Monster Puzzle. Un interesante rompecabezas a bajo precio

Comentario

En origen, mi intención era analizar Laraan, el último juego que ha entrado en Steam de la desarrolladora Flynns Arcade, ya que me llamaba poderosamente la atención. Pero al indagar un poco y ver que ya tenían un pequeño proyecto, Monster Puzzle, que entró en diciembre de 2016, decidí posponer ese análisis y comenzar por aquí.

Monster Puzzle
Developer: Flynns Arcade
Price: 0,99 €

Flynns Arcade es un equipo formado por dos profesores del sector del videojuego: Juan Peralta, que ejerce en Florida Universitaria, y Cisco Raya, docente en Evolis3D, que ya cuenta con algún que otro juego desarrollado para plataformas móviles, como Zombie Restaurant o Dreamer Kid.

Hoy el análisis se centra en Monster Puzzle, un pequeño puzzle con un estilo minimalista en el que controlamos a un simpático alienígena. El juego no busca romper moldes en el género con una jugabilidad nunca vista o asombrarnos con su potencia técnica. Es un pequeño rompecabezas, cuya única pretensión es ofrecernos un reto interesante y entretenido a un precio muy asequible. El juego salió en Steam al precio de 0,99€ llegando a bajar a 0,59 y encima tiene cromos que podemos vender. Teniendo en cuenta estos parámetros, y si tenemos ganas de algún puzzle económico, es una opción más que interesante.

Este es nuestro amigo Trekkie

Controlamos a Trekkie, un simpático (y feo) alienígena que vive en una lejana dimensión donde habitan los sueños de los humanos. Pero la cosa se complica cuando llegan unos extraños monstruos con la intención de robar los sueños para transformarlos en pesadillas. Tendremos que ayudar a Trekkie a poner a salvo los sueños antes de que sea tarde.

Esta es la premisa argumental sobre la que se basa la mecánica del juego; pero si nos dijeran que estamos buscando setas en el espacio nos daría exactamente lo mismo. Y no lo digo como algo negativo, simplemente la trama es una mera excusa para lanzarnos a la acción con un mínimo de contexto, pero que en realidad es irrelevante a la hora de jugar. Se agradece, ya que así nuestro personaje nos genera algo más de simpatía, pero es lo de menos.

La idea es simple. Nuestro protagonista azul aparecerá en unos escenarios suspendidos en el aire, en los que tendrá que recoger una serie de esferas amarillas (que serían los sueños) y llegar al cohete. Obviamente la tarea no será sencilla ya que cada nivel estará repleto de trampas y enemigos; un paso en falso y será nuestro final.

Imagen de la versión Android

Al inicio el juego será sencillo, la única trampa será que el suelo se rompe tras pisarlo, de modo que tendremos que localizar una ruta que nos permita coger todas las esferas sin tener que volver a la casilla anterior. Pero poco a poco irán apareciendo nuevos elementos y mecánicas que irán aumentando progresivamente la dificultad.

Encontraremos casillas con un plátano dibujado que nos harán resbalar y avanzar al bloque posterior… o caer al vacío si no tenemos cuidado. Posteriormente encontraremos interruptores que girarán algunas casillas o que harán aparecer superficies en lugares huecos. El cuarto tipo de terreno será una especie de cinta que te mueve en una dirección, que puede ser corta o llevarte al otro extremo del mapa, pero siempre en un único sentido. Y el elemento final, y mejor con mucha diferencia, es la casilla alada, que al pisarla nos lleva volando a un nivel superior, de modo que tendremos que resolver el puzzle en dos alturas diferentes.

Cada uno de estos elementos aparecerán sin ningún tipo de explicación, pero bastará con probarlos una vez para entender cuál es su funcionamiento y cómo debemos usarlos; aunque pueden generar alguna duda en algún momento puntual (yo tardé un poco en descubrir que el suelo alado solo se podía usar una vez).

Junto a todos estos elementos fijos en el escenario, ocasionalmente encontraremos enemigos. Una especie de gato mutante verde irá dando vueltas por el escenario; si nos toca, nos matará. Más nos vale no interponernos en su camino y limitarnos a esquivarlos, ya que no existirá la posibilidad de deshacernos de ellos.

Hay que tener cuidado con los enemigos

La curva de dificultad está implementada de forma magnífica, aportándonos los elementos nuevos poco a poco y dándonos algún que otro nivel para familiarizarnos con ellos. Tendremos unos 15 niveles bastante fáciles, donde puede parecer que va a ser un paseo sencillo, pero nada más lejos de la realidad.

Del nivel 15 al 40 se produce un ascenso en la dificultad bastante interesante y nos veremos obligados a reiniciar el nivel más de una vez porque nos hemos quedado acorralados, nos hemos equivocado o porque no encontramos la solución. La dificultad acaba por explotar en los últimos 10 niveles, coincidiendo con la llegada de la casilla alada. En estos últimos niveles tendremos que ser extremadamente hábiles pues, al jugar con dos alturas, tendremos que tener buena visión y hasta buena memoria para recordar cómo estaba estructurada la parte de abajo (o de arriba). Tendremos que organizarnos para resolver un escenario y al mismo tiempo ser capaces de cambiar de altura sin olvidarnos de dejar el camino para volver al cohete. Todo un reto.

El juego gana enteros cuando ya disponemos de tres o cuatro elementos diferentes en el mapa, dado que cuando es sencillo puede no enganchar al jugador; hay que tener un poco de paciencia. Una vez superada la fase inicial encontraremos un buen trabajo en el diseño de los niveles y de los puzzles, con planteamientos que nos obligarán a pensar y a desarrollar una estrategia si no queremos ver morir a Trekkie una y otra vez.

Hay escenarios muy interesantes

Nuestro pequeño ser azul se moverá de una forma un tanto tosca, lenta y siempre avanzando casillas de una en una, es decir, tendremos que dar constantemente al botón de avance (si jugamos la versión de Android habrá que tocar la pantalla en la dirección que queremos movernos). El juego cuenta con las opciones de hacer zoom, bastante inútil salvo que queramos hacerle una foto bonita a Trekkie, y de girar el escenario. Esta última opción sí que es de gran utilidad porque cambiar la perspectiva nos puede ayudar a encontrar la solución a algún puzzle que se nos atasque.

Es difícil de explicar por qué el juego no cuenta con un sistema de logros o algún tipo de cronómetro en los niveles, características que le hubieran dado algo más de vida y de interés. En total son 50 niveles, pero un jugador experto solo se verá en apuros en los últimos 10; yo hubiera agradecido un número un poco mayor de niveles difíciles. También se echa en falta algún tipo de menú donde poder escoger niveles al azar para jugar y no tener que ir siempre en orden.

Fail

Técnicamente hay poco que decir. Se trata de un juego que apuesta por un buen diseño en sus puzzles y no tanto por su apartado gráfico y sonoro. Encontraremos un estilo low-poly, es decir, apuesta por diseños con pocos polígonos, y un aire minimalista. 

Los niveles, que se nos presentan con un giro de cámara algo mareante, se sitúan en espacios bastante simples, con un fondo colorido y con algunos elementos flotando. En el centro encontraremos el escenario con Trekkie y el cohete. Aunque es un juego que mezcla muchos colores desde el inicio, mejora bastante en lo visual cuando avanzamos y empezamos a tener escenarios con mucha variedad de casillas. En estos niveles habrá mucha más variedad de elementos y de colores, notándose una mejora importante cuando llegamos a las “cintas”, que están en movimiento constante y aportan un poco de dinamismo a unos escenarios bastante estáticos.

El aspecto mejora notablemente cuando hay más elementos en el nivel

El apartado sonoro se basa en un único tema que se ajusta bastante a lo que solemos encontrar en los puzzles, sin ser una composición nada espectacular, y que se repite una y otra vez. No tiene demasiada presencia y simplemente acompaña al jugador. Por otro lado, los efectos de sonido son bastante reconocibles, pero suenan con demasiada fuerza y se sobreponen demasiado a la música.

No es un juego que pretenda convencer al jugador a través de su apartado técnico y se nota, busca solamente agradar y hacer que podamos jugar los niveles con comodidad, sin problemas y sin cansarnos. Aun así, hay ciertas cosas que se deberían haber pulido más, como los movimientos del alienígena que son bastante robóticos al caer, morir e incluso avanzar de casilla, o el pobre apartado sonoro.

Conclusiones. Monster Puzzle no te va a decepcionar. No destaca en sus gráficos ni en su apartado sonoro y ni siquiera acaba de explotar totalmente todas sus posibilidades, pero es una buena opción de puzzle, con un buen número de retos que te harán pensar y te harán pasar un par de horas entretenido por un precio ridículo.

En caso de duda, la versión de android es totalmente gratuita.


Versiones analizadas: PC (Steam) y Android

GDejota

Autor

GDejota

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.

A continuación

Relacionado Entradas

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies