Análisis

Randal’s Monday: más que un juego, un homenaje a un género

15 diciembre, 2014 4 mins de lectura

Randal’s Monday: más que un juego, un homenaje a un género

Lo que comenzó siendo un proyecto humilde entre amigos que trabajaban juntos en un garaje, se ha convertido, tras cuatro años de desarrollo y diversos cambios de rumbo, en uno de los lanzamientos españoles más importantes del año. Randal’s Monday es un homenaje a las aventuras gráficas point and click que triunfaron en los 90 y, para bien o para mal, lo es hasta las últimas consecuencias.

En esta historia somos Randal, que pasa por ser uno de los protagonistas más odiosos que las aventuras gráficas hayan parido: sociópata, cleptómano, miserable, egoísta, cabrón…y en definitiva todas las cualidades que un ser absolutamente despreciable puede tener. Obviamente ello no va en contra del juego, hay que tomárselo con el humor que ello conlleva, pero eso no evita que en más de una ocasión lleguemos a detestar a nuestro alter ego en la pantalla.

randals-monday

En una de tantas noches de juerga desenfrenada de Randal y su mejor amigo Matt, este le confiesa que quiere pedir matrimonio a su novia Sally. Sin embargo, al día siguiente Randal se despierta con la cartera de su amigo en el bolsillo y dentro, el anillo de compromiso. Como nuestro protagonista anda escaso de fondos, decide vender el anillo de su amigo por una importante suma de dinero, lo cual desatará una maldición que le hará repetir el lunes una y otra vez, hasta que consiga solventar un conflicto que el mismo ha creado.

Desde el primer segundo que arrancamos Randal’s Monday comienza la avalancha de referencias geeks, frikis, nerds o como queramos llamarlas. Es una de las características principales del juego: su constante bombardeo de guiños y referencias a videojuegos clásicos, comics, películas de ciencia ficción, etc etc que, aunque al principio resulta simpática y nostálgica, con el tiempo se acaba haciendo abrumadora y hasta empalagosa por momentos. Sobre todo cuando vemos cómo muchas de esas referencias están insertadas a cuchillo en la trama o en el escenario.

Randal's Monday

Como decía, Randal’s Monday es un homenaje a las aventuras que triunfaron en los 90, sobre todo las de Lucas Arts. Se palpa en el control point and click, en el sentido del humor y sobre todo en los puzles absurdos. El control es el típico de este tipo de aventuras, sin nada que objetar al respecto, bien llevado pero sin aportar ninguna novedad. Pero precisamente de eso se trata.

Con el humor sucede un poco como con las referencias que mencionaba antes: a menudo te estarás riendo, y realmente hay gags muy buenos, pero en ocasiones las gracias están forzadas y en otras se recrean más de la cuenta. Obviamente es difícil mantener un nivel de humor constantemente alto en una aventura, por lo que en ese sentido no es un punto criticable. Los diálogos, una parte tan fundamental en este tipo de aventuras, son en ocasiones excesivamente largos, pero en general mantienen un nivel muy bueno.

Los puzles son un tema aparte. Es uno de los aspectos más criticados del juego y, sin embargo, personalmente no me ha parecido de lo peor. Creo que esta crítica obedece más a ese apoltronamiento que hemos adquirido con los años, y que hace que nos frustremos en muy poco tiempo, no dejando espacio a que la constancia y la imaginación hagan su trabajo. Desde luego hay puzles muy enrevesados, y yo, que soy una víctima más de ese apoltronamiento, he caído en la tentación de usar el sistema de pistas incluído en el juego. Ahí también hace acto de presencia el humor, puesto que con cada pista que usemos estaremos matando un gatito.

Randal's Monday

Gráficamente mantiene el estilo 2D, como corresponde a su homenaje, pero con un altísimo nivel de detalle y fluidez -incluso en equipos de bajo rendimiento- lo que se agradece. Mención aparte merece el doblaje, donde han contado con un elenco repleto de grandes profesionales de este arte, incluyendo algunas voces míticas como Pepe Mediavilla o Ramón Langa. Un esfuerzo que deja en muy mal lugar a todas esas grandes editoras que rechazan hacer un doblaje español de calidad alegando los grandes costes que supone.

Como decía al principio, Randal’s Monday lleva su homenaje a las aventuras gráficas point and click que triunfaron en los 90 hasta el extremo, y ello hace que sólo sea posible amarlo u odiarlo. Probablemente sólo quienes hayan disfrutado de este tipo de aventuras en su momento -y sigan teniendo ganas de jugarlas hoy en día- podrán disfrutar plenamente de este título. El juego de Nexus Game Studios no aporta nada al género, más allá de un gran amor por él y mucho mimo en todos sus detalles.

En mi caso, y a pesar de que el baño de referencias se me ha hecho excesivo en más de una ocasión, he terminado por querer a Randal’s Monday. En conjunto es una obra creada con mucho cariño, divertida y con un nivel de producción técnico envidiable teniendo en cuenta los recursos de los que ha partido, sobre todo en el apartado del doblaje. Los fallos, que los tiene, son más fruto de su propio concepto como homenaje enfermizo a un tipo de juego que de un mal desarrollo.

Randal's Monday - Personajes

Si lo valoramos como un simple juego, Randal’s Monday no destacaría demasiado, puesto que no aporta nada nuevo al género, se sustenta excesivamente en sus incesantes referencias y su dificultad es por momentos absurda. Pero si lo valoramos como el homenaje que es, y también por su nivel técnico, estamos ante una gran experiencia de la que muchos de los que superamos la treintena disfrutaremos. Aunque sólo sea por la nostalgia.

Autor

Director en

Creador y Director de DeVuego. Padre. Informático. Ex-Vocalista de Death Metal. Pierdo el poco tiempo libre que tengo haciendo webs de videojuegos como esta.