Rise & Shine: Un homenaje entre disparos

Comentario

Admiro profundamente a la persona que escogió el nombre de la desarrolladora; llamarte Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team te pone un listón muy alto a la hora de desarrollar un videojuego. Pueden suceder dos cosas: que tus juegos hagan honor a tu nombre o, por el contrario, que el nombre acabe siendo un chiste irónico. De momento, podemos afirmar que van por el buen camino. El pasado 13 de enero se produjo la entrada de Rise & Shine en Steam y Xbox One , un shooter 2D con desplazamiento lateral que está convenciendo a crítica y jugadores.

Nuestro protagonista se llama Rise, un pequeño niño que se encuentra en un centro comercial de Mundojuego cuando un soldado del espacio hace acto de presencia y comienza a asesinar a todos los civiles. Afortunadamente aparece el guerrero legendario que logra acabar con el enemigo, aunque quedando herido de gravedad. Justo antes de morir logra dar a Rise un revolver llamado Shine que tiene que llevar al rey para que pueda acabar con la amenaza de los soldados del espacio. Pero Shine no es una pistola normal, es un revolver legendario que tiene la capacidad de hablar y de resucitar a su portador. Inesperadamente, Rise y Shine se convierten en la única esperanza del universo.

El trabajo narrativo de los chicos de Super Awesome Hyper… (es muy largo) es absolutamente genial. Como podemos leer en la breve sinopsis, nos encontramos ante un argumento con una premisa bastante típica y llena de clichés, que es exactamente lo que se pretende. En ningún momento se pierde el tiempo en buscar una línea argumental digna de un libro de Tolkien, sino que se toma como base la sobreexplotada historia de “chico normal que salva al mundo” y se añaden todos los tópicos posibles. Ni si quiera los personajes del juego parecen tomarse en serio a sí mismos, llegando hasta el punto de bromear con la situación y a asumir con total normalidad que un renacuajo tenga que salvar el mundo. En cierto momento de la historia, Rise comenta a su madre que tiene que ir hacia el castillo del rey, a lo que ella responde: “A todos nos llega la llamada para salvar el universo”, como si fuera algo tan normal como ir a comprar el pan. Absolutamente brillante.

El juego no para de sorprendernos

Rise y Shine son, obviamente, los protagonistas de la aventura, siendo todos los demás personajes muy planos y cumpliendo una función narrativa muy básica. Rise (que significa ”alzarse”), como personaje principal, sufre la tradicional evolución de niño bueno a héroe atemporal; mientras que Shine (“Brillar”) es el protagonista fuerte, bromista, chulo y carismático. La típica pareja.

Los demás personajes, que hemos visto mil y una veces en otros videojuegos, apenas tienen un arco evolutivo o alguna función más allá de desempeñar un papel muy concreto y simple. De este modo encontraremos al “sabio”, al “héroe” al “fuerte pero sin cerebro”, a la “madre”, al “amigo que nos salva” etc. un gran número de personajes modelo que conocemos sobradamente. La única excepción es el enemigo, que sí tiene algo más de profundidad y puede sorprender un poco, pero tampoco es una gran variante.

Y no obstante, el juego no para de sorprendernos. ¿Cómo es posible? Primero porque, pese a su argumento simple y previsible, se permite algún que otro giro bastante interesante e inesperado. Segundo, por la cantidad de referencias, guiños y homenajes que encontramos dentro de la historia hacia otros videojuegos. Ya hemos visto casos de juegos que hacen sus pequeños tributos; pero en este caso estos guiños son totalmente decisivos e importantes en la narración.  Tercero, porque los personajes dan muestras de ser conscientes de que están dentro de un videojuego y parecen romper la cuarta pared en muchas ocasiones, hablando incluso de nosotros, los jugadores. Y cuarto, porque es una historia que oscila entre la seriedad de la misión encomendada a Rise y la parodia que hace el juego de sí mismo y de toda la industria en general.

Rise & Shine es un gran ejemplo de cómo realizar una buena narración partiendo de una base simple. A veces se cae en el error de pensar que un buen argumento se limita a una buena historia compuesta por personajes con profundos sentimientos e inesperados giros argumentales. Algo totalmente equivocado. La trama se compone de la suma de muchos factores, de los cuales el guion es sólo uno de ellos. Rise & Shine se edifica a través del humor, del diálogo con el jugador y, sobretodo, a través de sus constantes referencias freaks, llegando a construir una historia divertida que nos enganchará desde el minuto uno.

El aspecto gráfico, compuesto por dibujos diseñados a mano, es una auténtica delicia para los ojos

Técnicamente el trabajo es espectacular. El aspecto gráfico, compuesto por dibujos diseñados a mano, es una auténtica delicia para los ojos. Disfrutaremos de niveles coloridos, llenos de movimiento, con un nivel de detalle altísimo y sin elementos reciclados, es decir, en todo momento el contenido es diferente.

Cada escenario se compone de varias capas que dan sensación de profundidad al juego, evitando que todo aparezca en el mismo plano. De esta forma tendremos dibujos totalmente pegados a la pantalla, después el entorno por el que se moverán nuestros pequeños héroes y detrás el fondo. Pero tampoco se convierte en un juego de tres capas, tanto la parte más cercana como la más lejana estarán compuesta por varios planos, dando una interesante sensación de profundidad.

El juego combina capas de elementos estáticos con otras dinámicas, de modo que en todo momento habrá movimiento ajeno a la acción, ya sean aviones por el cielo, pájaros volando, ramas que se agitan o luces que parpadean. Difícilmente podremos encontrar alguna parte que transmite sensación de vacío o en que todo sea estático. Diría que el juego rebosa vida, pero por razones argumentales no sería la mejor expresión, aunque creo que queda claro el concepto.

Cuenta con un toque de violencia terriblemente divertido

Pese a la brevedad del juego, de la que se hablará después, contamos con bastante diversidad en cuanto a escenarios. Aunque el ambiente principal serán las ruinas de las ciudades que los soldados han destrozado, constantemente estaremos entrando y saliendo de edificios y hasta visitando entornos diferentes como túneles o islas. Como se ha comentado, todo en este juego es único y nunca tendremos la sensación de que los escenarios son clónicos. Eso sí, son escenarios totalmente lineales, con un camino claramente marcado, en los que rara vez encontraremos alguna variación.

En cuanto a los personajes, podemos decir que están a la altura de los niveles. Rise tiene un diseño muy simpático que seguramente acabará teniendo un gran calado y será fácilmente reconocible para todos los gamers. El único problema que encontraremos es que en ocasiones perderemos de vista la mirilla o incluso a nuestro personaje, que se camuflan con el fondo. Hubiera sido mejor ponerle una vestimenta de una tonalidad más chillona.

Pasando a los enemigos, veremos que hay bastante variedad. Se pueden dividir (más o menos) en tres categorías: humanos, robots y zombies. Donde se aprecia un poco la falta de originalidad es en los jefes finales, que son figuras robóticas de enorme tamaño, pero bastante parecidas entre sí.

Cada enemigo tendrá sus propios ataques y animaciones. No será lo mismo destruir un robot, que acaba explotando, que matar un soldado del espacio, que inundará el escenario de sangre. Y es que el juego cuenta con un toque de violencia terriblemente divertido: no solo veremos cabezas volar y cuerpos desmembrados al asesinar enemigos; todo el escenario estará salpicado de sangrientas escenas, con multitud de cadáveres “decorando” la ciudad. Hasta nuestro pequeño héroe podrá morir de formas bastante dramáticas que harán que nuestro frío corazón sufra. Mi preferida es cuando nos electrocutan.

Cada uno de los escenarios estará repletos de guiños a otros videojuegos

Todos estos efectos de iluminación, sangre, disparos y explosiones están muy bien implementados. Me ha gustado especialmente el nivel en que hacemos uso de la linterna en los túneles y nos tenemos que enfrenar a los zombies. Cada vez que recargamos la linterna se apaga momentáneamente y sólo podemos ver los brillantes ojos rojos de los muertos mientras corren hacia nosotros. Estos breves apagones darán un toque de terror y frenesí al juego muy interesante.

Para poner la guinda al pastel en cuanto al aspecto visual, cada uno de los escenarios están repletos de guiños a otros videojuegos. Encontraremos referencias a videojuegos míticos como Kid Icarus, Metal Gear, Duck Hunt, Half Life, Portal, MarioAlgunas tan obvias que parecen salirse de la pantalla y otras mucho más sutiles que solo los verdaderos gamers conseguirán identificar. En ocasiones estos homenajes ni si quiera hacen el esfuerzo de camuflarse con el gameplay o de adaptarse al propio contexto gráfico: observar e interactuar con elementos que están diseñados con un estilo retro-pixelado será algo completamente normal en Mundojuego.

El trabajo de sonido, sin estar a la altura del gráfico, sigue rozando el sobresaliente

¿Quién será ese?

El trabajo de sonido, sin estar a la altura del gráfico, sigue rozando el sobresaliente. La banda sonora estará presente en todo el tiempo de juego, contando con una cifra bastante alta de composiciones, algo sorprendente pues normalmente los juegos indie escasean en este aspecto. Si el apartado gráfico estaba repleto de guiños y homenajes, el sonoro no podía ser menos, ofreciéndonos algunos momentos de melodía que nos harán evocar otros tiempos y juegos.

Todas las composiciones cumplen su función de adaptarse al escenario y plegarse al momento de la acción, de forma que los temas de los jefes serán mucho más intensos y los de puzzles más relajados. No obstante, la banda sonora no cuenta con temas que acaben teniendo un verdadero impacto en el jugador, llegando incluso a sobrecargarlo en algún momento.

El juego no cuenta con voces, pero durante los momentos de cinemática o conversación la música estará totalmente al servicio de la trama. Mediante breves composiciones o golpes musicales se transmitirá el sentimiento que acompaña a la escena, supliendo de esta forma la falta de voz.

Hay que poner especial atención en los efectos de sonido. Cuando disparamos con Shine el ruido es tan atronador que hace temblar toda la pantalla (gran detalle), dando la sensación de que verdaderamente estamos en posesión de un arma poderosa. Pero no solo el ruido los disparos o explosiones parecen reales, hasta el sonido de los elementos que quedan en segundo plano, como animales, rocas que caen o hasta el metro, está perfectamente recreado e integrado, y acaba de dar forma a la atmósfera del juego.

El centro de toda la jugabilidad es nuestro amigo Shine y el uso que hagamos de su arma legendaria

Los disparos harán vibrar toda la pantalla

El centro de toda la jugabilidad es nuestro amigo Shine y el uso que le demos. Tendremos dos tipos de balas: eléctricas y normales; y tres tipos de disparo: normal, teledirigido y explosivo. Combinando este arsenal tendremos que hacer frente a los enemigos, puzles y jefes finales. Básicamente usaremos los disparos normales en los momentos de pelea, cuando tengamos que hacer frente a muchos enemigos, dado que requieren menos tiempo de recarga. Será de vital importancia saber a qué enemigos nos enfrentamos, ya que algunos reaccionan de diferente forma dependiendo del tipo de bala que usemos; por ejemplo, los robots se destruyen con facilidad si usamos las eléctricas, mientras que a los humanos solo los frenan.

El uso de las balas teledirigidas y explosivas estará casi limitado a los puzzles que se nos pueden plantear a lo largo del juego, que suelen consistir en dirigir una bala o una bomba hacia una palanca o mecanismo. Obviamente también podemos usarlas en batalla, y en algún momento será imposible no hacerlo, pero normalmente no será lo más efectivo debido a que es más difícil apuntar y recargar.

La habilidad del jugador en algunos momentos tendrá que ser máxima o veremos a nuestro protagonista morir una y otra vez

Los momentos de batalla no serán fáciles. Rise es un crio que muere con mucha facilidad y tendremos que ser extremadamente cautos para que no nos alcance ningún disparo. Afortunadamente, siempre contaremos con una roca u objeto que nos servirá como cobertura para escondernos y poder evitar los disparos de los enemigos; eso sí, hay que estar muy atentos porque al asomarnos para disparar somos totalmente vulnerables.

Encontraremos momentos de todo tipo, desde batallas con cantidades ingentes de enemigos que no dejan de dispararnos, a momentos donde tendremos que esquivar balas, matar enemigos y resolver algún puzle, todo a la vez. La habilidad del jugador en algunos momentos tendrá que ser máxima o veremos a nuestro protagonista morir una y otra vez. Tampoco podremos caminar tranquilos por los escenarios, pues en todo momento existe la posibilidad de que explote alguna bomba o nos caiga algún misil. Y, por si fuera poco, en ocasiones nos persiguen zombies que resisten muy bien las balas (a no ser que apuntemos a la cabeza).

La curva de dificultad no está demasiado bien medida

Recordad, a la cabeza

La curva de dificultad no está demasiado bien medida. Tiene momentos relativamente asequibles donde moriremos un par de veces, mezclados con momentos en los que tendremos que sufrir mucho para acabar con todos los enemigos. En general la dificultad es bastante alta, sobretodo en los niveles finales, aunque no es nada que un jugador habilidoso no pueda superar.

Rise & Shine aporta también unas fases “diferentes” que dan mucha vida al juego. Niveles en los que la jugabilidad cambia totalmente y tendremos que acostumbrarnos a otras dinámicas. Por ejemplo, contamos con un nivel en que hacemos uso de la linterna y donde no tendremos sitios para cubrirnos de los enemigos, obligándonos a matarlos antes de que nos alcancen. Otros ejemplos son los pequeños minijuegos que encontraremos en cierto punto de la historia o la fase al más puro estilo arcade RType.

Por último, también contaremos con pequeños momentos jugables que son claros guiños a videojuegos míticos como el Donkey Kong o el momento lata del Blood bros.

Rise & Shine tiene un defecto muy claro: es muy breve

Gran nivel

¿Cuál es el problema? Toda esta variedad jugable se queda corta. Y es que Rise & Shine tiene un defecto muy claro que le está costando críticas bastante duras (e injustas): es muy breve. Un jugador con buena habilidad puede completar el juego en unas 3 horas o incluso menos. Toda esta variedad de mecánicas y de fases nos van a parecer escasas y tendremos la sensación de que no han sido aprovechadas en su totalidad. Acabaremos el juego con un sabor agridulce porque termina cuando acaba de despegar; en este caso, lo bueno no mejora por ser breve. Se podría decir que el juego tiene toques de muchos géneros, pero en poca cantidad.

A su favor cuenta con que es muy rejugable. Lo jugaremos una y otra vez para buscar nuevos detalles que hayan podido pasar desapercibidos o simplemente para conseguir todos los secretos y logros. Además, nos aporta el modo “hombre de hierro” que básicamente consiste en que tienes una vida. Si mueres, vuelves al inicio.

Con todo, es corto. Es muy corto. No se puede quitar peso al problema, pero tampoco hay que aumentarlo. He leído críticas muy despiadadas por este motivo y hay que recordar que estamos ante un juego indie, que además nos aporta un trabajo artístico impresionante, no ante un AAA sin límite de recursos. Es cierto que lo ideal habría sido que nos ofreciera un par de horas más de duración y que ciertos niveles fueran más largos y profundos, pero el hecho de que sea breve no cambia que las horas que nos aporta sean de una calidad altísima.

Conclusiones. Rise & Shine es el primer gran indie español del año. Un juego que se nota hecho por amantes del sector. Con escenarios tan cuidados que tendremos que detenernos a cada paso para poder apreciar todos los detalles que nos aportan, con unos personajes carismáticos y con una historia divertida, difícil y sangrienta. Nos ofrece tal variedad de mecánicas, de momentos diferentes y de referencias a otros videojuegos que se puede obviar su brevedad.


Versión analizada: PC (Steam)

GDejota

Autor

GDejota

Pese a mi continua obsesión con la literatura, los videojuegos y el deporte, logré acabar mis estudios de filología. Resido en Italia y adoro la pizza.

A continuación

Relacionado Entradas

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies