Análisis

The Great Whale Road: cuando la belleza no lo es todo

The Great Whale Road no es un juego para todo tipo de usuarios. Esta es la primera y más importante advertencia que lanzaría a cualquier usuario que se sienta interesado por la nueva propuesta del estudio español Sunburned Games.

Desde el primer momento que iniciamos The Great Whale Road en nuestro ordenador, y escuchamos por primera vez los compases de música acompañados de su imponente apartado artístico, nos damos cuenta de que estamos ante algo diferente. Y es que, en una época en que sentimos que el mundo del videojuego esta invadido de shooters genéricos y mundos abiertos sin alma, encontrarse con una propuesta como esta es muy de agradecer.

The Great Whale Road posee los elementos típicos de los juegos de rol clásicos, desde combates por turnos, a mejoras de equipo, pasando por la administración de recursos.

Uno de los puntos fuertes que tiene The Great Whale Road, es su ambientación, y es que los juegos de rol y las ambientaciones clásicas tienden a ir de la mano (aunque cada vez haya más propuestas diferentes). En esta ocasión, el juego nos ofrecerá un mundo basado en la alta edad media, en las tierras del norte de Europa. La recreación de la sociedad de la época está muy lograda, y se presume que el trabajo de documentación de Sunburned Games ha tenido que ser colosal.

El elemento central aquí, la piedra angular de este producto, es sin duda la narrativa.

La importancia que este juego le da a la narrativa la veremos desde el primer momento de la aventura (de esta, solo mencionaré que nuestro protagonista deberá embarcarse en una historia de venganza, ya que si explico algo más, arruinaré uno de los puntos más fuertes del juego). Nada mas empezar, tendremos que elegir a nuestro protagonista, y lo tendremos que elegir entre dos posibles opciones. Hasta aquí todo normal, sin embargo, a diferencia de la mayoría de videojuegos donde nos hacen escoger entre un héroe u otro por sus habilidades (más salud, más fuerza, más resistencia) o por su apariencia, en The Great Whale Road escogemos a un héroe u otro por su descripción, una descripción detallada de su personalidad y su pasado. Cada héroe, a su vez, tendrá unas características jugables distintas.

Nuestras elecciones nos permitirán a veces librarnos de algunos combates, hacernos con algún pequeño alijo de plata o evitar que nuestra embarcación se dañe

Y después de un inicio así, la cosa solo puede ir más. Mientras viajamos en nuestro barco de puerto a puerto, mientras sobrevivimos al duro invierno o mientras caminamos por nuevas aldeas, no pararán de ocurrirnos eventos (tanto de la trama principal como eventos espontáneos) que se basarán en la lectura de un texto y nuestra posterior elección de como afrontar dicho evento. Nuestras elecciones nos permitirán a veces librarnos de algunos combates, hacernos con algún pequeño alijo de plata o evitar que nuestra embarcación se dañe. Sin embargo, a veces ocurrirá todo lo contrario, y nuestras decisiones acarrearán situaciones adversas para nuestros protagonistas, y estos a su vez aumentarán su descontento hacia nosotros. ¿Quién dijo que ser un líder era algo sencillo?

Y precisamente, este es el motivo por el que en el inicio del análisis he indicado que este no era un juego para cualquier perfil de usuario. Este es un juego para tomarse con calma, para disfrutar de cada elección, de cada posible situación que estas desemboquen, y de pensar muy bien cada paso que damos y cada recurso que asignamos. Literalmente pasaremos horas y horas leyendo, y un tipo de jugador que busque más acción y ritmo, tendrá prácticamente imposible disfrutar de este juego.

El sistema de combate es sencillo de entender, pero tardaremos mucho en sentir que somos buenos combatientes

Como he mencionado anteriormente, nuestras elecciones nos pueden hacer evitar algún que otro combate, pero habrá ocasiones en que estos sean inevitables, y en esos casos, más nos vale tener dominado su aparentemente sencillo de entender sistema de combate. Y digo aparente por que pese a ser fácil de entender, tardaremos mucho en sentir que somos buenos combatientes y que todos nuestros movimientos están bien elegidos.

El sistema de combate, en efecto, es bastante sencillo: un grupo de guerreros lucha por turnos contra otros en un pequeño escenario dividido en casillas. Hasta aquí todo fácil, sin embargo, a esta fórmula se añaden algunos aspectos como la posibilidad de utilizar poderes de héroe (que mejoran durante unos turnos, la evasión, la precisión…) que le dan algo de profundidad al sistema de combate. Y si bien es cierto, que poco a poco sentimos que vamos mejorando en nuestra toma de decisiones durante los combates, también es cierto que a veces sentiremos que los combates se limitan a intercambios de golpes. Esto trae consecuencias negativas, ya que si bien es cierto, que después de vencer un duro combate nos sentiremos eufóricos, también es cierto que a la larga se nos harán monótonos y por lo tanto los intentaremos evitar siempre que sea posible.

Es una lastima que el sistema de combate acabe pecando de repetitivo y simple, porque como veremos más adelante, empaña un producto que habría aumentado bastante sus cotas de calidad si hubiera tenido un sistema de combate más variado y profundo.

Si hay algo de lo que tienen que estar muy orgullosos los desarrolladores, es del cariño y la belleza que desprenden cada una de las diversas ilustraciones que aparecen a lo largo de la aventura

Y después de hablar del apartado del que mas “cojea” el juego, toca hablar del que más me ha impresionado: su imponente apartado artístico.

Solo observando la belleza del menú principal ya nos podemos hacer una idea de como de bello será el juego, y es que, si hay algo de lo que tienen que estar muy orgullosos los desarrolladores, es del cariño y la belleza que desprenden cada una de las diversas ilustraciones que aparecen a lo largo de la aventura. Sin duda una de los apartados mas logrados del juego.

A este brillante apartado artístico hay que añadirle una banda sonora con unas melodías muy potentes y que pese a que se acaban haciendo repetitivas, están en perfecta sintonía con la belleza del juego.

Conclusiones

Pese a que solo está disponible una de las tres campañas ahora mismo, (se prevé que las próximas estén disponibles pronto) completando la aventura da la sensación de que el juego no puede ofrecer mucho más de lo mostrado.

Estamos ante un producto con un apartado artístico impecable, y con una carga narrativa importantísima (algo de agradecer en los tiempos que corren). Sin embargo, la simpleza de su sistema de combate, y la repetición de algunos de sus eventos aleatorios, harán que nos encontremos con un producto que a la larga se nos puede acabar haciendo monótono.

Sin duda, su mencionado apartado artístico y su narrativa hacen que el conjunto sea más que aceptable, pero es cierto que el producto queda empañado por los problemas mencionados, y nos hace preguntarnos como hubiera sido el juego con un sistema de combate más profundo y depurado, y con unos eventos mas variados.

 


Versión analizada: PC (Steam)

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies