Artículos Opinión

Unas reflexiones sobre el mercado español de videojuegos

16 marzo, 2015 4 mins de lectura

Unas reflexiones sobre el mercado español de videojuegos

Desde hace años vivimos en un presente donde el recurso más importante en nuestro sistema ya no es la producción, sino la información. Para conocer al detalle el estado de cualquier asunto necesitamos información, para lanzar cualquier tipo de iniciativa necesitamos primero saber cómo está el medio donde vamos a lanzarnos, en definitiva, para todo necesitamos informarnos primero. Por ello el acceso a la información es tan importante y necesario y por eso, la información básica y necesaria se nos esconde mientras se nos sepulta con información innecesaria.

Muy pocas veces, en nuestra era de la información, llegaremos a los datos que deseamos conocer en poco tiempo, normalmente exigirá una larga búsqueda, tanto física como digital. Son de alabar iniciativas como la que desarrolla esta página, DeVuego, donde se le ofrece al lector una completa base de datos cargada con todas las producciones videolúdicas del sector español desde hace varias décadas. Han creado un lugar perfecto para conocer el estado de la industria cultural más importante de nuestro país, y esto mismo es lo que vamos a intentar realizar en esta serie de entradas ¿cómo ha cambiado el sector de los videojuegos en España? ¿Cómo es en la actualidad? Y ¿cómo ha llegado hasta aquí? Estás serán las tres preguntas fundamentales que trataremos de responder.

devuegobd

Para responder a las preguntas planteadas utilizaremos, como es lógico y queda patente, la base de datos de esta misma página. Es justo anunciar que la base de datos de DeVuego aún no se encuentra totalmente completa, sino que existen huecos y no aparecen algunas desarrolladoras. Para paliar este pequeño vacío intentaremos cruzar los datos con otros lugares de vital importancia, como el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos, para conocer la exactitud de la información y poder extraer conclusiones interesantes para los lectores. Pasemos, pues, a las respuestas.

fig18
Fuente: Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos

De un vistazo general la página nos indica que, en el momento de redactar este artículo, existen en la Base de Datos: 745 juegos, 1536 desarrolladores y 200 estudios. De estos datos podemos extraer una serie de conclusiones, el primero de ellos y el más lógico es la estrechez de los estudios españoles, quienes cuentan con 1536 desarrolladores para 200 estudios, siendo muchos de estos desarrolladores personas inactivas dentro del sector, como Azpiri. Cruzando los números la cifra que nos ofrece es un número medio de 7 desarrolladores por estudio, que muy probablemente sea menor, ya que algunos de estos títulos lanzados en España son desarrollados por una sola persona. Por lo tanto, la primera conclusión es clara y por todos conocida, las ventas de videojuegos en España no son autóctonas, sino que son principalmente externas. Los videojuegos que se venden en España no se producen en España. Esto, a primera vista, no puede parecer un problema, sin embargo si escarbamos un poco en la superficie si podemos encontrar una serie de problemas ligados a este fenómeno.

La producción siempre es necesaria y es un paso fundamental para que se creen mercados de verdadero valor. Pensemos en un circuito comercial estándar donde un individuo produce materia prima y otro individuo compra esa materia prima a un pequeño precio para procesarla y venderla de nuevo, a un precio mucho mayor, al primer individuo ¿Quién saldría beneficiado de este trato? No hay que desentrañar mucho la madeja para comprender que es el segundo individuo quien sale beneficiado de este trato. En este ejemplo el primer individuo sería el escenario desarrollador español quien produce la materia prima (desarrolladores, juegos lanzados bajo distribuidoras extranjeras, ideas, códigos, etc.) y el segundo individuo los mercados internacionales, quienes compran bajo un precio mínimo estos productos, los transforman, los envuelven y nos venden los títulos a 60€ cada uno. ¿No sería más eficiente y mucho más provechoso para el escenario español que la propia materia prima desarrollada en el país se manufacturara y se vendiera, desde aquí, a los demás países?

Gods Will Be Watching

Si miramos detenidamente los últimos tres juegos que más popularidad y relevancia en los medios sociales han tenido en el último año, Gods Will be Watching, Randal’s Monday y Dead Synchronicity, los tres han encontrado su distribuidor en el extranjero, aun existiendo en España, según nuestra base de datos 76 editoras (estas 76 editoras no son propiamente españolas, sino que son distribuidoras que han acogido a videojuegos españoles, el número de editoras patrias es, entonces, mucho menor), Devolver Digital y Daedalic Entertainment, una estadounidense y la otra alemana ¿por qué, en España, no existen distribuidoras potentes como hace unos años lo era FX Interactive?

Fuente: Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos
Fuente: Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos

Por supuesto, esta pregunta tiene una fácil respuesta, no existe un mercado español para los juegos españoles, un producto lanzado en España no puede salir adelante sólo con las ventas cosechadas en nuestra Península, debe salir fuera obligatoriamente para intentar rentabilizar sus próximos proyectos. ¿Y esto a qué se debe? Principalmente a las tendencias de mercado de España, donde los géneros más disfrutados no son precisamente la aventura gráfica o los puzles, género a los que pertenecen los tres ejemplos que hemos mencionado anteriormente en el texto ¿cuál es la tendencia entonces? ¿Por qué no hay distribuidoras? ¿Por qué no sale rentable hacer videojuegos en España cuando nuestro país en uno de las más potentes en Europa dentro del gasto en videojuegos y de la inserción tecnológica en nuestra vida cotidiana? A todas estas preguntas intentaremos ir respondiendo en las siguientes entradas que iremos escribiendo, estad atentos.

Autor

Licenciado en Historia, doctorado en Historia Medieval, arqueólogo en prácticas, redactor y escritor novel, apasionado de las aventuras gráficas, la alta estrategia, rol y FPS para un solo jugador.