSports, la invasión silenciosa

23 marzo, 2018

por:

eSports, la invasión silenciosa

Aunque algunos dirán que no tan silenciosa, que los eSports están por todas partes haciendo mucho ruido. Pero sinceramente, creo que en general los que vivimos el mundo del videojuego desde un punto de vista tradicional (jugar y pasarlo bien sin más) no somos conscientes de cómo los videojuegos están comenzando su dominación de este sector.

Y en España, por una vez, no estamos precisamente a la cola en este sentido. Tenemos ya ligas oficiales, clubs importantes -de fútbol, por ejemplo- que ya tienen activas sus secciones de deporte electrónico, asociaciones, federaciones, medios especializados y hasta apuestas de eSports. Prácticamente todo el abanico de entidades y posibilidades que asociamos a un deporte cualquiera ya tienen su representación también en los eSports.

La principal liga española de eSports, la LVP (Liga Profesional de Videojuegos) por ejemplo, lleva activa ya desde el año 2011, pero no fue la primera. Antes lo hizo la ESL (Electronic Sports League), la primera y más importante organización mundial del deporte electrónico, que aterrizó en nuestro país en 2006, cuando se convirtió en ESL España. En aquel momento los principales videojuegos competitivos eran Counter Strike y Starcraft. A finales de 2016, ESL España y Movistar llegaron a un acuerdo para la creación de la ESL Master España, una liga regular de Counter Strike: Global Offensive y League of Legends.

Precisamente Movistar es una de las empresas españolas más volcadas con el deporte electrónico. Además de su colaboración con la ESL, Movistar ha creado su propio canal de televisión dedicado a los eSports, y también su propio club: Movistar Riders, que compite en la ESL Master y cuenta con jugadores profesionales en Overwatch, Call of Duty, FIFA 16 y Hearthstone, además de CS:GO y League of Legends.

Entre tanto la LVP fue creciendo, pero manteniendo intacto el factor característico de ser una competición tanto profesional como amateur. No obstante, estos dos ámbitos se mantienen separados, y cuentan con nombres diferentes. La competición profesional se denomina Superliga Orange, mientras que la amateur recibe el nombre de ArenaGG.

Cualquiera de los dos ámbitos goza de excelente salud. La Superliga Orange contaba en 2017 con más de diez millones de espectadores únicos anuales, mientras que dentro de la ArenaGG se organizan más de 3.000 torneos al año, se disputan entre 2.000 y 3.000 partidos al día y cuenta con más de 200.000 jugadores activos.

Eventos como la Gamergy, organizado por IFEMA y LVP, que se celebra dos veces al año y en él se dan cita algunas de las competiciones amateurs más relevantes de nuestro país y las finales de las competiciones profesionales de League of Legends, Counter Strike Global Offensive y Clash Royale. En la edición de 2017 se superaron los 37.000 visitantes.

Como es lógico no han tardado en aparecer organizaciones que agrupen y defiendan los intereses de esta nueva competición. La FeVES (Federación Española de Videojuegos y eSports) se presentaba en noviembre de 2016 mientras que en febrero de este mismo año se presentaba la ACE (Asociación de Clubes de eSports), lógicamente más especializada en el deporte electrónico y formada por representantes de diversos clubes de eSports de toda España. La ACE es además es la primera de su clase a nivel europeo.

Por último, no podemos dejar de señalar que, como con cualquier otro deporte, los eSports ya tienen también sus propios videojuegos. eSports Life, de U-Play Online, ha sido de los primeros en llevar la competición de videojuegos a la pantalla.

Por supuesto, en DeVuego somos conscientes de la cada vez mayor relevancia de este sector y por eso podemos adelantar que ya hemos comenzado a trabajar en cómo incorporar los eSports a nuestro catálogo de bases de datos en el futuro

Autor

Mi historia no merece ser contada. Gamer y amante de los gatos, principalmente.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola