Análisis Artículos Juegos

Risky Woods. Una mirada al pasado glorioso del software español

9 marzo, 2014 6 mins de lectura

por:

Risky Woods. Una mirada al pasado glorioso del software español

A los jóvenes se nos hace raro pensar que hubo un momento en que España fue uno de los principales países en producción de videojuegos. No obstante, así fue. En la década de los 80, en el momento de los 8 bits, España logró ser el segundo país europeo en la producción de videojuegos. Esta época comienza antes de que lleguen las consolas de Nintendo y Sega al país. Por aquí circulaban plataformas como Spectrum o Amstrad y otras en menor medida, como la Commodore 64.

En este momento nacen compañías como Topo Soft, Opera Soft, Dinamic Software, Indescomp o Made in Spain, de las cuales salen juegos que aún hoy en día están a la cabeza en los rankings de videojuegos españoles con más calidad y con más ventas.

Risky woods dinamic

De entre las decenas de juegos de la época destaca La Abadía del crimen, creado por Opera Soft, que para muchos es el mejor videojuego que ha salido de nuestro país. Es una aventura basada en el libro “El nombre de la Rosa” de Umberto Eco. Es raro encontrar un producto que en sus tres formatos: libro, película y videojuego, tenga tanta calidad, debe ser un caso casi único. Además del juego de Opera Soft, otros que también tuvieron mucho éxito fueron La Pulga de Indescomp, que supuso el inicio de la edad dorada del software español, y Sir Fred de Made in Spain.

El tiempo pasó y llegaron los 16 bits y con ellos otras plataformas como Amiga, Atari, SNES o MegaDrive y, es en este momento, cuando el software español empieza a decaer. Las compañías de nuestro país no supieron adaptarse al cambio y siguieron empeñadas en desarrollar en 8 bits, algo que acabó por destruirlas a casi todas.

Una de las pocas que hizo intentos por entrar en la nueva generación de software fue Dinamic Software, que pese a acabar en la quiebra logró sacar a la luz el juego, en coproducción con Zeus Software, que marcaría el final de la edad de oro del software en España: Risky Woods.

Risky woods 8

Risky Woods vio la luz en el año 1992 teniendo una gran acogida. Tanto es así, que fue el único videojuego español que aparecería en Megadrive. Es un plataformas con scroll horizontal ambientado en una época medieval. Controlamos a un valiente guerrero, llamado Rohan, que debe recorrer el mundo para acabar con el mal que lo asola.

Lo primero que impacta de Risky Woods es su aspecto técnico. Pese a que Rohan y los enemigos tienen un tamaño bastante grande en comparación con el escenario, se mueven con total fluidez sin ralentizaciones ni problemas por haber demasiados personajes en pantalla. A su vez, los escenarios son coloridos e incluso tienen detalles como que se “oscurecen” cuando se trata de interiores de cuevas. La cantidad de enemigos también es notable: esqueletos, dragones, orcos, diablos… algunos más fáciles de matar y otros más complicados, pero todos capaces de amargarnos la partida.

Risky woods 9

El aspecto sonoro probablemente fue de lo mejor que salió en la época, la música se adapta perfectamente a lo que vemos en pantalla y está compuesta por 11 temas, una cifra muy importante teniendo en cuenta las limitaciones que había

Tal calidad tiene el aspecto gráfico y sonoro que nos meterán de lleno en la historia sin necesidad de secuencias introductorias. En 10 segundos estaremos manejando a Rohan mientras nos deleitamos con la música y los escenarios, eso si no nos han matado ya.

Risky woods 7

Risky Woods es un juego con muy mala leche; para entendernos, es de la escuela del Ghost’n Goblins. El primer nivel se completa con relativa facilidad, pero ya observamos que podremos morir en todos y cada uno de los movimientos que hagamos. Los enemigos no pararán de acosarnos por todos lados, matamos a uno y aparece otro; difícilmente tendremos unos segundos sin la presencia de seres que busquen nuestra muerte.

Pronto veremos que cada plataforma está puesta con muy mala intención y, en caso de saltar un poco antes de tiempo nos caeremos y moriremos. La dificultad del juego, en ocasiones puede llegar a ser extrema, obligando al jugador a tener una precisión milimétrica en los movimientos, un píxel puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Y, por si todo esto fuera poco, tendremos tiempo para completar cada nivel y nunca llegaremos al final “sobrados”. Basta con que nos atasquemos un par de veces para que el cronómetro llegue a 0 y perdamos la partida.

Risky woods 6

Nosotros podremos acabar con los enemigos lanzando objetos, que en un principio serán cuchillos, pero al acabar cada nivel podremos comprar otros más poderosos como hachas o boomerangs. Para lograr estas armas tendremos que coger monedas que soltarán los enemigos al destruirlos.

En Risky Woods hasta lo positivo te penaliza. Hay ciertos objetos, como manzanas, que te recuperan vida, pero el coste será que Rohan se eche una siesta y perdamos mucho tiempo. Otros objetos directamente te matan o te obligan a retroceder en el nivel. En numerosas ocasiones tendremos que decidir que es lo mejor, si aguantar con poca vida o ganar vida a coste de poder no llegar al final a tiempo.

Risky woods 3

Los escenarios son lineales, no hay ningun puzzle que nos obligue a “dar la vuelta” (de hecho el juego no te permite ir hacia atrás en muchas ocasiones). Lo único que hay que hacer es ir cogiendo unas “llaves-ojo” para acabar con ciertas estatuas que nos bloquearán el paso; pero estas llaves las encontraremos fácilmente avanzando, no hay que “buscarlas”, lo cual se agradece, porque bastante tendremos con sobrevivir. Para finalizar el nivel también será necesario liberar a unos sacerdotes que están convertidos en piedra, los cuales al verse libres tendrán un ataque de ira al más puro estilo Goku y, en ocasiones, nos llegarán a quitar vida.

Pese a la dificultad es un juego muy adictivo y nos enganchará hasta completarlo (aunque yo admito que aún no he logrado pasar del nivel 11). Y, en caso de querer ver el final, hay ciertas “ayudas” que nos permitirán pasar el juego de una forma más tranquila (las pondré al final de la entrada).

Risky woods 4

Risky Woods está compuesto por 12 niveles, 8 consisten en avanzar superando obstáculos y 4 serán jefes finales. Curiosamente, los jefes son más sencillos que las misiones normales, pero no por ello son fáciles.

La edad de oro del software español nos dio muchas alegrías que desgraciadamente están quedando olvidadadas. En mi opinión, Risky Woods es el juego que más merece la pena probar de todos los que vieron la luz en aquella época. Un arcade muy bien ambientado, muy complicado y que, sin duda, es uno de los mejores videojuegos españoles de la historia.

Risky woods 1

Ayuditas para completar el juego:

– Teclea en la pantalla de inicio RIP y cuando estés jugando tendrás acceso a estas ayudas:

  • F1 – Te rellena la barra de vida
  • F2 – Te da monedas de oro
  • F3 – Te da tiempo
  • F4 – Completas el nivel al instante

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.