Análisis

The Last Door, terror pixelado a cargo de The Game Kitchen

27 enero, 2014 4 mins de lectura

por:

The Last Door, terror pixelado a cargo de The Game Kitchen

The Last Door

Sin rodeos, The Last Door es una obra maestra dentro del género videojuego de horror. Es una de las experiencias más intensas y terroríficas que he tenido en el mundo del videojuego; los chicos de The Game Kitchen han combinado perfectamente lo mejor de la narración con un género propicio para contar historias: la aventura gráfica. Hasta el momento podemos jugar 3 capítulos (en el futuro irán saliendo más) dos de los cuales son free to play y están en su web: www.thelastdoor.com. Pronto, además, tendremos el juego en Steam, pues ha sido aceptado en Greenlight.

Imagina una gran historia de terror, una digna de Edgar Allan Poe (El Cuervo, por ejemplo); súmale la posibilidad de escuchar lo que el protagonista escuchará y la capacidad de dirigirle y tendrás The Last Door. No es un terror basado en sustos puntuales, aunque también los hay; se basa en un terror psicológico que está presente en todo momento gracias a la inmejorable ambientación.

The Last Door 4

La historia que se nos narra está ambientada a finales del siglo XIX, Jeremiah recibe una extraña carta de un viejo amigo, Anthony Beechworth y decide ir a visitarle a su vieja casa. Allí, para localizar a su amigo Jeremiah presencia cosas que nunca olvidará y que le harán recordar cosas de su infancia.

Iniciamos el juego. Controlamos momentáneamente a Anthony; solo hay dos objetos en la habitación: una cuerda y una silla. Atamos la cuerda al techo, nos subimos en la silla, nos ponemos la cuerda alrededor del cuello y…. menos de 5 minutos de juego y los pelos ya están de punta. Y así permanecerán durante toda la historia.

The Last Door 1

Lo primero que llama la atención es su estilo gráfico, totalmente pixelado. Ningún escenario se ve con nitidez y solo veremos lo esencial para hacernos una idea general del escenario. Es complicado saber si este estilo nace de la escasez de recursos o la idea desde el principio era dar este aspecto al juego; pero da igual, pues sea cual sea la idea original, ha sido todo un acierto. The Last Door es el libro de horror hecho videojuego, pronto nos daremos cuenta que es nuestra mente la que amplía los escenarios, les da detalle y nos sumerge en ellos.

El proceso es similar al de un libro: nuestros ojos siguen las palabras en el papel, solo estamos viendo eso, mientras que nuestra mente construye todo un escenario y representa lo que esas grafías negras transmiten; en The Last Door los escenarios pixelados sustituyen a las palabras en el papel, pero el resto del proceso es idéntico. El resultado es maravilloso.

 Al mismo tiempo que nuestra mente construye la historia, con los escenarios pixelados de referencia, escucharemos todos y cada uno de los sonidos del juego como si estuviéramos asistiendo a los acontecimientos. Todos los sonidos, ya sean pisadas, goteos, la respiración o ruidos de animales están perfectamente recreados, dando aun más realismo a la experiencia. Junto a esto, y por si no era suficiente, tenemos una banda sonora perfecta, compuesta por Carlos Viola, que nos pondrá los pelos de punta mientras recorremos pasillos y dará intensidad a cada minuto de aventura.

 the last door 3

La ambientación de The Last Door es digna de la mejor película, pero falta la guinda del pastel; el aspecto que acabe de hacer del juego un imprescindible: la velocidad en que se desarrolla la trama

Quizás en este punto hay que recordar que The Last Door es una aventura gráfica y somos nosotros los que controlamos al protagonista. The Game Kitchen ha establecido un nivel de dificultad bastante bajo que, aunque parezca mentira, favorece totalmente al videojuego. Cuando nos llevemos un susto o estemos nerviosos y/o aterrados no tendremos tiempo para relajarnos dado que enseguida sabremos a donde hay que ir y, muy probablemente, volveremos a encontrar algo que nos aterrará aún más. Si el juego fuera complicado y nos obligara a pensar mucho y a dar vueltas por los mapas la sensación de terror constante desaparecería.

No obstante, el juego tiene algún punto de dificultad alta y tendremos que dar algún que otro rodeo para encontrar algo que se nos ha escapado, pero es algo muy puntual.

The last door 2

De los tres capítulos que hay disponibles ahora mismo, el mejor es sin duda el segundo. En el primero estaremos solos en una mansión, es el más corto y fácil; es una toma de contacto con el juego y se nota falto de contenido. El segundo es el más completo, habrá muchos personajes, muchas conversaciones, más objetos y más sorpresas inesperadas. El tercer capítulo es el más complejo y el que más recordará a una aventura gráfica típica, con un nivel de dificultad más alto y bastante más largo que los demás. En este capítulo también nos asustaremos menos; el hecho de subir la dificultad hace que baje la ambientación.

Conclusión. The Last Door es un juego que todos los amantes de las grandes historias de terror, de las aventuras gráficas y que todo el mundo del videojuego en general debería probar. Cuento las horas para jugar el capítulo 4.

Autor

Jefe de Redacción en

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.