Juegos

eSports Life: primeras impresiones con el nuevo “simulador gamer” de U-Play Online

Ya que he podido dedicar unas horas a eSports Life me apetecía comentar mis primeras impresiones con el nuevo simulador / tycoon de UPlay Online

Tras el éxito de su anterior aventura Youtubers Life, el estudio UPlay Online se ha atrevido con una nueva incursión en el mundo de los simuladores sociales ambientados en el mundo gamer, que me atrevo a predecir que no será la última si las ventas acompañan.

Lógicamente eSports Life hereda muchas cosas de su predecesor. Básicamente estamos ante la misma plantilla de juego pero adaptado al mundo del deporte electrónico, que comparte muchas características con el mundo del youtuber jugón: el ansia por la fama, los patrocinios, el dinero, el modding, el apartado social, etc. Esto hace que muchas mecánicas jugables se hayan trasladado de un juego al otro prácticamente intactas, y por supuesto que el apartado gráfico sea prácticamente idéntico, tanto técnica como artísticamente.

El juego se divide en dos capítulos de los que sólo uno está disponible de momento, bajo el modelo de acceso anticipado

UPlay Online ha decidido fragmentar el lanzamiento de su juego: por una parte nos encontramos con que únicamente podemos acceder al primer capítulo de los dos que formarán el juego. Pero además, este se ha lanzado bajo el modelo de acceso anticipado. Esto quiere decir que, si bien es totalmente jugable, el estudio todavía quiere poner a prueba el juego en estos primeros compases. En cierto modo es loable que el estudio no quiera tomar riesgos y opte por caminar paso a paso con su nuevo proyecto.

La primera parte de este primer capítulo llamado Sueños de Gloria, funciona a modo de tutorial, y es bastante guiada. Aunque un poco larga, permite hacerse bastante bien una idea de cómo desarrollaremos nuestra partida una vez el juego deje de llevarnos de la mano.

Todo el juego está envuelto por un catálogo de estereotipos del “mundo gamer”, que no debemos tomarnos en serio si queremos disfrutarlo

eSports Life también nos propone la premisa de un estudiante que quiere cumplir sus sueños, en este caso el de ser jugador profesional de videojuegos, con todo lo que ello conlleva: vivimos en casa de nuestra madre, tenemos que ir al instituto y realizar diversas tareas domésticas, etc. Todo ello envuelto por supuesto en todo un catálogo de estereotipos del “mundo gamer”, que no debemos tomarnos más que a broma y en cierto modo como una parodia de este sector.

Los que hemos jugado a Youtubers Life nos podíamos hacer una idea de las principales mecánicas de este sucesor, si bien se nota que el estudio ha hecho un esfuerzo por ampliar y mejorar esta interacción. De hecho, me ha sorprendido el punto de interacción que se tiene sobre los partidos. Me imaginaba entrenando y jugando torneos mediante, pero no participando activamente en las partidas -algo que lógicamente se realiza de manera simplificada-.

Las partidas se resuelven mediante un sistema de “combate” por turnos basado en cartas con distintas acciones

En eSports Life tendremos que jugar activamente las partidas, mediante un sistema de “combate” por turnos basado en cartas que activamos para establecer la estrategia de nuestro equipo a la hora de atacar al contrario. En una fase elegiremos nuestras cartas, que pueden tener diversos efectos como aumentar nuestro ataque, bajar la defensa contraria, potenciar el ataque o defensa de miembros específicos del equipo, centrar nuestro objetivo en un miembro del equipo contrario, etc etc. Decidida nuestra táctica pasamos a la fase de resolución donde, teniendo en cuenta la cartas que hayamos usado y otros factores como nuestro nivel, habilidades, concentración, etc se causarán las bajas y puntos que decidan el resultado de la partida, que suele durar entre 5 y 10 minutos aproximadamente.

No obstante, una vez superado el tutorial tendremos la posibilidad de simular la partida, una opción que se agradece especialmente cuando nos enfrentamos a rivales muy inferiores a nosotros en los primeros compases de un torneo y sabemos con seguridad que los venceremos. Nos ahorramos un tiempo muy valioso.

Participar en torneos, entrenar para ellos -mediante un sencillo sistema de galería de tiro- o hacer streamings en nuestro canal de Mirch (aka Twitch) serán las principales actividades como jugadores de eSports. Pero en eSports Life, al igual que sucedía con su predecesor, el componente social y de vida cotidiana también es importante. De hecho, en eSports Life es todavía más importante si cabe, y acciones que antes se realizaban de manera automática -como ir al instituto- ahora requieren de nuestra interacción.

Hasta las acciones más cotidianas que llevamos a cabo en el juego requieren de nuestra interacción

El nuevo simulador de UPlay es, en cierto modo, un juego de minijuegos. Prácticamente todas las acciones que realizamos se realizan con algún tipo de acción por nuestra parte. Desde estudiar en el instituto, a bajar la basura o cenar con nuestra madre, pasando por ligar -mediante un curioso juego de lógica para adivinar los gustos de nuestro partenaire- en todo momento se requiere de nuestra participación. Un elemento que añade variedad al juego, pero que quizás puede estorbar a quien quiera centrarse únicamente en el foco central del juego. A mi me ha parecido divertido, pero temo que pueda volverse repetitivo pasado un tiempo.

En principio todas las acciones se hacen por algún motivo: entrenar nos permite tener más posibilidades de jugar un torneo, pero jugar y entrenar sube nuestro estrés, que tendremos que bajar socializando (conversando, ligando, bailando, etc). A su vez todas estas acciones consumen nuestra energía que repondremos durmiendo, o tomando bebidas energéticas o comida basura. Por su parte las tareas domésticas como recoger nuestra habitación, estudiar y aprobar exámenes, bajar la basura o comer con nuestra madre sirven en última instancia para tener a nuestra progenitora contenta y que así podamos pedirle dinero, única fuente de ingresos mientras no comenzamos a ganar torneos.

No creo que sea necesario ser amante o conocedor del mundo del deporte electrónico para pasar un buen rato con eSports Life

En este fin de semana que he tenido oportunidad de dedicarle unas horas a eSports Life me he divertido, sencillamente. Y cuando paraba durante un tiempo de jugar realmente me apetecía volver a jugar otro rato. Creo que es de lo mejor que se puede decir de un videojuego que simplemente está pensado para entretener. Dejando de un lado sus exagerados estereotipos -que repito, deben tomarse como una parodia-, los fallos y cientos de detalles por pulir y mejorar propios de una versión todavía en desarrollo (como mover la cámara independientemente del personaje, que me parece un suplicio, u otros muchos pequeños bugs que se están corrigiendo ya), y a la espera de cómo puede evolucionar a medida que se sumen más horas de juego -si se vuelve repetitivo, o escaso de contenido por ejemplo-, las primeras impresiones con este simulador del mundo de los eSports me han resultado muy entretenidas, y eso que soy un total inepto el mundo del deporte electrónico. O quizás precisamente por serlo, quien sabe.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies