Vortex Attack. Un shooter dedicado a los más nostálgicos

Comentario

En estos momentos el estudio KaleidoGames se encuentra puliendo los últimos detalles de su nuevo shooter, Beekyr Reloaded, que aparecerá de forma definitiva en Steam en un par de meses, pero que ya podemos disfrutar con acceso anticipado.

Pero antes de adentrarnos en este shooter, hemos querido echar un ojo al primer trabajo de la compañía en Steam, Vortex Attack, un fixed-shooter que transportará a los buenos tiempos de las recreativas.

¿Recordáis aquella época de las máquinas recreativas? Quizás muchos hayáis nacido demasiado tarde. Yo, por suerte, aún pude pillar esos tiempos en los que te ibas con unas cuantas monedas (mejores notas, más monedas) a las máquinas recreativas más cercanas a tu casa y echabas la tarde. Debo confesar que lo hice poco; es lo que tiene ser de un pueblecito (y del 90), pero cada vez que iba a la ciudad era un lugar fijo en mis planes. De entre todas las máquinas a las que dediqué algo de tiempo, siempre fui muy fan del Street Fighter y de los marcianitos. Soy incapaz de recordar qué juego era exactamente, pero en realidad tampoco importa, eran marcianitos.

Vortex Attack es un homenaje que está a la altura de aquellos juegos de los 80 y que aún coleaban en los 90. No es el primer arcade que intenta emular aquella experiencia de jugar en recreativa, pero sí es de los pocos que lo consigue y que nos hará desear tener la máquina en casa. Es un shooter que enganchará a los nuevos jugadores y que hará felices a los más nostálgicos. Ya no soy aquel niño que cuando podía iba a jugar a los marcianitos (en ese lugar ahora hay Worten, creo), pero este juego podría haber sido perfectamente aquel que tanto me gustaba.

La mecánica del juego es prácticamente la clásica, con alguna que otra modificación. Controlamos una pequeña nave que tiene la misión de destruir unos vórtices que han aparecido en el espacio. La misión no será fácil, pues a través de ellos nos van llegando ingentes cantidades de enemigos que intentarán aniquilarnos. Para cerrar los vórtices tendremos que recoger lumergía, una especie de energía que sueltan los enemigos que destruimos. Así que la misión es simple: hay que destrozar tantos enemigos como podamos para cerrar los vórtices lo antes posible.

Pero coger la lumergía no será una tarea sencilla. Tendremos que esquivar cientos de disparos a la vez que eliminamos enemigos y nos movemos a las zonas donde cae la lumergía. Al inicio será una tarea relativamente fácil, pero en las zonas más avanzadas, el juego se convierte en un caos de balas y enemigos, llegando a parecer un bullet-hell (infierno de balas). Y es que Vortex Attack no es un juego fácil. Inicia suavecito, para ponernos en situación y familiarizarnos con la mecánica, pero en cuanto llevamos unos cuantos niveles la cosa se pondrá dura. Y en las fases más avanzadas directamente será infernal, casi imposible de superar en modo solitario. Como no podía ser de otra manera, es un juego que premia a los verdaderos gamers, a esos que han conocido la verdadera dificultad de antaño y que han sufrido superando niveles que hoy en día parecen imposibles para los nuevos jugadores.

La velocidad es un elemento importante en el juego. No solo a la hora de esquivar los disparos, sino que tendremos que ser rápidos en cerrar el vórtice, ya que éste intentará abrirse y, si lo logra, tendremos que sobrevivir a un infierno de balas durante un minuto . Es totalmente imposible.

No todos los niveles consistirán en cerrar vórtices, contamos con tres excepciones. La principal serán los jefes finales, batallas 1 vs 1 contra un enemigo mucho más grande y poderoso, que requerirá de paciencia y habilidad para ser superado. Habrá algunos terriblemente difíciles y más nos vale llegar cargados de vida y bombas. Una vez superado el jefe final, viene una fase de “bonus” donde nos enfrentamos a unos gusanos espaciales bastante simples de matar y que nos llenarán de power-ups para afrontar el siguiente sector.

Y, por último, encontraremos fases de meteoritos, donde tendremos que cerrar el vórtice al tiempo que esquivamos grandes piedras que amenazan con destruirnos. Es una fase aparentemente difícil,pero que nos servirá de descanso, pues la mayoría de los asteroides destruirán a los enemigos y tendremos que limitarnos  a esquivarlos y coger lumergía. No son muy frecuentes, pero se agradecen, ayudan a cortar un poco la secuencia vórtice – jefe y a dar un respiro al jugador.

Los enemigos serán puñeteros. Los habrá de dos tipos: naves y gusanos, los primeros disparan y los segundos intentarán chocarse contra nosotros. Dentro del primer tipo veremos que hay dos variedades de tiro: uno que podemos detener y otro que tendremos que esquivar sí o sí. Habrá que tener especial cuidado con algunos enemigos que lanzan ráfagas interminables de disparos, éstos solo aparecen en los niveles finales, pero serán nuestra peor pesadilla.

Ojo con el pedrusco

Afortunadamente, contaremos con ciertas mejoras que nos ayudarán a superar los niveles. Constantemente irán apareciendo pequeños power-ups que mejorarán las prestaciones de nuestra nave. No es un juego de elegir,  hay que coger casi todo lo que caiga.

Encontraremos desde mejoras de disparo, que nos lo potenciarán o nos lo multiplicarán, hasta mejoras muy poderosas como pequeños aliados, bombas o escudos que nos protegerán de los ataques enemigos. Obviamente las cosas más útiles aparecen en menor cantidad y tendremos que aprovecharlas muy bien. Pero habrá que estar muy atentos, ocasionalmente aparecen algunas esferas que, en vez de mejorarnos, nos penalizan. Son pocas y claramente diferenciables, pero hay que tener cuidado, una de esas nos puede arruinar la partida.

La suerte que tengamos en los objetos que nos caigan será decisiva a la hora de afrontar ciertos niveles. Cuando estamos en las fases más avanzadas, tener una bomba, un buen poder de ataque o un escudo, puede significar la diferencia entre pasar un nivel o morir.

Mi nave preferida. Pocos disparos, pero potentes.

Otro elemento de capital importancia en el juego será la nave que elijamos. Al inicio tendremos una chatarra que apenas nos dará para desbloquear alguna otra, pero pronto tendremos un buen arsenal a nuestra disposición. Habrá unas con más resistencia, otras con más velocidad, otras con más capacidad para bombas…etc, escoger una nave u otra puede cambiar totalmente la experiencia y facilitarnos o complicarnos la tarea. Además, estas naves podrán subir de nivel mientras jugamos: hay un power up que hace mejorar las capacidades de nuestra nave. Así que hay que estar muy atentos, una puede no ser muy buena al inicio, pero mejorar considerablemente en el segundo nivel.

Los más fans del género encontrarán guiños a obras como Kromaia, Galaga o Valkyr en el diseño de las naves y de algunos enemigos. Se nota que Vortex Attack es un juego hecho por un apasionado de los shooter de recreativa que ha querido realizar su pequeño homenaje a las grandes obras del género.

Cada nave tendrá sus propios puntos fuertes y débiles

En lo visual, es un juego que impresiona mucho cuando estamos jugando, pero que, por separado, sus elementos no destacan especialmente. Tanto los escenarios, como los enemigos, no tienen un diseño demasiado interesante. Pero, cuando nos encontramos inmersos en el gameplay, la suma de escenarios estrellados y coloridos, de una cantidad enorme de enemigos y de cientos de balas de diferentes colores, da un acabado bastante espectacular.

Destaca especialmente el gran número de elementos y partículas que podemos llegar a tener en pantalla. Habrá niveles y momentos donde prácticamente no habrá ni un espacio vacío en el escenario. Vortex Attack se convierte en una orgía de disparos y explosiones a la que será muy difícil sobrevivir y que hará las delicias de los jugadores. El juego soporta bastante bien toda esta cantidad de movimiento, acción y color, aunque en alguna ocasión muy puntual podremos notar algún tipo de ralentización

Con todo, el diseño de los enemigos es un tanto pobre y repetitivo, siendo a veces difícil el diferenciarlos en los momentos más caóticos del juego. Esta falta de originalidad destaca, sobretodo, en los jefes finales, que impresionan bastante poco.

El apartado sonoro no destaca en exceso, quedando además bastante eclipsado por el constante sonido de los disparos y explosiones. Tiene un par de temas bastante interesantes que nos mantendrán en un estado de constante tensión, pero sucede una cosa similar al aspecto gráfico, estaremos tan inmersos en la batalla que no le prestaremos demasiada atención. De hecho, la música más reconocible será la que aparece al superar cada nivel, cuando nuestro cerebro se permite un pequeño momento de relax entre tanto movimiento.

Cómo todo buen arcade, es un juego que da mucha importancia al sistema de puntuación. Cada nave que destrocemos, triángulo de energía que cojamos o fase que superemos, será importante para el recuento final.

¿Lograremos estar entre los mejores jugadores de la historia del juego? Será muy difícil y tendremos que dedicarle muchas, muchas horas. Además, si queremos que nuestra puntuación sea registrada, tendremos que limitar el juego a una sola vida; en cuanto usemos un crédito para renacer, el contador volverá a cero y el record se perderá. Así que tendremos que decidir si jugar para desbloquear cosas o para obtener una gran puntuación, duro dilema.

El juego cuenta con un buen número de extras, desbloqueables y logros de Steam, que no serán nada fáciles de conseguir. Las primeras naves las obtendremos al superar a los primeros jefes, pero lograr todas sus mejoras requerirá una habilidad extrema del jugador. El juego cuenta con unos 200 niveles, pero ya llegar al 50 será toda una aventura. Es un juego que nos dará horas y horas de diversión, pues siempre apetecerá jugar una partida más. Es de esos juegos que, cuando te matan, te cabreas y juras no jugarlo más… pero en veinte minutos estás de nuevo viciado.

Se le puede achacar al juego que quizás el inicio es demasiado lento, requiriendo una cantidad de tiempo algo elevada para empezar a asomarnos a los niveles donde tenemos posibilidades reales de morir. Más o menos tendremos unos 15-20 niveles que, tras unas cuantas partidas, se convierten en un mero trámite, ya que la verdadera “fiesta” comienza algo después. No obstante, los niveles se superan de forma rápida, en muchas ocasiones necesitaremos solo unos segundos para cerrar los vórtices y es un mal menor que se puede pasar por alto sin problema.

Soy el 12, no está mal. También es cierto que el año acaba de empezar

Para terminar, el juego nos ofrece unos cuantos extras muy interesantes. Primero, tendremos la posibilidad de multijugador local hasta para 3 jugadores, dos con el teclado y uno con gamepad; en mi opinión, para desbloquear todo el contenido será necesario jugar en compañía.

Segundo, podremos crear nuestros propios torneos para ver quién obtiene la puntuación más alta. También el propio desarrollador organiza con cierta frecuencia torneos con interesantes premios, así que habrá que estar muy atentos.

Como apunte final, el propio juego hará un análisis de las capacidades del ordenador y automáticamente adaptará la calidad gráfica para que pueda moverse de forma fluida. Hay que comprobar muy bien si nuestro sistema es compatible con el producto, pues si detecta que no puede mover correctamente todos los elementos, irá recortando en detalle hasta que funcione correctamente. En realidad, es un buen punto a favor, quita trabajo al jugador y le permite jugar en casi cualquier circunstancia, aunque obviamente el descenso de calidad se nota mucho si jugamos al mínimo.

Conclusiones. Vortex Attack es un shooter de la vieja escuela. Tiene todo lo que debe tener un buen arcade de recreativa: es fácil de jugar, tiene un buen sistema de puntuación, es difícil y es terriblemente adictivo. Además nos ofrece un número altísimo de extras, logros y los modos multijugador y torneo. Es una compra obligada para todos los fans de los shooter y para todos los que se perdieron aquella época dorada de las recreativas.

Nota: por problemas de potencia, mi sistema no movía el juego al 100% de su capacidad, así que la mayoría de las imágenes están sacadas de la página oficial del juego


Versión analizada: PC (Steam)

GDejota

Autor

GDejota

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.

A continuación

Relacionado Entradas

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies