Virtual Toys en apuros, malas noticias para nuestra industria

Comentario

Informaba hace un par de días El Confidencial, a cargo cómo no de Jaume Esteve, que el estudio Virtual Toys se encuentra en peligro de extinción, anunciado un ERE que va a provocar nada menos que cincuenta despidos, debido a los malos resultados cosechados en los últimos tiempos.

Representa un perfil de empresa de videojuegos que en España escasea

Nunca es bueno que cierre una empresa española de videojuegos, pero sería especialmente preocupante que fuese Virtual Toys. No porque profese un cariño especial por la compañía fundada por Fabriciano Bayo -sus videojuegos nunca han ido dirigidos a mi perfil de jugador-, sino porque representa un perfil de empresa de videojuegos que en España escasea, y que es muy necesaria: una empresa de tamaño medio, con vicisitudes de grande, que cuenta con dos estudios (Madrid y Barcelona), que puede afrontar proyectos de cierto volumen, trabajar con licencias importantes, contratar gente (ha tenido más de un centenar de personas en plantilla). En definitiva es más que esa sociedad limitada creada por cuatro amigos para ver si pueden vivir del videojuego, que es igualmente necesaria, pero que en España ya abunda, quizás en detrimento de lo que representa Virtual Toys. Distinto sería que en este país contásemos con un par de decenas de empresas similares. Si una falla, no pasa nada. A veces las cosas salen mal, hemos arriesgado, es el fin de una etapa, no hay pastel para todos, etc etc. Pero no es el caso.

Estudios-Virtual-Toys_42

Es malo, en primer lugar, para esos 50 trabajadores que ahora están en la calle -mis mejores deseos para todos ellos-, y que no tienen demasiadas opciones a recolocarse en otras empresas similares. Quizás algunos la encuentren, ojalá. O quizás algunos formen la nueva gran empresa, o ese nuevo estudio independiente que se saquen un gran juego de la manga. Ojalá.

Es malo, porque no proyecta una imagen positiva de nuestra industria -posible, incipiente, futura, lo que queráis-. Si a una de las pocas empresas que tenemos funcionando a una escala relativamente importante le va mal, no va precisamente a generar confianza en inversores para meter dinero en futuros proyectos, o en los bancos para prestar su dinero, ni en la administración para crear nuevas ayudas. Si ya tenemos poco de todo esto, este tipo de noticias desde luego no ayudará a que tengamos más.

Es malo, para todos. Porque ya se que no todo el mundo aspira a formar una empresa de gran tamaño, y prefiere seguir en la “tranquilidad” de su pequeño estudio independiente, algo tan necesario como lo anterior. Pero es beneficioso para cualquier tipo de desarrollador -que quiera vivir de desarrollar juegos- que haya medianas y grandes empresas de videojuegos funcionando bien en España. Porque genera buena imagen de nuestro desarrollo, porque genera eventos, premios, prensa…en definitiva porque genera exposición para todos.

ss_04e9ff1944692400d7bcd9915a0e0a5bc24f00b2.1920x1080

Pirates: Treasure Hunters, un proyecto muy ambicioso ¿demasiado?

Dice el artículo de El Confidencial que buena parte de la caída de Virtual Toys recae sobre su último lanzamiento, Pirates: Treasure Hunters. Se trata de un MOBA basado en el modelo Free to Play que, según nos comentaba en su momento Gilberto Sánchez, Director Editorial de la compañía “No es un punto de ruptura y de hecho es una evolución de los juegos free to play que hemos desarrollado previamente”. De hecho el propio Sánchez comentaba que llevaban años con el juego en proyecto y casi tres desarrollándolo, por lo que no parece un capricho de última hora. Bien es cierto que fue gracias al apoyo institucional -y el de Sony con su proyecto PlayStation Alianzas– el que ha conseguido que este proyecto pudiese ver al fin la luz.

Las consolas no son terreno para explotar un MOBA Free to Play

Es difícil alcanzar el éxito con un MOBA Free to Play, y más si lo lanzas en una consola -sigo creyendo que las consolas no son terreno para el F2P-. Lógicamente este lanzamiento ha sido abocado por el apoyo que ha recibido de Sony España, con quien Virtual Toys mantiene una excelente relación desde hace años -han desarrollado diversos videojuegos para PSP y posteriormente PS Vita bajo el paraguas de la filial española de la compañía nipona-, pero no es el terreno donde van a poder rentabilizar un proyecto de tal magnitud. Quizás ahora, con su salida para PC vía Steam Early Access, donde está recibiendo por cierto análisis mayormente positivos, pueda comenzar a ver la luz.

pirates-treasure-huntersBien es cierto que a menudo los proyectos “enquistados” en la historia de un estudio no acaban en nada bueno. Si un proyecto pasa años sin poder salir a la luz, es muchas veces porque no es buena idea, no es rentable, es demasiado ambicioso, etc. El propio Gilberto Sánchez, admitía en la entrevista que “Ciertamente desde su concepción pensamos en un proyecto ambicioso, dentro de las posibilidades de nuestra capacidad financiera. Era un riesgo queríamos correr, ya que estamos convencidos de que una parte importante del futuro del videojuego está en los modelos que lidera en la actualidad el free to play”. No conozco los entresijos del desarrollo, pero quiero pensar que los responsables de Virtual Toys, que llevan toda una vida en la industria del videojuego, saben algo de lo que se hacen. Sus juegos nunca han destacado por ser de una calidad notable, más bien aceptable, pero han conseguido estar más de veinte años sobreviviendo en un país donde no es nada sencillo hacerlo únicamente vendiendo videojuegos.

Virtual Toys se había instalado en los últimos años en la rutina y la comodidad

Igualmente en cierto modo sería triste criticar a una empresa por ser ambiciosa, por aspirar a más, por querer abandonar la rutina, la comodidad. Rutina y comodidad en la que ciertamente Virtual Toys se había instalado en los últimos años, desarrollando año tras año videojuegos para niños y jóvenes con licencias de probado éxito en esos perfiles de edad bajo el auspicio de Sony España. No se de quien ha partido, o cual ha sido el motivo de este intento de cambio, pero desde luego es loable la valentía (siempre que hablemos de valentía, y no de temeridad).

Pero de momento, Virtual Toys no ha cerrado. La reducción de plantilla es un claro intento de intentar que sobreviva la empresa. Obviamente con una plantilla pequeña no podrán dedicarse al mismo tipo de desarrollos que venía haciendo hasta la fecha -o estaremos ante un nuevo caso Dinamic Multimedia-, pero como comentan en el propio artículo de El Confidencial, quizás vuelvan a reflotar mediante pequeños proyectos. La experiencia la tienen, y la suerte esperemos que también.

Yova Turnes

Autor

Yova Turnes

Creador y Director de DeVuego. Padre. Informático. Ex-Vocalista de Metal Extremo. Pierdo el tiempo haciendo webs de videojuegos como esta.

A continuación

Relacionado Entradas

  • Siempre es malo que la industria vaya a mal. Son veteranos y el mejor ejemplo de que está bien sana sería con casos como estos, donde los que llevan desde el principio lancen el mensaje de “Ey podemos seguir viviendo de esto, hay mercado para siempre” aunque mucho me temo que quizás lo que falle es concienciar a los españoles de los buenos juegos que se hacen aquí. En Japón admiro como sus juegos que no salen de sus fronteras tienen suficiente mercado y los consumidores confían plenamente en los creadores nacionales. Habría que crear un ecosistema como el que se ha creado recientemente con la gastronomía.

    Desde aquí ni pésame para esos 50 trabajadores que debe ser duro en los tiempos que corren estar en el paro de nuevo. Esperemos que sus capacidades les permitan encontrar trabajo en breve aunque los estudios indies no es que puedan contratar a la ligera…. Un abrazo y habrá que apoyar a Virtual Toys con más fuerza que antes si cabe por nuestra parte.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies