Artículos Opinión

El “Rubius” : El chico al que te gustará odiar

1 octubre, 2014 6 mins de lectura

El “Rubius” : El chico al que te gustará odiar

Amanecíamos hace unos días con la noticia de que el famoso youtuberRubius” tenía previsto participar en el doblaje de Sunset Overdrive, una aventura de mundo abierto con tintes de acción y humor irreverente a cargo de Insomniac Games. Casi de inmediato, un video en el que se puede ver a la estrella de los Vlogs acudiendo a la cita y haciendo sus pinitos en el estudio de doblaje fue colgado y compartido masivamente en Twitter, desatando las iras y las defensas viscerales de sus dos ejércitos, en apariencia antagónicos pero necesarios en verdad para la consolidación de su figura en ese extraño universo llamado Internet.

Uno piensa que los ocho millones de suscriptores del canal elrubiusOMG podrían hacer piña para abuchear a la avalancha de haters y crear otro muro sonoro de caos y confusión adolescente. Pero en este caso, las críticas negativas han sido demasiadas y no se han hecho esperar. Prensa especializada, bloggers, youtubers y y demás fauna cibernética han alzado los brazos al cielo mientras dejaban escapar una lagrimilla al ver como una persona con mucha fama pero poca experiencia conseguía meter la patita  en  un gremio altamente competitivo. Durante una tarde, Twitter se convirtió en ese salón del oeste en el que llueven hostias, botellas, sillas y los dientes de algun@ que se mete en el ruedo sin saber torear. Ese salón que nos escandaliza pero al que todos nos gusta visitar de vez en cuando por si pillamos la hora exacta en la que la sangre salpica las paredes.

 

El fenómeno Youtuber

Por muy vulgar que resulte, para entender las motivaciones de las cabezas pensantes que idearon la polémica estrategia debemos hacer uso de los números. Y las cifras, queridos amigos, marean un rato. En un paseo rápido por los canales de algunos de los youtubers más seguidos de nuestro país, he confirmado el liderazgo de Rubius y descubierto cifras realmente sorprendentes. Veamos este cuadro publicado por Pablo López en un estudio sobre el análisis de Youtube en la primera mitad del 2014

Siendo muy buenos datos, hay que tener en cuenta que a día de hoy el cuadro quedaría de esta manera según Social Blade.

El aumento de suscriptores en tan solo unos meses da una idea de la rapidez con la que se expande este mercado y lo jugoso que resulta para las empresas. Se trata de una puerta de entrada a millones de jóvenes que prestan cada vez menos atención a la tele y más a los videos online. Si únicamente un bajísimo porcentaje de los seguidores de elrubiusOMG decidieran comprar el juego por considerarse fans enloquecidos, estaríamos hablando de, por ejemplo, ochenta mil copias despachadas.

Para algunos, este enfoque tan pragmático no es sólo irrelevante si no que además está lejos de ser el verdadero problema del asunto.

La dictadura de los números

La decisión de incluir a figuras “mediáticas” sin experiencia ignorando a “verdaderos” profesionales del sector es un debate que lleva celebrándose desde hace mucho tiempo. Parece que la la estrategia de marketing no es suficiente para justificar la inclusión de según quienes independientemente de las aspiraciones del proyecto. Al ser preguntado sobre este tema, Nacho Requena, periodista especializado en videojuegos y habitual de Gamerzona, opina que no es perjudicial para la industria del videojuego en sí, ya que ésta puede obtener unas mejores ventas gracias a la captación de Rubén. Ahora bien, para la industria del doblaje es un flaco favor: que alguien “no profesional” se encargue de doblar un juego rebaja la calidad en sí de la profesión. No obstante, Rubén es el último que tiene culpa.

Se trata de un asunto espinoso para aquellos que  se dejan la piel sabiendo que van a empezar unos cuantos escalones más abajo o simplemente cualquiera que haya visto la versión doblada de School of Rock.  Pese a que Rubén Doblás se defiende

La pregunta sobre si hubieran optado por su nombre de no tener el nivel de popularidad que ostenta, pese a ser algo ingenua, resulta obligatoria. Su canal tiene cientos de videos avalados por millones de usuarios que se congregan cada vez que actualiza. Existe una vocación de comunicador, un talento que su público valora diariamente y que, sin tener que ver con sus dotes como actor (y, ojo, lo mismo es uno muy bueno) constituye su segunda gran baza como candidato. Y no obstante… ¿No es motivo suficiente  para llamarle? Imaginemos que no no nos gusta demasiado el estilo de de Berto Romero,  o de las cualidades de … se me ocurren Lolita Flores e Irinia Shayk (Un nuevo concepto de exotismo acaba de tener lugar) como actrices. Y los hemos tenido de principales en Rencor y secundarios en 3 Bodas de más y Hércules, con Goyas (merecidos) de por medio. No hubo escupitajos de ácido porque en el mundo del cine, el gancho comercial para los productos con clara orientación a la taquilla son esenciales. Javier Sanz, director del grupo ADSL Zone, tiene claro que el youtuber en cuestión tendrá que esmerarse y la empresa responsable del videojuego obligará a que se cumplan una serie de requisitos de calidad. 

Se ha especificado que Rubius sólo doblará a un personaje secundario y realmente no hemos visto el resultado de su trabajo (lo incluido en el video puede ser una prueba de lectura o bien la interpretación propiamente dicha, no se explica) pero los medios, más comedidos que los usuarios pero aun así igual de incisivos, han dictado sentencia, jugueteando con un tono de burla que al afectado de este asunto le ha tocado la moral

Cuesta encajar que habiéndose dedicado al mundo del humor gamberro y que empezó a ser conocido gracias a sus videos de trolleos, sea incapaz de encajar con esa misma sorna la crítica destructiva; Si bien hablamos de trabajo, y para ser justos, el suyo aún no ha sido publicado. La broma, el cachondeo, la bilis y la pasión por la destrucción que se proyectan hacia su persona son fruto de una forma de hacer las cosas más cercana al humor histriónico de un showman que a un verdadero deseo de informar. Requena tiene claro que se ha sido injusto con Rubén:

Él no tiene ninguna culpa de que le llame Microsoft para doblar un videojuego. ¿Quién no lo haría? La culpa recae en la editora que antepone los beneficios a la calidad final del producto, no en Rubén, que está siendo precisamente el que más palos se está llevando sin justificación alguna. Pero esto es una industria donde hay que generar dinero, y al día siguiente de anunciarse la participación del Rubius en ese juego, todo el mundo estaba hablando de él. Y la prueba más grande es que estamos hablando sobre ello (risas).

Precisamente ese afán por lo riguroso es lo que algunos piden para una industria que día a día ha de trabajar para ser tomada en serio. Algo que contrasta con la visión comercial de algunas compañías que hacen lo imposible por captar nuevos compradores, que incluye dar prioridad a estos jóvenes por encima, en ocasiones, de la prensa tradicional. Al ser preguntado por la generalización del fenómeno, Javier Sanz declara

Personalmente no me parece mal, al final las marcas buscan difusión y audiencia y es algo que pueden encontrar en este tipo de “profesionales”. Si me apena que medios de comunicación con experiencia puedan llegar a ser desplazados por este fenómeno que en realidad no se sabe a ciencia cierta si sirve para vender o no. Puedes tener muchos suscriptores en Youtube pero ello no asegura que una prescripción interesada vaya a dar frutos a nivel comercial.

Una casa muy transitada

Twitter, la voz del pueblo, o la voz de un pueblo identificado y otro que se esconde en el burladero del anonimato, ha vuelto a hacer la promo gratis. Ocho millones de personas parecen suficientes para conseguir que que las orejas de los ejecutivos reaccionen como las de mi perro cuando escucha la palabra “premio”. Suficientes como los cientos de miles de likes que consigue la bloguera que es llamada a las filas de una película sin haberse tostado debajo de los focos ni una sola vez en su vida. ¿Quiere decir esto que no podemos decir ni mu como abanderados del arte? Evidentemente las RRSS están para dar voz a una gran masa de consumidores cabreados, más si son profesionales que han visto la vida pasar en un banquillo demasiado tiempo. Hubiera estado bien, quizás, ver a quien exigía respeto a su profesión en una posición más cercana al suelo. Osea, a todo el mundo siendo un poco más… ¿sensato?  Cualquiera está expuesto a desatar y sufrir la ira del pajarito si decide registrarse de manera voluntaria; aunque entonces, supongo, Twitter no sería Twitter, sino, como decía mi abuela, un rollo macabeo

Autor

Trabajo en el mundo de los efectos especiales digitales, próximamente estudiante de 3D. Apasionado de los videojuegos, el cine, la música y la literatura.