Calendula: rompiendo las reglas del juego

Comentario

Calendula nos ha llegado, como a otros compañeros de otros medios, por sorpresa. Y con misterio, en un correo electrónico que no quería contarnos nada sobre el juego en sí, y simplemente nos decía que lo jugásemos. Por supuesto la primera impresión es que estás simplemente ante una maniobra “barata” para tratar de llamar tu atención, y que probablemente el juego no sea nada especial. Pero finalmente te animas a probarlo.

¿Cómo jugar a un juego que no quiere ser jugado?

calendula_logoEsta es la única pista que nos dan sus desarrolladores para comenzar. Y es imprescindible tener en mente esta premisa para poder “jugar” a Calendula, o de lo contrario no llegaremos a ninguna parte. Es sorprendente porque todo comienza de manera normal, con sus logos, con sus presentaciones, sus menús. Pero entonces ves que algo no va como siempre, y sólo cuando esa frase resuena en tu cabeza todo cobra sentido, y comienzas “a jugar”. O quizás es el propio juego quien juega contigo, es difícil decidir cual de las dos opciones es la correcta.

No se puede decir mucho más de Calendula. Por un lado porque sus desarrolladores, Blooming Buds Studio, me seccionarían la carótida sin reparo -y con razón-, pero por otro porque realmente estropearía toda la experiencia. Y vale mucho la pena probar este experimento de jugar a lo injugable, de romper las normas establecidas del lenguaje del videojuego y de hacer que volvamos a sorprendernos por el modo en que interactuamos, y no sólo por el apartado visual -ya sea artística o técnicamente hablando- u otros aspectos que escapan precisamente de la que es precisamente el mayor potencial del videojuego: no somos meros espectadores, sino que formamos parte de él.

Calendula

Calendula es todo un ejercicio de valentía y de imaginación en las mecánicas de juego, de experimentar de una manera clara con la cuarta pared. Lo que he tenido la suerte de probar es una demostración sorprendente que sin embargo, desde mi prisma de jugador, no alcanzo a ver hacia qué dirección puede ir para seguir manteniendo ese nivel de sorpresa y de ruptura de reglas sin convertirse en monótono. Pero quizás precisamente por eso tengo más curiosidad todavía por ver el resultado final.

Además de darnos acceso a algunos medios, hasta el momento Blooming Buds Studio sólo ha mostrado Calendula en el reciente Gamelab 2015, donde ha tenido una excelente acogida por parte del público. Hay quien lo ha comparado con la abstración de P.T. el ya juego-demo de culto de Hideo Kojima, aunque sus desarrolladores afirman haberse inspirado en la atmósfera de otra obra de culto, como Twin Peaks de David Lynch.

Sea como fuere, la experiencia de jugar a esta demo de Calendula es muy recomendable para todo aquel que quiera experimentar algo distinto y original en un videojuego, fuera de los conceptos cuadriculados a los que estamos acostumbrados. Si tienes la posibilidad de jugarla en algún evento, no dejes pasar la oportunidad. De lo contrario, tendrás que esperar a 2016 para ver el proyecto finalizado.

Yova Turnes

Autor

Yova Turnes

Creador y Director de DeVuego. Padre. Informático. Ex-Vocalista de Metal Extremo. Pierdo el tiempo haciendo webs de videojuegos como esta.

A continuación

Relacionado Entradas

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies